El 40% de los aragoneses que buscan vivienda no encuentran una que puedan pagar

Consisten en cuatro líneas de ayudas dotadas de 6,8 millones de euros divididas en eficiencia energética (2,8 millones) accesibilidad (1.020.000 euros), y las dos últimas destinadas a particulares de 612.000 y 2.720.000, respectivamente
photo_camera Consisten en cuatro líneas de ayudas dotadas de 6,8 millones de euros divididas en eficiencia energética (2,8 millones) accesibilidad (1.020.000 euros), y las dos últimas destinadas a particulares de 612.000 y 2.720.000, respectivamente

El incremento del coste residencial ha comenzado a influir en las transacciones inmobiliarias, convirtiendo el aspecto económico en uno de los principales retos a la hora de buscar vivienda. Así lo demuestra el V Estudio Casaktua “La demanda de vivienda en España. 2019, ¿el año de la estabilización del sector?”, que refleja que los aragoneses que tienen previsto mudarse a corto o medio plazo no encuentran nada que se adapte a sus necesidades (53%) o que puedan asumir económicamente (40%).

Según el informe, a nivel nacional existen las mismas barreras. Los españoles que buscan nuevo inmueble no localizan la vivienda que necesitan (46%) o que sean capaces de pagar (44%). De hecho, este último hándicap ha aumentado 8 puntos en el último año y está especialmente presente en el caso del alquiler: el 58% de los que se trasladan a régimen de arrendamiento reconoce que este está siendo uno de los principales desafíos, frente al 37% de los que optan por comprar.

Este argumento también es utilizado por aquellos aragoneses que no están en búsqueda de un inmueble y que, tal y como reconocen, no están a gusto con su vivienda actual. Seis de cada 10 (47% nacional) afirma que no se cambia de residencia por una cuestión económica.

De cara al futuro, el 90% del total de los encuestados en Aragón cree que el coste del alquiler y de la compra (97%) seguirá incrementándose. Unos porcentajes superiores a la opinión general en España (88% en ambos casos).