Superordenadores en la nube a disposición de las pymes

Un nuevo horizonte se abre para las pymes con PireGrid, una plataforma que permite el cálculo de grandes cantidades de datos. Para ello, ordenadores de España y de Francia están interconectados de forma que las empresas disponen de superordenadores que les facilitan el manejo de datos.

Zaragoza.- Poder gestionar cantidades inimaginables de datos y almacenarlas es ya una realidad para las pymes. PireGrid, una plataforma de cooperación transfronteriza, hace posible que la última tecnología de cálculo de datos esté al alcance de empresas que de otro modo no podrían contar con ella. Los negocios pueden trabajar con un sistema de computación que nació en el LHC de Ginebra, el acelerador de partículas más grande y potente del mundo. Así de complicado se presenta PireGrid para los profanos en la materia, pero con una efectividad que se percibe desde el primer momento en el que se emplea.

Este proyecto se podría definir como un “superordenador”, en el que manejar datos que de otro modo se necesitarían varios servidores. PireGrid es capaz de esto porque cuenta con una red de computadoras conectadas entre sí. Así, Toulouse, Pau y Zaragoza comparten ‘cerebros electrónicos’ y ofrecen una plataforma sólida y funcional a la que tienen acceso Aragón, Navarra, Aquitaine y Midi-Pyrénées.

Sin embargo, la tecnología nunca se estanca. Siempre avanza y lo hace a grandes pasos. Por ese motivo PireGrid también se adapta, se desarrolla y se mejora. “Después de estos tres años que llevamos en PireGrid hemos visto la evolución de la computación Grid distribuida -que consiste en conectar varios ordenadores entre sí, de manera que se multiplica su capacidad de respuesta-. Además, lo hemos hecho a través de la experiencia con empresas. Así hemos conocido qué necesitan y qué es lo que podemos ofrecer”, indica el responsable técnico de la infraestructura de PireGrid, Rubén Vallés.

Vallés también explica que a través de esas colaboraciones han surgido nuevos proyectos europeos. De hecho ya están participando en uno que tiene como base la tecnología empleada en PireGrid. “Se llama Sci-bus y está dentro del séptimo programa marco”, aclara el responsable.

Vallés explica que ahora también trabajan en, Sci-bus, otro proyecto europeo
Vallés explica que ahora también trabajan en, Sci-bus, otro proyecto europeo

Sci-bus consiste en crear una serie de portales web, a los que se suele denominar gateway -puerta o entrada en inglés-, ya que dan acceso a las infraestructuras de computación. La que emplea PireGrid es una de ellas –la computación Grid- pero no la única. También existe cloud computing o más conocido como nube; los cluster de ordenadores de diferentes centros; el desktop computing en el que las personas que lo desean comparten la potencia de cálculo de sus PC con centros de investigación.

Todo este complejo mundo de las telecomunicaciones, la informática y la ingeniería se simplifica gracias al equipo de Rubén Vallés que trabaja en el proyecto Sci-bus para simplificar y hacer accesible a cualquier persona independientemente de sus conocimientos sobre la materia las páginas web que ‘abren las puertas’ a estas plataformas de gestión y almacenaje de datos. “Mejoramos la usabilidad, para que se pueda navegar por los portales de forma intuitiva”, indica Vallés.

Los orígenes de PireGrid están en el cálculo de datos. “Aunque seguimos apostando por este servicio, que ya emplean con éxito algunas empresas, ahora estamos, de alguna forma, en una segunda fase, en la que estamos aprovechando este hardware y vamos dándole nuevos usos”, apunta Vallés. “Nos hemos dado cuenta -continúa- de que a muchas empresas les resulta muy complicado su uso y que prefieren emplear la computación cloud -que permite almacenar datos y consultarlos a través de una conexión a Internet-. Por ese motivo, ahora estamos trabajando en mejorar el servicio de nube y adaptarlo a las necesidades de las pymes”.

PireGrid es una plataforma de gran utilidad para las pymes que necesitan potencia de cálculo
PireGrid es una plataforma de gran utilidad para las pymes que necesitan potencia de cálculo

Por ahora el equipo de Vallés sigue trabajando en ello, pero él mismo reconoce que este entorno es cambiante y ellos continúan esforzándose por mejorar. “Siempre estamos alerta, viendo qué cosas van apareciendo tanto en el mercado de software libre como en la investigación. De este modo lo que conseguimos es encajar e insertar estos avances en PireGrid”, afirma el responsable.

De esta forma, como si se tratara de un puzle al que le faltan algunas piezas por construir, el proyecto va creciendo con la ayuda del Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI); el Instituto Tecnológico de Aragón (ITA); el Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A); el laboratorio de informática de Pau (LIUPPA); el instituto de informática de Toulouse (IRIT) y la Cámara de Comercio de Pau.