Stellantis contará con 54,4 millones del Perte del vehículo eléctrico para la plataforma STLA

Se trata de iniciativas para el desarrollo de procesos de innovación para la fabricación de vehículos eléctricos en el área de carrocerías, de soluciones tecnológicas en pintura y en montaje
stellantis
photo_camera Estos 54,4 millones se complementan con los poco más de 55 millones de euros que les adjudicaron en la primera convocatoria del Perte VEC

La planta de Stellantis en Figueruelas recibirá otros 54,4 millones de euros del Perte VEC II para la realización de ocho proyectos en la factoría. Se trata de iniciativas para el desarrollo de procesos de innovación para la fabricación de vehículos eléctricos en el área de carrocerías, de soluciones tecnológicas en pintura y en montaje. Entre ellos, está prevista la instalación de la plataforma STLA, clave para la producción de nuevos vehículos eléctricos.

Así lo ha anunciado el ministro de Industria, Jordi Hereu, durante su intervención en el XI Foro Rural de Somos Litera, celebrado en Binéfar, después de que la compañía se quedara fuera del primer reparto. Entonces, el Ministerio comunicó diez proyectos que iban a recibir, en global, hasta 170 millones de euros en ayudas, entre ellas 129,6 millones para Mercedes-Benz, destinados a la producción de su furgoneta comercial y del nuevo modelo de monovolumen privado.

En concreto, Stellantis solicitó subvenciones para la instalación de la plataforma STLA Small en la planta de Figueruelas, lo que garantizaría el futuro de la factoría en la nueva movilidad eléctrica. De hecho, el Gobierno de Aragón ya aprobó vía decreto una ayuda de 10 millones de euros para ello, que se dividía en cuatro millones correspondientes a 2023 y otros seis en el actual 2024.

La multinacional ya se comprometió por escrito con los sindicatos a la asignación de esta plataforma STLA, cuestión que era sine qua non para firmar el nuevo convenio colectivo. No era un asunto baladí, ya que el futuro de las plantas del grupo Stellantis estará marcado por la instalación de estas plataformas STLA, y que permitirán la fabricación de vehículos eléctricos de nueva generación.

No en vano, el Crossland X y el C3 Aircross finalizan su vida útil en 2024, mientras que la de los actuales modelos del Corsa se prolongará hasta 2026, un año antes de la vigencia de este convenio. Mientras, en Figueruelas ya se ensambla el Peugeot e-208, tanto en su versión eléctrica como de combustión, y en el segundo trimestre del próximo año comenzará a fabricar el Lancia Ypsilon.

Estos 54,4 millones se complementan con los poco más de 55 millones de euros que les adjudicaron en la primera convocatoria del Perte VEC para la implantación de una gigafábrica de baterías, dejando una alta insatisfacción en el seno de Stellantis. De la cantidad de ayudas que reciban dependerá en gran medida la posibilidad de que Figueruelas acoja la gigafábrica de baterías, como ya aseveró el CEO de la multinacional, Carlos Tavares, por lo que tanto el Gobierno de Aragón como la industria auxiliar urgen a Hereu a no dejar escapar el proyecto.

STELLANTIS PRESENTARÁ ALEGACIONES

Tras conocer la adjudicación de estas ayudas, el grupo Stellantis ha realizado una primera valoración positiva, agradeciendo la “muestra de confianza” del Ministerio y entendiéndolo como un “primer paso”. No obstante, la compañía ha confirmado que presentará las “alegaciones necesarias” para “obtener el máximo respaldo a los proyectos presentados”.

En este sentido, la multinacional sigue estudiando la viabilidad económica de estos proyectos en España, para los que esta ayuda “es una condición”, junto a “los altos niveles de competitividad, calidad y clima social de la fábrica”. “Como es habitual en Stellantis, los detalles del proyecto se comunicarán cuando se hayan tomado las decisiones adecuadas”, han subrayado.

LA DGA ESPERA “EL MISMO GRADO DE CONFIANZA” QUE OTRAS COMUNIDADES

Igualmente, la vicepresidenta segunda y consejera de Economía del Gobierno de Aragón, Mar Vaquero, ha realizado una “valoración positiva”, definiéndolo, al igual que la empresa, como un “primer paso” para “seguir avanzando en un proyecto estratégico y prioritario para Zaragoza y Aragón”. “Esperamos que el Gobierno de España siga apostando por este sector y este proyecto y tengamos el mismo grado de confianza que han tenido otras comunidades autónomas”, ha afirmado.