Los aragoneses no encuentran el gol en Primera RFEF: el Teruel empata y el Tarazona cae derrotado

El Teruel no pudo pasar del empate a cero ante el Arenteiro. Fotografía: C.D. Teruel.
photo_camera El Teruel no pudo pasar del empate a cero ante el Arenteiro. Fotografía: C.D. Teruel.

Los equipos aragoneses continúan en la jornada 8 sin lograr la tan ansiada victoria en la exigente Primera RFEF. Por un lado, el Teruel de Víctor Bravo no pudo pasar del empate a cero ante el Arenteiro tras un choque en el que los turolenses merecieron más, pues tuvieron una gran cantidad de ocasiones que no lograron transformar. Por otro lado, el Tarazona volvió a perder en el último minuto, en esta ocasión ante el Real Unión (1-0), tirando por la borda el trabajo realizado durante todo el encuentro.

El Teruel sigue sin encontrarse con la suerte. Los de Víctor Bravo salieron muy fuertes al encuentro frente al Arenteiro, conscientes de la importancia de medirse ante un rival directo. El club aragonés quería alcanzar los importantes tres puntos que les sacaran de los puestos de descenso, pero no pudo ser. La primera parte estuvo marcada por un gran ataque del Arenteiro, que obligó a Taliby a emplearse a fondo y realizar dos paradas de mérito. Más allá de esto no se produjeron grandes ocasiones y la primera mitad se cerró con un soso 0-0. El Arenteiro fue ligeramente superior, pero el empate se mantenía en el marcador.

En la segunda parte, el partido fue cogiendo más ritmo y los visitantes Nacho Castillo y Alastuey empezaban a avisar a la meta rival. El primero con un buen disparo lejano y el segundo con un tiro que se marchó por muy poco. Diego García, el guardameta del Arenteiro, tuvo que emplearse a fondo a lo largo de la segunda parte, haciendo dos paradas de mérito que seguían dejando el luminoso en 0-0. Aparicio y Cabetas continuaron intentando hacer el importante tanto que valdría tres puntos, pero el balón seguía sin entrar, ya fuera por acierto del portero rival o por falta de precisión en la zona de finalización. Finalmente, ambos equipos se tuvieron que conformar con el punto (0-0). No obstante, el Teruel debe de empezar a sumar de tres en tres cuanto antes, porque tras este empate los de Bravo se quedan como antepenúltimos (18º).

EL TARAZONA CAE EN EL ÚLTIMO SUSPIRO

El conjunto de Molo tampoco tuvo un encuentro sencillo. El Tarazona quería su primera victoria y saltó al campo del Real Unión con una gran intensidad, conscientes de la dificultad del duelo, pues los locales habían ganado todos sus choques en casa. El partido arrancó muy bien puesto en defensa, aguantando las embestidas de un Real Unión que atacaba con una gran cantidad de hombres, pero que no lograba pasar el muro turiasonense. No obstante, los de Molo también tenían pólvora en ataque y Cubillas tuvo un cabezazo en el 39 que se marchó relamiendo el poste. No hubo tiempo para más ocasiones y los jugadores se marcharon al túnel de vestuarios con un igualado empate a cero.

En la segunda mitad, el Tarazona tuvo que seguir protegiéndose, con más cuidado todavía. Los vascos comenzaron los últimos 45 minutos con una gran cantidad de ocasiones ante un cuadro rojillo que necesitaba un tiempo muerto. El tiempo pasaba y el empate cada vez parecía más bueno para el cuadro aragonés, que seguía protegiéndose en los últimos minutos. El jarro de agua fría llegó en el 93 cuando los locales hacían una buena y rápida jugada en el campo del Tarazona y Antón Escobar sacaba un auténtico latigazo que ponía el primer y único tanto del choque. Los tres puntos se quedaban en casa y el Tarazona no se lo creía. Al igual que contra el Arenteiro, había dejado escapar otro punto en el último suspiro y echaba por tierra los 90 minutos disputados.

Esta derrota deja a los pupilos de Molo últimos en la clasificación, aunque a cuatro puntos del Sabadell, que marca la zona de la salvación. Todavía quedan jornadas para un Tarazona que debe puntuar cuanto antes teniendo su próxima cita el fin de semana que viene ante el Osasuna B. El Teruel, por su parte, se encuentra con cuatro puntos a solamente tres de alcanzar los puestos de salvación. Su próximo encuentro será ante el filial del Barça a domicilio.