Fundación Caja Rural de Aragón premia a diez proyectos sociales con micro ayudas de 1.500 euros

El objetivo de esta iniciativa es apoyar y reconocer el trabajo que realizan las entidades sociales del territorio donde está presente Caja Rural de Aragón
caja-rural-microayudas
photo_camera La Fundación Caja Rural de Aragón ha reconocido a los diez proyectos finalistas de la VII Convocatoria de Micro Ayudas 2024

El Patronato de la Fundación Caja Rural de Aragón ha reconocido este viernes a los diez proyectos finalistas de la VII Convocatoria de Micro Ayudas 2024, haciéndoles entrega a cada uno de sus representantes de un cheque de 1.500 euros.

El objetivo de esta iniciativa es apoyar y reconocer el trabajo que realizan las entidades sociales del territorio donde está presente Caja Rural de Aragón. A esta séptima convocatoria se han presentado un total de 63 proyectos de asociaciones y colectivos que vienen realizando su labor altruista en Aragón, La Rioja y la provincia de Lérida.

La ayuda de Fundación Caja Rural de Aragón ha sido entregada en un acto de reconocimiento en presencia de autoridades en el Salón de Columnas del Edificio Caja Rural de Aragón de Zaragoza con la asistencia de las personas representantes de las entidades seleccionadas.

RELACIÓN DE PROYECTOS FINALISTAS

La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer AFEDAZ ha presentado el proyecto “Formación a familiares, cuidadores y profesionales”. Con este proyecto se pretende dotar a familiares, cuidadores y profesionales del sector, en el ámbito rural, de los conocimientos y recursos clínicos y psicosociales necesarios y actualizados que puedan precisar para cuidar de un enfermo. El proyecto contempla la realización de 16 sesiones formativas y de información en distintas poblaciones de la provincia de Zaragoza impartidas por profesionales altamente especializados en el sector de la demencia y en concreto de la enfermedad de Alzheimer.

Por su parte, la Asociación Orquesta Escuela Zaragoza ha impulsado un “programa de ensayos comunitarios” que ofrece formación gratuita a menores de entre 5 a 17 años, con una opción preferencial por los más vulnerables. El programa se lleva a cabo en los centros educativos CEIP Tenerías, CEIP Santo Domingo y Colegio del Carmen y San José y en los espacios culturales públicos de Harinera ZGZ y Centro Musical Las Armas. Además, gracias al proyecto Biblioteca de Instrumentos Musicales, los niños reciben su propio instrumento para practicar en casa, facilitándoles el acceso a la cultura musical, entendida como un derecho de la infancia.

Por otro lado, la Asociación Down Lleida ha recibido la micro ayuda de la Fundación Caja Rural de Aragón con el proyecto “In-fórmate”, que está dirigido a personas jóvenes, en situación de desempleo, y con especiales dificultades de inserción en el mercado laboral y que ya han terminado la formación reglada. Estas personas acuden diariamente a la asociación para recibir formación en habilidades laborales, sociales, relaciones interpersonales, búsqueda de empleo, herramientas informáticas, participación comunitaria...

La Fundación Hand in Hand ha presentado el proyecto “Huerto para abastecimiento de comedores sociales y bancos de alimentos” a través del cual producen hortalizas para abastecer comedores sociales, bancos de alimentos como el de Zaragoza, o la despensa que Cáritas tiene en Monzón, Barbastro y Binéfar. Con los recursos de la micro ayuda podrán cubrir parte de los gastos en los que incurren para desarrollar la actividad, como la subcontratación de mano de obra, servicios agrícolas, la compra de plantero, productos fitosanitarios y transportes hasta el destino.

Por su parte, Faro Asociación Riojana de Familiares y Amigos de Niños con Cáncer ha recibido la micro ayuda por su programa “Ayuda económica para desplazamientos fuera de la comunidad necesario para tratamientos oncológicos”. Se debe a que la asociación trabaja para mejorar el bienestar integral de los menores riojanos con cáncer. En La Rioja la situación es aún más compleja, ya que tienen que trasladarse fuera de comunidad para poder ser atendidos en hospitales de referencia como Zaragoza, Madrid o Bilbao, porque no cuentan con una Unidad de Oncología Pediátrica. El Proyecto consiste en distribuir ayudas económicas de 20 euros por viaje a la familia del menor riojano con diagnóstico oncológico que acude fuera de su comunidad para recibir tratamiento, realizar pruebas, o acudir a consultas. 

La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer y otras demencias de Fraga ha impulsado el programa “Respiro”, cuyo objetivo es ofrecer estimulación física, cognitiva y social para los enfermos, en horario ininterrumpido de 9 horas a 19 horas. Con ello, se logra un doble objetivo: ofrecer a los enfermos una atención integral a las necesidades y características de estos enfermos y mejorar la calidad de vida de las familias, dejándoles periodos de descanso y tiempo libre para dedicarlo al trabajo, ocio, u otras actividades propias. El proyecto es llevado a cabo por una terapeuta con ayuda de las auxiliares de atención a personas dependientes y voluntarios y la coordinación y organización de la trabajadora social. Los asistentes realizan actividades de estimulación cognitiva, estimulación psicomotriz, actividades de socialización; como bailes, juegos grupales o salidas por el entorno, entre otras.

La Federación Aragonesa de Asociaciones de Afectados Padres y Amigos de los Sordos (Faapas) ha impulsado el proyecto de “instalación de bucles magnéticos” para la provisión de medidas de accesibilidad auditiva, concretamente bucles magnéticos de mostrador, en espacios de atención al público, asegurando así la correcta atención a todas las personas usuarias de prótesis auditivas (audífonos e implantes). El proyecto prevé la instalación de tres bucles en sendos puntos de atención directa al público vinculados a Caja Rural de Aragón, acompañados de formación al personal en accesibilidad y trato adecuado a personas con Discapacidad Auditiva. 

Por su parte, la Asociación Desarrollo Tecnológico Rural ha recibido la micro ayuda de la Fundación Caja Rural de Aragón por “Senderismo accesible para mayores y personas con diversidad funcional en Ansó”. Se trata de una iniciativa pionera que busca innovar en el acceso a la naturaleza mediante tecnología de realidad virtual (VR). Conscientes de las limitaciones físicas que enfrentan las personas mayores y con diversidad funcional, este proyecto, escalable a otros entornos, invita a experimentar la belleza de los senderos de Ansó sin barreras. 

La Fundación Valentía Huesca ha impulsado “Sentira. Sala de descanso para familias y profesionales”, ya que llevan años observando los grandes problemas conductuales, emocionales y relacionales que muestran los jóvenes con discapacidad u otras alteraciones en su desarrollo, en el momento que cumplen la mayoría de edad y pasan a formar parte de Valentia. Con el objetivo de fortalecer la calidad de los servicios ofrecidos a las familias y también mejorar el bienestar de los profesionales, proponen destinar la micro ayuda a la creación de una sala de descanso, especialmente diseñada para proporcionar confort y apoyo emocional, así como facilitar la interacción entre los profesionales y las familias atendidas. 

Por último, la Asociación Alzhéimer Barbastro y Somontano ha recibido el premio por sus “cursos de memoria activa”. Así, la asociación propone realizar cursos de memoria activa para detectar precozmente cualquier deterioro cognitivo y prevenir la pérdida de memoria. El fin último es trabajar por un envejecimiento activo y saludable para aquellos casos en los que la pérdida de memoria sea un factor subjetivo asociado a la edad, o ante la sospecha de un deterioro cognitivo leve.