REAL ZARAGOZA

Trabajo a contrarreloj

Cada día que pasa sin que Agapito Iglesias y Manolo Jiménez completen el acuerdo que confirme la presencia del entrenador andaluz la próxima campaña, es un día menos para confeccionar una plantilla competitiva. El Real Zaragoza tendrá que trabajar a contracorriente, si quiere resolver los numerosos frentes abiertos del equipo.

Zaragoza.- Con la renovación de Manolo Jiménez pendiente de resolución, Agapito Iglesias tendrá la difícil tarea de solventar los distintos frentes abiertos cuanto antes. La salida de Ángel Lafita o la falta de acuerdo con el capitán Javier Paredes para su renovación obligan al Real Zaragoza a ponerse manos a la obra y solventar todos los problemas.

El vacío de poder todavía existente en el banquillo maño está retrasando el diseño de un equipo capaz de competir en Primera División. Resta mucho trabajo. Jugadores como Javier Paredes están pendientes de su renovación en el club aragonés, mientras los canteranos esperan desde Las Palmas y Cartagena las órdenes de la entidad blanquilla.

Aunque el verano todavía es joven, el Real Zaragoza comienza a tener experiencia en realizar todo en el último minuto del mercado para confeccionar una plantilla llena de parches. Malos remedios que han llevado al conjunto maño a pelear por evitar el descenso en los últimos cursos.

Una vez más, las acciones más relevantes y que marcarán el devenir de la próxima temporada se están demorando demasiado. Además, hombres como Pedro Herrera, Luis Costa, Manolo Nieves o Juan Eduardo Esnáider acaban de salir del club zaragozano. Una casa blanquilla que tendrá que limar los desperfectos, como siempre, a contrarreloj.