ALPINISMO

Pauner pone rumbo a la cima

El alpinista Carlos Pauner escribe desde el campo base del Shisha Pangma, expedición en la que permanece inmerso desde el 10 de abril, como parte del reto para lograr conquistar los catorce ochomiles. Así, el deportista aragonés encara con optimismo la recta final para tomar la cima.

Zaragoza.- Decididos y con optimismo, Carlos Pauner y su expedición pondrán rumbo a la cima del Shisha Pangma para completar la conquista. El alpinista aragonés permanece en este reto junto a sus compañeros desde el pasado día 10 de abril. Así, intentará continuar con el desafío de superar los catorce ochomiles.

Carlos Pauner destaca que “ya hemos decidido el día de nuestra gran batalla en lo alto. Será, por cierto, el aniversario de boda de mis progenitores. En todos los oráculos, léase partes y previsiones meteorológicas, hemos visto que tenemos una oportunidad en esa fecha. En estos días, han bajado los vientos, las nevadas son muy débiles y parece que es un periodo de calma antes de la llegada de los nuevos y devastadores vientos, fechada para el día 13”.

Momento idóneo para iniciar el asalto a la cima. Y es que, según asegura el aragonés, “no nos queda otra que aprovechar esta pequeña ventana que se nos ofrece hasta el campo 2 y con el equipamiento necesario para el campo 3. Estos pocos días de descanso en el base habrán obrado maravillas en nuestra aclimatación y en la recuperación muscular necesaria tras el esfuerzo pasado”.

La expedición es precavida y, por ello, Pauner reconoce que “por cuestiones logísticas, hemos decidido hacer dos grupos, en un principio. Hoy, han partido Ariel y Juanito rumbo al campo 1, donde pasarán la noche. Juanjo y yo subiremos mañana directamente al campo 2, a 6.800 metros, evitando de esta forma coincidir todos”.

De este modo, está previsto que “todos nos juntemos mañana día 9 en el campo 2, para proseguir pasado al campo 3, a 7.400 metros, y atacar de madrugada la anhelada cima el día 11 de mayo. Creemos que es la ventana adecuada y vamos a quemar todos nuestros cartuchos en ella”.

El alpinista concluye afirmando que está “convencido de que todo va a salir bien y que el día 12 estaremos de regreso en el campo base, con la cima en nuestras mochilas. Pero más convencido estoy todavía de que vamos a entregarlo todo en este intento y que haremos todo lo posible por llegar a lo más alto del trono de los Dioses”.