El crecimiento de la economía aragonesa es menor que la media nacional, pero de mayor calidad

La causa de esta mejoría, además de salir de un mejor punto de partida, se encuentra en la relevancia y potencia del sector industrial
photo_camera La causa de esta mejoría, además de salir de un mejor punto de partida, se encuentra en la relevancia y potencia del sector industrial

El crecimiento ha sido menor, pero mejor”. Esta es la principal conclusión del informe del Consejo Económico y Social de Aragón (CESA) de 2022, en el que la Comunidad, según exponen, tuvo un repunte “ligeramente menor” que la media nacional, aunque prácticamente todos los indicadores sociales hayan mejorado respecto a 2021, tanto en asuntos sanitarios o educativos como medioambientales y sociales, siendo la tercera región con menos dificultades para llegar a fin de mes, “con diferencias notables” respecto al resto del país.

La causa de esta mejoría, además de salir de un mejor punto de partida, se encuentra en la relevancia y potencia del sector industrial frente al resto de la economía española, donde el motor del crecimiento fue el sector servicios. “La economía española iba y va como una moto. La aragonesa, también, pero un poco menos, con una fortaleza ligeramente inferior. Por cantidad es así, pero el tipo de crecimiento es otra cosa”, ha expuesto el presidente en funciones del CESA, José Manuel Lasierra.

En este sentido, según el informe, Aragón se sitúa “claramente por encima” en asuntos sociales, ya que “las características de la estructura social, productiva y política son de más estabilidad”. “El crecimiento económico ha sido ligeramente menor, pero la estructura de ese crecimiento hace que a nivel social la situación aragonesa sea mejor. Ha mejorado respecto a 2021, y se consolida respecto a otras comunidades”, ha señalado Lasierra, que incluso ha valorado la estabilidad política que ha aportado el cuatripartito.

Una tendencia que apunta a continuar en 2023, en el que, además, habrá un crecimiento “brutal” del turismo, tanto en cifras de visitantes como en su gasto, lo que redundará en las cuentas públicas y en todo el sector. Esto complementará el continuo incremento de las exportaciones, que se traduce en una mejora de la competitividad, más trabajadores, mejora de sus condiciones y, en definitiva, de mayor calidad de vida.

CRECIMIENTO SOCIAL

Pero el informe del CESA valora también las mejoras sociales de la ciudadanía aragonesa, que volvió a crecer en 2022 gracias a la inmigración. Así, Aragón presenta la segunda tasa de paro más baja del país y una tasa de temporalidad inferior a la del conjunto nacional. Igualmente, la tasa de paro juvenil está casi seis puntos por debajo de la media (24% por un 29,8%) y los niveles de ocupación de la juventud aragonesa sobrepasan en más de dos puntos al promedio de España, aunque todavía guarden una considerable distancia con los datos europeos.

Por otro lado, las condiciones de vida de la ciudadanía aragonesa se sitúan por encima de la media española gracias al avance del empleo, mejorando en casi todos sus indicadores, a excepción de los relacionados con la inflación. En concreto, la subida del IPC en alimentación, electricidad, gas y combustibles ha conllevado que crezca la proporción de familias que no puede mantener su vivienda a una temperatura adecuada o irse de vacaciones al menos una semana al año.

Asimismo, la sociedad aragonesa ha recortado sus niveles de desigualdad en el último lustro, motivado principalmente por la recuperación de la actividad productiva y el empleo tras la crisis de la pandemia, mejorando también en asuntos educativos y ambientales. “Los ninis son menos que la media española. Los datos de sostenibilidad ambiental también son mejores”, ha destacado Lasierra.

CHINA, UN PROBLEMA

Por el contrario, y al margen de problemas como la guerra en Ucrania, el presidente del CESA ha remarcado otro problema que, a su juicio, se le está dando menos importancia de la que se debería, como es el desajuste “espectacular” del mercado inmobiliario en China. “Hace un mes suspendió pagos una de las mayores empresas chinas en EEUU. Hasta ahora no ha repercutido, pero China tiene tanta potencia que si hubiera una crisis económica podría ser como la de Lehman Brothers. Si China tiene una crisis, nos afectaría a todos”, ha advertido.