Un épico empate ante el Deportivo que no resuelve nada: el Tarazona ansía un reconfortante triunfo

El encuentro que disputó la S.D. Tarazona correspondiente a la decimotercera jornada liguera. Fotografía: S.D. Tarazona.
photo_camera El encuentro que disputó la S.D. Tarazona correspondiente a la decimotercera jornada liguera. Fotografía: S.D. Tarazona.

Con épica pero sin sumar los tres puntos. Así terminó el choque entre la S.D. Tarazona y el Deportivo de la Coruña, que trajo emociones fuertes en los últimos compases. Tras una primera parte sin ocasiones reales de gol, un tanto de los gallegos en el 86 parecía que iba a sentenciar el encuentro, pero Cubillas se puso la capa de héroe y con un buen remate de cabeza en el 95 hizo la igualada. Tras estas tablas cosechadas ante todo un Deportivo de la Coruña, histórico del fútbol español, los de Molo siguen sin salir de la zona de descenso y van decimoséptimos a cuatro puntos de la salvación.

Los tres puntos son obligados para la próxima jornada y el rival, la Ponferradina, será cualquier cosa menos sencillo. Eso sí, el vuelo se ha ido remontando poco a poco, pues en los últimos cinco choques el equipo turiasonense solamente ha caído una vez, ante el Logroñés (2-1). El resto de choques los ha empatado a excepción del contundente 3-0 que le endosó al Sestao y que sirve de motivación para volver a repetir la hazaña. Seis puntos en cinco partidos, una línea a seguir tan necesaria como buena.

El encuentro que disputó la S.D. Tarazona, correspondiente a la decimotercera jornada, liguera arrancó con mucha intensidad y con un cuadro turiasonense que no se arrugaba pese a jugar ante efectivos de la talla de Lucas Pérez o Salva Sevilla. Las gradas estaban repletas y la primera la tenían los visitantes con un pase de la muerte que logró cortar la defensa local y un tiro en forma de rebote que acabó en las manos de Yoel.

Posteriormente, un disparo lejano que no supuso problemas para el guardameta local fue, junto a la anterior, la única ocasión gallega en toda la primera parte. Antes de acabar los 45 minutos, el rojillo Andreu Giui intentó sorprender a Parreño con un disparo lejano que fue a sus manos. No hubo tiempo para más y ambos equipos se marcharon al túnel de vestuario con empate a cero y con pocas ocasiones ejecutadas.

La segunda mitad trajo toda la épica de la que había carecido la primera. Un buen centre de Lucas Pérez se estrelló en la defensa local y Davo ejecutó un disparo potente que fue muy centrado, aunque este sí que puso en algunos apuros a Yoel, que acabó blocando el balón en dos tiempos. El Deportivo despertó y poco le faltó para hacer el primero tras un pase de la muerte que de nuevo llegó a las manos de Yoel.

Más allá de los acercamientos del Deportivo, la S.D. Tarazona estaba aguantando los empujones y todo parecía que el partido quedaría con empate a cero. No obstante, el fútbol es caprichoso y un corner a favor de los visitantes se transformó en gol tras un fallo en la salida de Yoel, que se le escapó el balón, dejándolo muerto y a placer para Jaime Sánchez, que solamente tuvo que poner la bota para introducir el cuero en la línea de gol en el 86.

El Municipal de Tarazona era consciente de que la situación se había complicado, pues faltaban menos de 10 minutos para concluir y el resultado no era favorable. No obstante, los de Molo no se rindieron en ningún momento y fruto de esa insistencia alcanzaron el tan ansiado tanto que otorgaba un valioso punto ante un coloso como el Deportivo. Un buen centro de Cocca fue suficiente para que Cubillas realizara un espectacular testarazo cruzado que batía a Parreño y que hacía el empate en el luminoso. Tras el tanto, no hubo tiempo para más y el Tarazona cosechó un complicado punto, quizá insuficiente, pero visto lo visto vital.

Eso sí, las alegrías tampoco estaban por las nubes al finalizar el partido, pues los turiasonenses son conscientes de que necesitan sumar de tres en tres para revertir la complicada situación en forma de descenso. Actualmente los de Molo van decimoséptimos con nueve puntos y se encuentran a cuatro del Logroñés, quien marca el descenso y será el próximo rival del Teruel. La idea tras este empate ante un coloso como el Deportivo es comenzar a creer, darle un cambio de mentalidad al equipo e intentar cosechar una victoria liguera que suba los ánimos y el nivel de juego. La próxima ocasión será ante la Ponferradina, tercer clasificado.