REAL ZARAGOZA

De retales a pilares

La situación económica del Real Zaragoza y la exigencia de cumplir el calendario de pagos tras la salida del concurso obligan al club aragonés a reestructurarse. Además, Agapito deberá confeccionar una plantilla capaz de competir en la Liga BBVA. Por ello, jugadores con un papel poco relevante dentro del equipo pasarán a ser importantes.

Zaragoza.- A falta de conocer la decisión final de Manolo Jiménez en el tira y afloja con Agapito Iglesias, el Real Zaragoza comenzará un duro trabajo para diseñar la plantilla de la temporada 2012-2013. El conjunto aragonés buscará reinventarse con futbolistas poco importantes hasta el momento dentro del club.

La más que posible salida de hombres como Apoño, Lafita o Postiga obliga a buscar alternativas acordes a la situación económica de la entidad zaragocista. Por ello, canteranos como Kevin o Jorge Ortí asumirán un nuevo rol dentro del vestuario maño. Además, otros que regresan también podrían contar con la confianza de Jiménez.

Víctor Laguardia o Raúl Goni volverán a la capital del Ebro después del año de cesión. Los dos centrales han disfrutado de minutos lejos de La Romareda y el técnico andaluz tendrá que tomar una decisión cuando ambos finalicen la presente campaña en la Liga Adelante.

El defensor del Cartagena ha completado un curso algo irregular. Los suyos se fijaron cotas altas al inicio del campeonato, pero la realidad difuminó el objetivo para transformarlo en la lucha por la permanencia. Ahora, el bloque de Cartagonova trata de digerir el descenso a Segunda B.

Sin embargo, Goni ha jugado como titular en los últimos choques como Xerez o Huesca. Por su parte, Víctor Laguardia ha gozado de mayor fortuna en la isla. El jugador de la U.D. Las Palmas ha disputado un total de 28 partidos con la elástica amarilla y ha sido pieza clave en la buena temporada de los suyos.

En esta tesitura, lo que antes eran retales pueden convertirse ahora en pilares. El cambio de rol obligado por un calendario estricto de pagos deja el futuro del Real Zaragoza en manos de gente de la casa. Una apuesta que pondría punto y final a varias campañas con futbolistas de paso llegados de fuera en proyectos de un solo año.