El senderismo gana adeptos en Aragón y ya son más de 12.000 los andarines que participan en las pruebas populares

El senderismo se ha convertido en una afición habitual para muchos aragoneses. Actualmente ya son más de 12.000 los andarines que participan en alguna de las cuarenta andadas que se realizan en la Comunidad. En abril se celebra la más importante, la San Jorgeada, en la que se espera batir el récord y superar los 600 participantes.

Zaragoza.- Las andadas populares están ganando seguidores en la Comunidad. Pese a que hace menos de una década eran muy pocos los aragoneses que practicaban senderismo, las múltiples ventajas que aporta este deporte ha ganado adeptos entre la población aragonesa y ya son más de 12.000 los andarines que participan en alguna de las cuarenta andadas oficiales que se celebran en Aragón.

La asociación Os Andarines de Aragón, que decidieron organizar caminatas para fomentar el ejercicio físico y acercar el medio natural y cultural aragonés, son en buena parte responsables de este incremento de senderistas. Su portavoz, José Mª Gállego, destaca la buena acogida que están teniendo las andadas año tras año. “Se superan bastante los 12.000 andarines. Es una cifra muy alta pero es que la práctica del senderismo en las andadas populares es enorme, tiene un tirón muy grande y participamos muchísima gente”, afirma.

Además, y cuando falta menos de un mes para que dé comienzo la caminata más importante del año, la Jorgeada de Aragón, Gállego confía en seguir encontrando nuevos compañeros de viaje. “Los primeros años iba muy poca gente, pero cada año se van sumando más andadas y en cada andada más gente y así vamos subiendo y de momento no hemos llegado al techo. Pienso que este año superaremos bastante lo de los años anteriores”, explica.

La mayoría de estos andarines son hombres, pues alrededor del 65% de los participantes son varones frente a un 35% de público femenino. Predomina el andarín de entre 40 y 65 años, “que anda todos los días, sobre todo los fines de semana, y va a una velocidad de 6 kilómetros por hora. No es un gran deportista pero sí tiene una gran resistencia para hacer grandes kilometradas en los caminos”, matiza Gállego.

VIII San Jorgeada

La primera prueba de fuego para la participación será el viernes 17 de abril, cuando está previsto el arranque de la octava edición de la Jorgeada de Aragón, la tradicional andada que se organiza con motivo de la celebración de San Jorge, patrón de la Comunidad.

Los andarines saldrán el viernes a las 22 horas de la Plaza del Pilar de Zaragoza y deberán llegar a la ermita de San Jorge en Huesca antes de las 16 horas del día siguiente. En total, son 75 kilómetros, aunque también se da la opción de sumarse al recorrido desde Almudévar, para que los menos experimentados participen y sólo anden durante 20 kilómetros.

El plazo para inscribirse ya ha comenzado y se cerrará el 14 de abril. El año pasado se alcanzaron los 600 participantes, y en esta ocasión los organizadores confían en “volver a batir el récord”. Os Andarines de Aragón invitan a todos a participar, aunque aconsejan practicar antes de lanzarse a una prueba de estas características. “Ir a hacer los 75 kilómetros sin ningún tipo de entrenamiento es arriesgarse a quedarse insatisfecho porque te salgan ampollas en los pies y no puedas terminar. Es preferible que la gente comience con recorridos cortos e ir adaptándose a largas distancias hasta tener una mínima garantía de poder realizar una andada de ese kilometraje”, concluye Gállego. 

La XIX Marcha Senderista Comunidad de Calatayud

Para prepararse para esta prueba, son varias las marchas en las que se puede participar. Este domingo, por ejemplo, se ha desarrollado en la localidad de Maluenda la XIX Marcha Senderista Comunidad de Calatayud "Comuneros". Esta prueba veterana, que ha congregado a cerca de 300 senderistas federados y populares (limitados por la preservación del Medio Ambiente), supone el comienzo de la Liga de Andadas Federadas de Aragón.

Como novedad, este año se ha introducido la especialidad de carreras por montaña, por lo que también se ha disfrutado de los paisajes de la vega del Jiloca y las " Muelas del Jiloca: El Campo- La Torreta", especialmente sendas y caminos de herradura que Comuneros quiere que se recuperen, puesto que pueden desaparecer al no usarse tanto como en épocas pasadas.