Aragón quiere copiar de Madrid su programa de formación en seguridad laboral en los colegios

Hasta 36 personas perdieron la vida en su puesto de trabajo en 2023
siniestralidad-laboral
photo_camera Las caídas de trabajadores desde alturas de nueve o diez metros o atrapamientos en las máquinas siguen siendo causas reiteradas de accidentes laborales

El Gobierno de Aragón tiene entre ceja y ceja acabar con la lacra de la siniestralidad laboral en la Comunidad después de que 36 personas perdieran la vida en 2023 en su puesto de trabajo. Para ello, quiere iniciar un intenso programa de formación y concienciación para que empresas y trabajadores adquieran las competencias y hábitos necesarios y no pongan en riesgo su salud mientras ejercen sus labores diarias, incluso planteando llevarlo a los colegios, en un programa similar a la seguridad vial.

En este sentido, el director general de Trabajo, Jesús Divasson, ya ha contactado con el Gobierno de Madrid para conocer su programa en las escuelas sobre prevención y seguridad laboral, y en próximas fechas se trasladará a la capital de España para explorar con más detalle cómo introducirlo “lo antes posible” en las escuelas aragonesas, tal y como ha avanzado la vicepresidenta y consejera de Economía, Mar Vaquero. “Creemos que puede ser un instrumento más para seguir avanzando en ese compromiso de acabar con la siniestralidad laboral. No va a faltar voluntad política para ponerlo en marcha. La prioridad es absoluta”, ha señalado.

Así se ha puesto de manifiesto en una reunión celebrada este lunes entre los responsables económicos del Ejecutivo y la Fiscalía, donde ha sido el fiscal de sala coordinador de Seguridad y Salud en el Trabajo, Ángel Javier Muñoz, quien ha puesto sobre la mesa la necesidad de implantar esa cultura preventiva en los más pequeños. “Llevamos nueve años donde no conseguimos bajar las cifras. Igual que hacemos seguridad vial en los colegios, si esos niños asumen que el trabajo debe ser una actividad segura, habremos ganado muchísimo”, ha subrayado.

Porque, además, hay patrones que se repiten continuamente en los accidentes laborales, como las caídas de trabajadores desde alturas de nueve o diez metros o atrapamientos en las máquinas “muy reiterativos”, mientras se imponen nuevos riesgos. “El cambio climático, la perspectiva de género, la edad… Son nuevos riesgos que hay que prever y evaluar. Hace años, el golpe de calor ocurría en sitios muy puntuales y hoy pasa en cualquier sitio. Eso afecta a quien trabaja al aire libre en julio y agosto”, ha remarcado Muñoz.

CONVENIO ENTRE EL EJECUTIVO Y LA FISCALÍA

Asimismo, el Gobierno de Aragón y la Fiscalía van a suscribir próximamente un convenio para colaborar y cooperar mutuamente en la comunicación ante accidentes laborales, así como posibles sanciones “adecuadas” en ámbitos “administrativo y penal” en caso de siniestros “con graves consecuencias” para la vida y salud de trabajadores, como ha explicado la fiscal superior de Aragón, María Asunción Losada.

El objetivo de este convenio no es imponer mayores sanciones ni activar más procedimientos “más allá de lo que corresponda al número de accidentes”, sino mejorar la colaboración y comunicación entre ambos organismos para actuar con eficacia. “La posición de las fiscalías siempre debe ser proactiva. Debemos garantizar la defensa de derechos de todos los ciudadanos. La actuación de las fiscalías es paralela a los informes de la Inspección de Trabajo y eso puede dar diligencias a investigación”, ha afirmado Losada.

Sobre ello, Vaquero ha reiterado la intención del Ejecutivo de actuar para “paliar” esta “lacra”, con una primera convocatoria de una ayuda de 400.000 euros para elaborar acciones de prevención o una campaña de comunicación para mostrar el “dramatismo” de estos accidentes. “Vamos a ser la primera comunidad que va a firmar este convenio de colaboración y comunicación para averiguar las diferentes causas de estos accidentes”, ha expuesto la vicepresidenta del Ejecutivo, insistiendo en la necesidad de extender la cultura preventiva entre trabajadores y empresarios.