Un heroico Barbastro obliga a pedir la hora al Barça en Copa (2-3)

Un heroico Barbastro obliga a pedir la hora al Barça en Copa del Rey y se queda al filo de la gesta (2-3)
El Barbastro tras el final del partido contra el Barcelona
photo_camera Barbastro vivió una fiesta en su partido de Copa contra el Barça

Honor, derroche, fútbol de primer nivel y un corazón enorme fueron los ingredientes de una Unión Deportiva Barbastro que vivió un día para el recuerdo con la Copa del Rey. Sus jugadores se coronaron como auténticos héroes que pusieron contra las cuerdas a todo un Fútbol Club Barcelona, que se llevó la eliminatoria. Prueba de ello es que terminó perdiendo tiempo, pidiendo la hora y con Lewandowski y Gundogan en el campo. El encuentro fue puro espectáculo con un Municipal de Barbastro que llevó en volandas a su equipo, quedando con la miel en los labios, pero sacando pecho por todo el honor derrochado. Finalmente, 2-3 en el marcador y la sensación de que fueron más que dignos rivales frente a un Barça de Champions.

Los elegidos del Barbastro eran los que tumbaron al Almería. Arnau en portería y línea de cuatro compuesta por Carlos Gasco en la derecha, Mingotes y Ara en el eje de la zaga y Franky, héroe de la pasada eliminatoria, en el lateral izquierdo. Javito se colocaba en el pivote, con Hugo Bautista, Israel, Rausell y Óscar González en línea de cuatro. Arriba, Adriá de Mesa. Por parte del Barcelona, Xavi no se dejaba nada en el banquillo. Solo había que ver el tridente arriba compuesto por Rapinha, Ferrán Torres y Joao Félix.

El duelo comenzaba con victoria pasase lo que pasase. Porque era un premio medirse a futbolistas de talla internacional para un grupo de chicos acostumbrados a Segunda RFEF. El tifo y las banderas ambientaron la salida de unos jugadores que solo les faltaba la capa de héroes. Pero el Barça es mucho Barça, y desde el primer momento no se quiso confiar. De Jong en la sala de máquinas era un portento, y Koundé y Rapinha por la derecha, puñales. Javito y Franky sufrían tanto como disfrutaban el emparejamiento.

Pero en los primeros minutos era Arnau quien acaparaba todas las miradas. Una parada antológica a Joao Félix estirando la pierna cuando se encontraba vendido llevaba a la grada a corear su nombre, pero no era la primera. Porque fue una constante. Sin embargo, en el minuto 17, el Barcelona metió una marcha más, yendo de lleno a por el partido. Rapinha se internó por la derecha, puso el pase de la muerte y Fermín remató al fondo de la portería para el 0-1.

En medio del vendaval azulgrana apareció Carlos Gasco, que se plantó frente a Peña en el 27, pero Araújo se la quitó Araújo en el último momento. Xavi respiró y la afición del Barbastro se quedó a un disparo de celebrar el tanto. El encuentro entraba en su media hora con el cuadro local metido en el partido, gran noticia teniendo en cuenta que, delante, se encontraba uno de los mejores cuadros de España. De hecho, Rausell tiró sin encontrar portería, animando a la grada a entonar el “sí, se puede”.

Lo cierto es que la grada se animó a cantarlo de forma constante. Era un día para disfrutar. Así que entre alguna bronca al linier o la burla a Joao Félix por su enfado tras ver anulado un gol de cabeza, el descanso se acercaba. Solo el gol y un choque entre Fermín y Oriol Romeu provocaban el minuto de descuento. Con el 0-1 y los gritos de aliento se fue el choque al descanso. La licencia para soñar seguía vigente en la grada, que despidió a su equipo con aplausos. La derrota no sabía mal en el partido histórico, y más después de ver a su equipo resistir como leones.

SEGUNDA MITAD HEROICA

Comenzó el segundo asalto con el Barbastro creyéndoselo y con Soule como revulsivo. Gonpi probó a Peña a pase de Rausell, y antes del 50, otra vez el 20 estuvo a punto de conectar el balón del empate. Estaba siendo una noche para recordar a la que solo le faltaba la guinda, el detonante de la ilusión. Sin embargo, fue el Barcelona quien mostró sus cualidades de equipo de Champions. Ahí apareció Fort para poner un centro perfecto a Rapinha, que remató al fondo de la red para el 0-2.

Lejos de hundirse, el Municipal de Barbastro se fundió en un aplauso para los suyos. Y esto sirvió para no rendirse, porque en la segunda mitad había más acercamientos aragoneses. Todo un honor para el equipo local, que se empeñaba en obligar al Barça de Xavi a emplearse a fondo. Sí, se puede. El canto con el que comienzan las gestas del fútbol para la historia y que llevó a creérselo al cuadro aragonés. En ese día señalado para la ciudad, De Mesa quiso escribir su nombre, y en un córner que nadie despejó, llegó para rematar al fondo de la red y hacer el 1-2 en el 60. El gol se celebró como nunca.

Sirvió para apretar al máximo. Soule por banda parecía más de Champions que de Segunda RFEF. Y Crespo llegó a quedarse ante Peña, lo que llevó a un tembloroso Xavi a dar entrada a Lewandowski y Gundogan. El Barça estaba contra las cuerdas en el minuto 70 y con solo un gol de ventaja. Se olía el miedo visitante y la ilusión por la gesta local. Tenía su gracia ver a Víctor Roque perdiendo tiempo en el 76 quedándose un balón en el suelo. Bufandas al aire y adrenalina máxima cuando, en un córner, Israel rozó el empate de cabeza. Qué cerca estaba la gesta, qué poco faltaba para confirmar que, efectivamente, sí, se puede.

Arnau nuevamente estaba siendo un héroe, fue un muro ante la delantera del Barça, absolutamente desquiciada. Tuvo que ser Lewandowski de penalti quien, en el 87, encarrilase la eliminatoria. Pero el Barbastro no había dicho su última palabra. Patada dentro del área en otro barullo que Marc Prat aprovechó para volver a recortar distancias, también de penalti. Así murió un partido que se llevó el Barcelona, pero que ganó sin duda alguna el cuadro altoaragonés y su afición.

Fin a la cita de forma muy dulce. Visto lo visto, el resultado importó más bien poco. Y el Barbastro cerró una eliminatoria copera para la historia, donde soñó que podía eliminar al Fútbol Club Barcelona. Lo hizo con honor y garra aragonesa, pero también con el reconocimiento de una grada que vivió una experiencia que se podría calificar de inolvidable.

FICHA TÉCNICA

U.D. Barbastro: Arnau; Carlos Gasco, Mingotes, Jaime Ara, Franky (Crespo, min 65’); Javito, Hugo Bautista (Soule, min 46’), Israel, Rausell (Reques, min 65’), Óscar González (José Val, min 82’); Adriá de Mesa (Marc Prat, min 70’).

F.C. Barcelona: Iñaki Peña; Koundé, Araújo, Christensen (Íñigo Martínez, min 63’; Sergi Roberto, min 74’), Fort; De Jong, Oriol Romeu (Gundogan, min 71’), Fermín; Ferrán, Joao Félix (Lewandowski, min 71), Raphinha (Víctor Roque, min 63’) .

Árbitro: Pulido Santana. Amonestó a Gonpi (min 79’).

Goles: 0-1, Fermín (min 17’); 0-2, Rapinha (min 50’); 1-2, De Mesa (min 60’); 1-3, Lewandowski (min 87’); 2-3, Marc Prat (min 90’).