Presencia en la industria y evitar el “curtailment”: los retos de un Circe que no deja de crecer

Circe cerró 2023 con un crecimiento del 20%, unos ingresos de 17,7 millones y una plantilla de 300 trabajadores
Desde el centro trabajan en el desarrollo de la electromovilidad, principalmente con cargadores eléctricos conductivos y bidireccionales
photo_camera Desde el centro trabajan en el desarrollo de la electromovilidad, principalmente con cargadores eléctricos conductivos y bidireccionales

El Circe-Centro tecnológico, especializado en aportar soluciones innovadoras para impulsar la competitividad y el desarrollo sostenible, cumplió 30 años en 2023 manteniendo una tendencia positiva y un ritmo de crecimiento del 20%, con unos ingresos de 17,7 millones al cerrar el ejercicio y 300 trabajadores en plantilla. Una subida exponencial que se espera mantener en un largo plazo que está marcado por dos retos principales a alcanzar: penetrar en el sector industrial y trabajar para evitar el “curtailment” y el vertido de energía renovable en Aragón.

El centro tecnológico cuenta con dos áreas principales de trabajo, ocho grupos, veinte equipos y más de sesenta líneas. En primer lugar, en el sector eléctrico y renovable, que es el que tiene más peso, se abordan investigaciones sobre la red eléctrica, con el foco puesto en evitar el vertido de energía renovable y el “curtailment”, que son cortes por sobreproducción. Como ha señalado el presidente de Circe, Javier del Pico, esto pasa por “ubicar mejor el consumo y la implantación de renovables”, además de “desarrollar y aplicar tecnologías de almacenamiento”.

HACERSE HUECO EN EL SECTOR INDUSTRIAL

En segundo lugar, en el ámbito industrial se están focalizando en trabajos de eficiencia energética y sostenibilidad, y el objetivo es hacerse hueco. “Queremos conseguir la confianza del sector. La monitorización de la energía te da una información muy valiosa no solo para ahorrar en la factura de la luz sino para optimizar todos los procesos industriales. Hay que entender que la sostenibilidad es rentable”, ha señalado Javier del Pico.

Como ejemplo, Circe ya ha desarrollado un proyecto con la empresa CEFA-MRA, que le ha permitido ahorrar un 9% de la energía en su planta, además de trabajar con la automovilística Seat. Para lograr esta penetración en el sector industrial, el centro está impulsando una serie de jornadas con casos de éxito para que las empresas llamen a su puerta. “Las inversiones del sector privado son una señal de éxito, como también lo son la concesión de proyectos europeos”, ha remarcado.

OTROS PROYECTOS: HIDRÓGENO, RECICLADO Y ELECTROMOVILIDAD

Entre otros ámbitos, también están abarcando sectores de futuro como el hidrógeno y el reciclado, con un laboratorio que está operativo desde 2020. A su vez, trabajan en el desarrollo de la electromovilidad, principalmente con cargadores eléctricos conductivos y bidireccionales y el reciclado de baterías, como respuesta a la demanda de baterías más potentes y más baratas y a la instauración de una red de puntos de carga de ámbito nacional que “despreocupe al usuario cuando vaya a hacer un viaje”.

Para 2030, el objetivo es alcanzar los 500 trabajadores y unos ingresos de 40 millones.
Para 2030, el objetivo es alcanzar los 500 trabajadores y unos ingresos de 40 millones.

Unas líneas de trabajo con visión de futuro, pero sin perder de vista el presente. “Como centro tecnológico nuestro presente es el de las empresas, el futuro se sitúa más en la investigación. Si tenemos que ser una herramienta de mejora de la competitividad de las empresas, tenemos que entender su ritmo y su forma de trabajar”, ha señalado el presidente.

CIRCE, EN NÚMEROS

Este último año ha coincidido también con el cierre del Plan Estratégico 2019-2023 de Circe, periodo en el que el centro tecnológico aragonés ha experimentado uno de los mayores crecimientos económicos de su historia, duplicando los 7,8 millones del 2018 (+127%). Este crecimiento se ha traducido en un 135% más de ingreso privado y un 117% de fondos competitivos, así como en un incremento paralelo de su plantilla, que se ha pasado de 145 personas en 2018 a 290 en 2023. Para 2030, el objetivo es alcanzar los 500 trabajadores y unos ingresos de 40 millones.

El 85% del ingreso privado es el resultado de más de 200 clientes satisfechos que siguen confiando año tras año en el centro tecnológico. De estos, un 68% son clientes nacionales, un 18% aragoneses y un 14% son internacionales. Además, por segundo año consecutivo el centro ha superado los 20 proyectos anuales conseguidos en el marco del programa europeo Horizonte Europa y ha mantenido una tasa de éxito superior al 50% en este tipo de convocatorias.