Mil motos y 23 nacionalidades se citan en Zaragoza con el FIM Rally

Más de mil motos de 23 nacionalidades se citan en Aragón con el FIM Rally, la concentración más importante a nivel mundial
Concentración de motos del FIM Rally
photo_camera El FIM Rally reúne a cerca de 1.400 personas y mil motos

De Macedonia a Zaragoza en moto. O de Dinamarca a la capital aragonesa. Incluso de Estonia, Finlandia o Mónaco. Más de mil motos de hasta 23 nacionalidades se citan en Aragón con el FIM Rally, la concentración más importante a nivel mundial que organiza la Federación de Motociclismo. Zaragoza acoge un evento que reúne en torno a 1.400 personas con un único elemento en común: el gusto por la gasolina y las dos ruedas.

Los de Estonia han llegado alrededor de las 11.00 horas

Por quinta vez se organiza en FIM Rally en España, siendo la capital aragonesa un punto de reconocimiento por la historia que tiene detrás. La Federación Española de Motociclismo cumple cien años desde que comenzase su actividad allá por 1923, con Zaragoza como lugar de nacimiento. Y es el mismo año en que Moto Club Aragón se puso manos a la obra. O a las ruedas y a los motores.

El Monasterio de Piedra, el castillo de Loarre, Calatayud, San Juan de la Peña… A los kilómetros recorridos para llegar hay que sumar la ruta aragonesa, donde han podido visitar los lugares más bellos de la comunidad. Y muchos de ellos han quedado gratamente sorprendidos por encontrar en tierras aragonesas un lugar de lo más agradable.

CITA EN EDUARDO IBARRA

Un icónico lugar de Zaragoza, La Romareda, ha dado la bienvenida a los pilotos que iban llegando a cuentagotas. Agrupados por países, la plaza Eduardo Ibarra iba acogiendo las motos, donde el himno de cada patria iba sonando a medida que encontraban puerto seguro. Esta tarde, la jornada del FIM Rally continuará en el Camping de Zaragoza, y durará todo el fin de semana en distintos lugares.

El premio a la fidelidad se lo llevan los italianos, con 258 representantes, mientras que de Francia son 97 y casi 80 españoles. Todos ellos, con un hilo conductor: ese gusto por las dos ruedas que les llevan a recorrer las carreteras de todo el mundo antes de citarse en Zaragoza.