AEFA, 20 años de servicio a la empresa familiar

La Asociación Empresa Familiar de Aragón (AEFA) cumple 20 años. Con más de 60 asociados, representan a las 28.000 empresas familiares del sector, que generan en la Comunidad más de 65.000 empleos. Desde la junta directiva de la asociación reclaman ayuda de las administraciones para un sector que supone casi el 70% del PIB de Aragón.

Zaragoza.- Con el objetivo de poner en valor a la empresa familiar, hace 20 años se fundó la Asociación Empresa Familiar de Aragón (AEFA). "Que haya una familia detrás de la empresa cambia totalmente la forma de entenderla", comenta su actual presidente, Daniel Rey, que el pasado mes de febrero asumió el cargo, relevando a Fernando Lacasa. La visión a largo plazo, unos valores específicos y un compromiso por el territorio son las principales características de este tipo de empresa que en Aragón emplea a más de 65.000 personas, en volumen agregado.

Y es que más de 28.000 empresas aragonesas son consideradas familiares, y aunque la asociación reúne a unas 63 empresas, Rey remarca que "no es importante el número exacto, ya que nos reunimos las 63 por un tema de operatividad, pero trabajamos en pro de las 28.000 empresas familiares que representan el 88% del tejido empresarial de Aragón".

En cifras del PIB, solo las 63 empresas asociadas a AEFA representan el 28% del PIB de la Comunidad, mientras que si se incluyen todas las empresas familiares existentes en Aragón, la cifra asciende hasta el 68% del PIB aragonés. Entre estas empresas no se contabilizan trabajadores autónomos y empresas de menos de 25 empleados.

Agricultura, industria del chocolate, obra civil, colchones, logística, transporte o restauración. "No importa el sector del que provenga la empresa mientras sea familiar", explica el director de AEFA, Jorge Esteban. Lo importante, continúa, "es que haya un símil de lo que es la economía aragonesa dentro de la asociación para buscar el interés común, no el interés de un sector determinado".

La forma de ayudar a las empresas por parte de AEFA radica en la formación, la resolución de problemas y el intercambio de experiencias, "facilitando el networking", tal y como destaca Rey. "Lo que más valoran los asociados es que todos conocen los problemas porque son comunes y se intentan resolver entre todos", añade Esteban.

Las 28.000 empresas familiares de Aragón emplean a más de 65.000 personas
Las 28.000 empresas familiares de Aragón emplean a más de 65.000 personas

Empresas como Saica, Lacasa, Colchones Aznar, Pikolin, Muebles Rey, Carreras, TrangoWorld, Taim Weser… "y así hasta 63 compañías que están domiciliadas en Aragón, que la mayoría del accionariado está en manos de una familia y que en la gestión ejecutiva haya algún miembro de la familia", argumenta el director de AEFA. Y es que para tomar decisiones y actuaciones dentro de la asociación, cada tres años se renueva la junta directiva de AEFA. Los asociados proponen un presidente y, éste, elige a los 22 miembros que componen su "equipo de gobierno". "No se ha repetido nunca presidente porque consideramos que es mejor ir rotando, para ver los diferentes puntos de vista", subraya Rey.

Pese al crecimiento que ha experimentado la Asociación Empresa Familiar de Aragón en sus dos décadas de existencia, desde la presidencia recuerdan que "el objetivo nunca ha sido crecer en número, sino en calidad". Asimismo, reitera que la intención es "conseguir el reconocimiento de administraciones y sociedad respecto al papel fundamental que juega la empresa familiar en la Comunidad".

Relevo generacional

Uno de los puntos más "conflictivos", por así decirlo, en las empresas familiares es el relevo generacional. Precisamente desde la asociación es uno de los aspectos a los que más atención prestan, pues los cambios de generación en la empresa "siempre son complicados". "En Aragón hay empresas centenarias, como por ejemplo La Zaragozana, y hay empresas que están hasta en cuarta generación, lo que quiere decir que el relevo funciona", destaca Jorge Esteban. No obstante, agrega que "más del 70% están en segunda o tercera generación".

"En las empresas familiares de Aragón no hay muchas que pasen de primera a segunda generación, que pasen de segunda a tercera hay pocas y ya a cuarta, es muy complicado", comenta Daniel Rey. "El relevo es algo que hay que tener muy preparado, ser consciente de su importancia y prever lo que puede ocurrir con el relevo", añade. De no prever un buen relevo, las empresas deciden vender el accionariado, dejando de ser una empresa familiar.

Según señalan desde AEFA, "no hay unas pautas regladas para el relevo generacional". Es decir, "cada empresa tiene sus particularidades y desde la asociación no se pueden establecer patrones para el cambio de generación", dice Esteban. 

Saica es una de las empresas familiares asociadas a AEFA
Saica es una de las empresas familiares asociadas a AEFA

Los consultores son uno de los recursos más empleados por muchas empresas llegado el punto del relevo generacional. "Venta de acciones, tránsito, entrada, participaciones y todos los trámites, que deben ocupar más que preocupar, y que quizá con una perspectiva externa, como un consultor, puede facilitar la labor", justifica el director de AEFA.

Futuro de Aragón

Desde AEFA, su presidente Daniel Rey, asegura que es "optimista" con el futuro de Aragón porque "el optimismo es algo inherente a la figura del emprendedor". Sin embargo, añade que "ser optimista no significa ser realista y los tiempos son difíciles". 

Del mismo modo, destacan como objetivo el "pasar a una economía más productiva porque quizá no estamos siendo los suficientemente ambiciosos para adoptar retos con más decisión, afrontado reformas estructurales". "Ese es el principal fallo de este país en el que no se dicen las cosas tal y cómo son, sino que se dicen cómo quieren escuchar los ciudadanos", lamenta.

Por su parte, Esteban declara que "venimos de una época en la que se ha machacado a la figura del empresario". Ahora mismo, en referencia a los empresarios familiares, lo define como "un hombre que trabaja diez o doce horas al día, que ha invertido su patrimonio en la empresa y que vive en el territorio".

Por ello, reclaman "entendimiento" por parte de las administraciones ya que, en el caso particular de Aragón, "ayuda mucho a la sociedad, por el trabajo que da y por su repercusión en la economía". Entre otras cosas, el impuesto por el relevo, así como el impuesto de patrimonio "que te graba un patrimonio que has obtenido con un rendimiento propio y que ya te han grabado con otro impuesto como el IRPF", critica Esteban. "No se trata de no pagar, pero sí de pagar en su justa medida", concluye.

Dos décadas ha cumplido la asociación y esperan seguir muchos años más velando por los intereses de las empresas familiares de Aragón y, sobre todo, por obtener el reconocimiento administrativo y ciudadano que consideran que merece un sector, el de la empresa familiar, "al que no se le valora equitativamente a lo que proporciona".

Más en ECONOMÍA