REAL ZARAGOZA

Más de 5.000 razones para creer en ellos (0-2)

Soberbia victoria del Real Zaragoza en Vallecas ante un Rayo desdibujado. Los aragoneses mantenían la puerta a cero en un partido serio en tareas defensivas y eficaz en ataque. Actuación destacada de Zuculini que, además, anotaba el gol número 5.000 en competiciones oficiales. Y ya son siete puntos por encima del descenso.

Zaragoza.- Por fin llega un triunfo del Real Zaragoza con la portería a cero. Zuculini hacía el gol 5.000 del conjunto aragonés para adelantar a los de Jiménez y Apoño sentenciaba el duelo en Vallecas. El equipo maño se sitúa siete puntos por encima del descenso tras superar a un Rayo que poco pudo hacer ante el serio partido blanquillo.

Saltaba el Real Zaragoza con Roberto bajo palos; Sapunaru, Álvaro, Pintér y Abraham en la línea de cuatro; Movilla, Apoño, Zuculini, Víctor Rodríguez y Montañés en el centro del campo; y Hélder Postiga como hombre más adelantado para buscar el triunfo en Vallecas.

Tras unos primeros compases con la posesión muy dividida entre ambos conjuntos, el Rayo comenzaba a generar juego en la zona medular con rápidas triangulaciones que superaban con facilidad la presión de los de Manolo Jiménez. Así, el Chori Domínguez probaba fortuna en la primera acción de peligro del encuentro con un disparo que se perdía a la derecha de la portería defendida por Roberto.

La réplica por parte aragonesa llegaba con una jugada de estrategia que Montañés mandaba por encima del travesaño local tras el envío de Apoño. Y sería el ex del Alcorcón el que disfrutaría de la ocasión más clara con un mano a mano que Amat sacaba bajo palos in extremis.

A punto de abrir el electrónico, el bloque zaragozano comenzaba a robar balones en la mitad de campo rayista creando peligro al arco local. El siguiente en probar fortuna era Postiga con un disparo escorado que no lograba sorprender a Cobeño. Y tanto fue el cántaro a la fuente que Zuculini abriría el luminoso.

Error en la zaga local, asistencia impecable de Movilla y el argentino la cruza superando al guardameta en la salida. De este modo, el centrocampista blanquillo se anotaba el gol número 5.000 en competiciones oficiales del Real Zaragoza. Motivo para creer y confiar en la victoria a domicilio.

Buscaría el Rayo la reacción en la cabeza de un Baptistao que remataba arriba ante la salida en falso de Roberto. El partido se convertía en un intercambio de golpes constante, con Montañés y Domínguez como protagonistas en las áreas. Mucho ritmo y dos equipos buscando la portería rival de forma continua.

Una buena internada de Zuculini por el costado derecho estaba a punto de aprovecharla Víctor Rodríguez. Y con ventaja para los de Jiménez en el tanteador, se llegaba al ecuador del encuentro en Vallecas (0-1).

Segunda parte

Inicio fuerte del Rayo en los primeros compases del segundo periodo buscando la igualada. Una buena acción de Baptistao provocaba la primera tarjeta del partido, que sería para el zaragocista Álvaro. Trashorras, a la media vuelta, rozaba el empate cuando corría el minuto 54.

Pero el que sí concretaría sería el bloque aragonés. Apoño ponía el segundo en el marcador con un golpeo desde fuera del área que superaba por bajo a Cobeño. Golpe anímico importante para los madrileños, que se veían con 0-2 y escasa media hora por delante.

Tito ponía a prueba a Roberto con un golpeo lejano que el arquero despejaba a saque de esquina. Un brillante Zuculini tenía que retirarse tras un golpe y su lugar lo ocupaba Stefan Babovic. Postiga buscaba la sentencia definitiva con un lanzamiento acrobático que encontraba las manos de Cobeño.

Movimientos de Manolo Jiménez desde el banquillo para apuntalar el centro del campo con la entrada de José Mari en lugar de Víctor Rodríguez. Con más corazón que fútbol, los locales quemaban sus últimos cartuchos de la mano de Baptistao. Por su parte, los maños dejaban pasar los minutos saboreando de cerca una nueva victoria.

Así se alcanzaba el final del partido, con la portería a cero, el gol número 5.000 en competiciones oficiales ya para la historia y a siete puntos de un descenso que se aleja para delirio del zaragocismo.