El nuevo dueño de la empresa Leciñena garantiza el 80% de los empleos en Utebo

Su nuevo dueño, el barbastrense Francisco Vera, ha transmitido a los trabajadores y directivos su confianza en devolver a Leciñena “a cotas altas” en la industria
utebo-lecinena
photo_camera El nuevo dueño ha tendido la mano a la plantilla para colaborar juntos en reactivar la planta

La empresa Leciñena, dedicada a la fabricación de semirremolques en Utebo, inicia una nueva etapa tras la adquisición por parte del grupo Albidania. Después de años de incertidumbre, conflictos judiciales, concurso de acreedores y pesimismo en el empleo, la compañía ve un nuevo horizonte con esta operación, que garantizará el mantenimiento del 80% de los empleos, es decir, unos 45 de los 60 con los que cuenta actualmente.

Así lo ha confirmado su nuevo dueño, el barbastrense Francisco Vera, durante su primera visita a la planta de Utebo, en la que ha transmitido a los trabajadores y directivos su confianza en devolver a Leciñena “a cotas altas” en la industria. “Estamos todos absolutamente determinados a mantener la industria en Aragón y vamos a por ello, a por todas. Espero que todo el mundo entienda que no es fácil y vamos a tener que hacer sacrificios, pero venimos con todo el animo para ayudar a esta tierra”, ha expuesto.

En este sentido, ha tendido la mano a la plantilla para colaborar juntos en reactivar la planta y recuperar el proyecto con el que Leciñena nació hace más de medio siglo. “No podríamos hacerlo solos, sin la gente de Leciñena. No podemos dar lecciones a personas que llevan 60 años haciendo bien las cosas. Venimos a aportar nuestro granito de arena, ver hacia donde nos lleva el mundo y ver qué podemos implementar”, ha señalado Vera.

Para que el juez acepte la oferta de Albidania, ya que la empresa se encontraba en proceso concursal, estos se han comprometido a inyectar, de inicio, 3.140.000 euros, entre la compra, la asunción de pasivo o salarios adeudados a los trabajadores, así como negociar la deuda existente con la Seguridad Social, mientras se terminan de firmar todos los contratos. “Tenemos fondos disponibles ya para poderlos distribuir y destinar a lo que tienen que destinarse, que es darle vida a la fábrica. Si el contrato estuviera mañana, pasado mañana estarían aquí los fondos”, ha afirmado el nuevo dueño de la empresa.

El objetivo, añade Vera, es “construir entre todos” el resurgir de Leciñena, que continuará en Utebo, incluidas las instituciones públicas. “Sabemos que están absolutamente dispuestos a escucharnos, ver nuestro proyecto y qué podemos hacer entre todos. Están concienciados en ayudar a la industria, apoyar a empresas que han sido marcas fundamentales en los últimos años. Estoy a disposición del Gobierno y de su política industrial”, ha destacado.