REAL ZARAGOZA

Vuelta al ruedo sin Aranda

La plantilla del Real Zaragoza ha regresado a los entrenamientos tras dos días de descanso con la única ausencia de Carlos Aranda. Sí ha trabajado con el grupo Zuculini, que busca recuperar la forma para retomar la titularidad en Getafe. El guardameta Roberto Jiménez no teme la presión de los choques decisivos para el domingo.

Zaragoza.- Dos días de descanso han sido los que Manolo Jiménez concedía a sus futbolistas tras las tres victorias consecutivas en apenas siete días. Un periodo utilizado por la plantilla para descansar después de una semana dura en lo físico y en lo mental, donde la lucha por la permanencia no permite desconectar ni un momento. El andaluz ha contado con todo el grupo, incluyendo Franco Zuculini, a excepción de Carlos Aranda, que se ha mantenido en el gimnasio por sus problemas musculares.

Una sesión sin apenas conclusiones de cara al domingo, día en el que espera el Getafe. Una ciudad que ya comienza a respirar zaragocismo, ya que las taquillas del Coliseum han recibido numerosas visitas de aficionados que quieren evitar los nervios del sorteo. Además, miles de peticiones han llegado al club para hacerse con una valiosa entrada y acompañar al equipo en el último trance, el más duro, de la temporada.

En rueda de prensa, el protagonista ha sido Roberto Jiménez. El guardameta no cree que la presión vaya a suponer ningún problema, además de asegurar que quieren evitar “relajación o tranquilidad alguna”. “Si la situación que hemos vivido es positivo por algo es porque estamos acostumbrados a jugar partidos decisivos. Éste es el último y lo tenemos que afrontar especialmente porque no hay nada detrás y es el que nos puede dar la salvación”, ha añadido.

El madrileño ha reconocido que pocos esperaban llegar a la última fecha dependiendo de ellos mismos, ya que una victoria da la salvación matemática. “En la última jornada se dieron unos resultados perfectos, que dependiéramos de nosotros es fundamental para encarar el domingo, pero no era fácil que se produjera”, ha comentado. Enfrente un Getafe que, la plantilla es consciente, “va a salir a ganar y no va a regalar nada”. Eso sí, es consciente de que “dentro del campo se tiene que ver quién se juega el estar con ellos en Primera un año más y quién no se está jugando tres puntos decisivos”.

Además, ha elogiado a su afición, la del Real Zaragoza. “Están demostrando un mensaje y un sentimiento increíble, estoy convencido de que lo van a volver a estar y ojalá podamos celebrarlo todos juntos el domingo después del partido”, ha comentado. Por supuesto, ha recordado, respecto a las acusaciones que llegan desde Granada, que “a nadie le gusta que cuestionen su profesionalidad”. Tampoco quiere fijarse en un supuesto interés del Real Madrid, aseverando que está “centrado en el Real Zaragoza” y tienen “algo demasiado importante como para pensar en otras cosas”.