El Real Zaragoza supera al Málaga alejándose una semana más del descenso (2-0)

El cuadro de Gay y Nayim ha vencido al Málaga en un encuentro en el que los zaragocistas se han mostrado muy superiores a unos andaluces que siempre buscaron el empate y que no crearon peligro hasta la entrada de Luque. A expensas de los resultados de los competidores, el descenso queda a siete puntos. Marcaron Leo Ponzio y Chupete Suazo.

La Romareda recibía al Málaga en la búsqueda de la tranquilidad. Tras la goleada frente al Valencia y los malos resultados de sus competidores, el Real Zaragoza afrontaba un partido vital en la lucha por la permanencia.

El partido empezaba con alternativas para los dos equipos: un Málaga luchador no estaba dispuesto a dejarse superar en la tabla clasificatoria, pero la motivación de Eliseu, que jugaba contra el que fuera su equipo, y la tenacidad de Ponzio desde el lateral pararon el entusiasmo inicial de los andaluces.

El Zaragoza se mostraba tan impreciso en defensa como el Málaga en ataque y no sería hasta pasado el primer cuarto de hora cuando se hiciese dueño y señor del medio campo y así del partido. Lanzados desde una zaga muy seria comandada por un Continni que cada vez recuerda más a Milito, la delantera se movía incisiva aprovechando la inexperiencia de los centrales debutantes malacitanos. Chupete Suazo se relamía mientras Ander y Edmilson conectaban junto a Gabi la entramada blanquilla.

Faltaba profundidad en la delantera local y Suazo sólo veía la portería de espaldas hasta que Arizmendi empezó a probar a Munúa, primero en el 29 y más tarde con un cabezazo en el 39. Cuando el Real Zaragoza ya mandaba y el Málaga se daba cuenta de que un empate sería un tesoro, los visitantes se han encerrado hasta que sobre la bocina Leo Ponzio ha emulado al Diogo que marcase frente al Valencia para clavar la pelota en la escuadra.

Segundo tiempo

La electricidad con la que se terminó la primera entrega del partido no se había apagado todavía, pero el conjunto de Gay sufriría algún cortocircuito que haría peligrar la victoria. Cuando ni Valdo ni Baha aparecían en escena, apareció desde el banquillo Luque, que pronto se convertiría en el mejor del Málaga. Sus internadas por la banda zurda hicieron amago de equilibrar el marcador en colaboración con la lluvia en La Romareda, que ha jugado alguna mala pasada a los tacos de la retaguardia aragonesa. En el minuto 22, un paradón de Roberto y el fallo clamoroso de Valdo a la salida de un córner se erigieron como las últimas señales de vida malacitanas.

A partir de ahí se acabaron las pilas de los de fuera y el Zaragoza sentenciaba en una jugada similar a la del segundo tanto ante el Valencia: pase de Edmilson desde la medular que baja Arizmendi de cabeza en el minuto 31 para que Suazo remate solo en el segundo palo, estrenándose en La Romareda. Antes del gol había entrado Aguilar para dar contundencia al medio campo y posteriormente Gay daría entrada a Jorge López y Colunga evitando un paso atrás que pusiese en peligro el resultado. El Zaragoza queda ya a siete puntos del descenso a expensas de los partidos de sus competidores.