La adaptación a la Ley de Bienestar Animal supone un gasto de entre 150 y 300 euros por cerda

Los criadores aragoneses tendrán que llevar a cabo una inversión de entre 150 y 300 euros por cerda madre para adaptarse a la Ley de Bienestar Animal que entra en vigor en 2013. Desde el sector han pedido al Gobierno de Aragón una serie de medidas de tipo económico y fiscal como subvenciones o intereses bonificados.

Zaragoza.- La adaptación de las granjas de cerdas madres a la Ley de Bienestar Animal que entrará en vigor en 2013 supondrá un gasto de unos 150 euros por cabeza, que se podrían elevar hasta los 300 euros si en las instalaciones hay que llevar a cabo obras. Otra opción para los productores que no quieran modificar sus instalaciones es reducir el tamaño de las piaras. Unos descensos que podrían ser de “entre un 15 y un 20%”.

Así lo ha detallado este miércoles el presidente de la Asociación de Productores de Porcino de Aragón y del Valle del Ebro (Appave), Miguel Salas, tras haber mantenido un encuentro con el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, en el que se ha analizado la situación del sector porcino.

En dicha reunión, los representantes de los criadores de cerdos han pedido al consejero una serie de medidas de tipo económico y fiscal como “alguna subvención o créditos con intereses bonificados”, ha detallado Salas.

No obstante, Salas ha reconocido que estas medidas pueden “restar competitividad” al sector en el conjunto de Europa y que podrían conllevar un “sobrecoste” en el precio del producto final, aunque por ahora esta posibilidad es remota ya que “pese a ser un sector muy agresivo, cuenta con un superávit del 30 ó 40%”.

Salas ha reconocido que “aunque hay explotaciones que ya se han ido adaptando, ya que este asunto comenzó en 2003, la mayoría de los ganaderos lo hemos ido dejando pasar pensando que llegaría una moratoria”.

Red de mataderos

Por su parte, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente ha incidido en la importancia de que Aragón “cuente con una red de mataderos homologados para poder exportar a otros países”. Una red que contaría, al menos, “con un matadero por provincia”, ha dicho el consejero, que ha matizado que esta iniciativa tendría que correr a cargo “del sector”. El Gobierno sólo la facilitaría.

Modesto Lobón ha explicado que estos mataderos servirían “para dar más valor añadido” a todo el sector del porcino en Aragón ya que contarían con salas de despiece, que son fundamentales para impulsar la exportación, que es “donde está el beneficio”.

Además, desde la Consejería se va a tratar de reducir toda la burocracia y marco legislativo al que hace frente el sector y se va a replantear el servicio de recogida de cadáveres a través de la nueva empresa surgida de la fusión de Sirasa y Sodemasa para tratar de hacerlo más eficaz y con menor coste.

Modesto Lobón ha detallado, además, que desde su Departamento se está “estudiando con lupa” la posibilidad de “reconducir fondos” que estaban destinados a usos que “ahora pudieran no tener mucho sentido” para destinarlos a apoyar al sector. En este sentido Lobón ha reconocido “estar en conversaciones” con el consejero de Industria, pero no ha ido más allá.

Asimismo, el consejero se ha comprometido a seguir intentando conseguir en Europa una moratoria de la entrada en vigor de la Ley, aunque tanto desde la Administración como desde el sector se ve muy complicado. 

Más en ECONOMÍA