La banca tendrá que provisionar otros 30.000 millones antes de finalizar el año

La banca tendrá que provisionar otros 30.000 millones antes de finalizar el año. Éstas son para cubrir los activos no problemáticos de la banca y que se sitúan aproximadamente en los 123.000 millones de euros. De Guindos ha explicado que los bancos deberán presentar ante el Banco de España sus planes para cumplir con las nuevas exigencias antes del próximo 11 de junio.

Madrid (Servimedia).- El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha anunciado este viernes que el Ejecutivo ha decidido elevar de manera importante los requisitos de provisiones para la banca española, que tendrán que aportar de sus cuentas de resultados otros 30.000 millones de euros antes de finalizar el año.

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, De Guindos ha dicho que la intención del Ejecutivo es disipar todas las dudas sobre balances de la banca. Así, estas provisiones son para cubrir los activos no problemáticos de la banca y que se sitúan aproximadamente en los 123.000 millones de euros.

Se trata por tanto de elevar del 7% al 30% la actual provisión genérica que se estableció en febrero para cubrir un hipotético deterioro de la parte no problemática de los activos inmobiliarios.

Estos saneamientos se unen a los 54.000 millones de euros en saneamientos ya realizados tras la aprobación del real-decreto ley de reforma financiera del mes de febrero, por lo que el saneamiento total realizado se situará cerca de los 84.000 millones de euros.

"Estamos dando un segundo paso que lo que hace es actuar con contundencia, amplitud y decisión sobre los activos no problemáticos", ha sentenciado el ministro.

Con la norma aprobada, las entidades tendrán que elevar la cobertura con provisiones de sus suelos al corriente de pago (que suman 25.000 millones de euros) del 7% al 52%; la de las promociones en curso (16.000 millones de euros) del 7% al 29%; la de las viviendas terminadas (61.000 millones de euros) del 7% al 14%, y la de aquellos créditos sin garantía real (18.000 millones de euros) del 7% al 52%.

De Guindos ha explicado que los bancos deberán presentar ante el Banco de España sus planes para cumplir con las nuevas exigencias antes del próximo 11 de junio.

Las entidades que tras este proceso de saneamiento presenten déficit de recursos propios o de capital principal tendrán que capitalizarse en el mercado o, en su defecto, podrán solicitar al FROB la suscripción de bonos convertibles contingentes ("cocos") o de capital para fortalecer su balance.

El titular de Economía ha querido dejar claro que en ningún caso se trata de ayuda o subvención pública, puesto que los cocos pagarán al FROB un tipo de interés de mercado, que se aproximaría al 10%. De Guindos ha afirmado que este esfuerzo deben acometerlo las entidades con cargo a sus resultados y "tendrá que salir de sus cuentas".

El objetivo de la medida es situar al sector financiero en disposición de hacer frente "a un hipotético empeoramiento de la situación de su cartera inmobiliaria sin que se vea afectada su solvencia", es decir, se anticipan provisiones para una eventual entrada en morosidad de estos créditos sanos.

Unas medidas que, como no puede ser de otro modo, también afectará a la entidad resultante de la fusión entre Ibercaja y Caja3. Una fusión que se encuentra próxima a su desenlace pero que, como ha dicho el consejero de Economía y Empleo, Francisco Bono, este viernes, no hay que precipitar ni imponer. "Son dos cajas saneadas y que deben ser dueñas de su propio destino", ha dicho.

Banco malo

Las entidades financieras estarán obligadas a reubicar su cartera de activos adjudicados en una sociedad gestionada de forma independiente antes del 31 de diciembre de 2012 (el 31 de diciembre de 2013 para las que estén inmersas en un proceso de fusión), con el fin de delimitar de forma "clara" y "precisa" el riesgo promotor del sector financiero.

De este modo, las entidades recopilarán todos los activos físicos y las trasladarán a dichas sociedades que gestionarán los activos para su venta.

Para ello, el Ejecutivo ha habilitado al Ministerio de Economía para elegir a dos empresas independientes que valoren todos los activos de la banca.

El ministro ha explicado que en el escenario más severo en que el 75% de los activos no problemáticos se convirtiesen en problemáticos, aún así, la cobertura sería del 50% y "sería una cobertura extremadamente elevada".

El ministro ha confiado en que los inversores internacionales se interesen por estas sociedades y sería "predecible y deseable", pero el Gobierno "no se mete en operaciones privadas, lo que hace es facilitar el instrumento y facilitar la operación".


Banco malo