El Gobierno recupera el Impuesto de Patrimonio a partir de 700.000 euros

El Gobierno va a aprobar este viernes en el Consejo de Ministros la recuperación temporal del Impuesto sobre el Patrimonio, que va a elevar a 700.000 euros el mínimo exento. El objetivo es reforzar la estabilidad presupuestaria distribuyendo la contribución de forma más solidaria y equitativa.

Zaragoza.- El Consejo de Ministros va a aprobar este viernes el restablecimiento del gravamen sobre el Impuesto de Patrimonio. Esta medida se recupera con carácter temporal y sólo para los patrimonios que superen los 700.000 euros. De esta manera se ha multiplicado por siete el mínimo anterior, lo que excluye del gravamen a las clases medias, que eran en gran medida quienes lo soportaban hasta cuando se eliminó en 2008.

La adopción de esta medida tiene como objetivo reforzar la estabilidad presupuestaria de acuerdo con el principio de equidad, con el fin de reforzar el equilibrio de las finanzas públicas distribuyendo la contribución a este objetivo de forma más solidaria y equitativa.

El impuesto se restablece con carácter temporal exclusivamente para los años 2011 y 2012, debiéndose presentar las declaraciones y realizar los ingresos correspondientes a dichos ejercicios, respectivamente, en 2012 y 2013.

La Ley 19/1991, de 6 de junio, estableció con carácter estable un Impuesto sobre el Patrimonio, que fue exigible hasta la entrada en vigor de la Ley 4/2008, de 23 de diciembre, por la que, sin derogarlo, se anuló la cuota del Impuesto sobre el Patrimonio, entre otras razones por gravar patrimonios medios.

En este momento, el Gobierno Central ha señalado que la crisis económica hace necesario el restablecimiento de este impuesto aplicando el principio de equidad, de manera que permita gravar los patrimonios más elevados para que quienes más tienen contribuyan en mayor medida a la salida de la crisis, favoreciendo el cumplimiento de los objetivos de estabilidad asumidos por España.

Vivienda

Además, se eleva el mínimo exento para vivienda habitual hasta 300.000 euros, lo que supone doblar el existente hasta 2008.

Sobre la base de los datos correspondientes a las declaraciones del ejercicio 2007 (último en el que se exigió el gravamen), se ha estimado que el número de contribuyentes por este impuesto se situaría ahora en torno a 160.000, y que la recaudación anual podría ascender a unos 1.080 millones de euros si el impuesto se aplica con los mismos parámetros en el conjunto de España.