El presidente de Aragón exige que las negociaciones en Opel sean "más flexibles" y se obliga a ser "optimista"

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha apelado a la responsabilidad en las negociaciones de Opel y ha exigido "más flexibilidad" a ambas partes. Después de que el comité de empresa de Opel haya bloqueado las negociaciones, Lambán ha insistido en que como presidente tiene "la obligación" de ser "optimista".

Zaragoza.- El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha vuelto a apelar a la responsabilidad en las negociaciones sobre el futuro de Opel porque "la planta de Figueruelas hace de la automoción el sector industrial básico de la economía aragonesa". Cree que todas las partes "tienen algo de razón" en sus planteamientos pero les ha pedido que sean "más flexibles" en la negociación.

"Nosotros como Gobierno apostamos por la permanencia de esta empresa y las posibilidades de ampliación", ha destacado Lambán, pero "no solo por lo que significa la planta, sino por toda la industria que se genera alrededor de la planta de Figueruelas".

Lambán ha asegurado que la dirección de Opel y los sindicatos le "van contando cosas" pero que tiene "el firme propósito de no contarlas". Además, ha insistido en que, como presidente del Gobierno, tiene "la obligación de ser optimista" y de transmitirle esta misa sensación a las partes negociadoras.

Del mismo modo, la consejera de Economía, Marta Gastón, confía en que el acuerdo "llegue cuanto antes" y ha animado a ambas partes, empresa y sindicatos, a que "cierren el acuerdo por la satisfacción potencial de todo Aragón".

"Promovemos a todas las partes que trabajen en el acuerdo para que la paz social redunde en la planta y en todas las empresas que están fijándose en lo que sucede en la negociación", ha indicado la consejera.

Los sindicatos dieron este lunes un golpe sobre la mesa al acordar por unanimidad la suspensión de las negociaciones con la empresa hasta que no se aborden los cinco puntos irrenunciables para ellos: la ampliación del contrato de relevo para los nacidos en el año 1957; un plan de rejuvenecimiento para los 1.575 trabajadores que cumplieran 61 años durante la vigencia del convenio; la continuidad en la empresa de los 170 empleados eventuales que han salido desde el 1 de enero; otro acuerdo pactado y regulado en el convenio sobre las condiciones laborales para los trabajadores de los niveles 6 y 7; y, finalmente, un plan industrial que garantice la plena capacidad durante tres turnos de producción de las dos líneas de montaje.

Más en ECONOMÍA