REAL ZARAGOZA

Lanzarote y Cani al rescate

El técnico del Real Zaragoza, Raúl Agné, volverá a contar para el partido ante el Mirandés con Manu Lanzarote, que regresa de sanción, y con un Cani mucho más recuperado de las molestias que le mermaron en Mallorca. El barcelonés ha afirmado que seguirá protestando a los árbitros porque cree que el conjunto maño merece más respeto.

Zaragoza.- Una de las grandes noticias con las que está contando esta semana el técnico del Real Zaragoza, Raúl Agné, está llegando en forma de regreso de futbolistas fundamentales en sus planes. Porque gran parte de su éxito reside en el rendimiento que puedan ofrecer tanto Rubén Gracia Cani como Manu Lanzarote, los dos hombres de más calidad de la plantilla. Y ambos estarán disponibles ante el Mirandés salvo indeseable percance de aquí al domingo.

Cani cada día está más recuperado de las molestias que le hicieron ser duda para viajar a Mallorca y todo apunta a que estará en el once. También volverá a la plana titular un Manu Lanzarote ausente en tierras baleares por tener que cumplir sanción por haber rebasado el primer ciclo de amonestaciones. Con ambos el Real Zaragoza es mejor y ofreció un fútbol notable durante varias fases del encuentro que finalizó con victoria ante el Almería.

Lanzarote se ha referido en la sala de prensa de La Romareda a las numerosas amonestaciones que ve por realizar observaciones a los colegiados de los encuentros: "Si creo que tengo que protestar porque pienso que puede ser beneficioso para el equipo, protestaré", ha explicado, añadiendo que "si hay que hacerlo hay que hacerlo, porque nos tienen que respetar más".

El barcelonés, que ha calificado su rendimiento de "muy bueno" desde que aterrizó en tierras aragonesas, ha restado importancia a actuar por la derecha o por el centro del terreno de juego, manifestando que es "feliz mientras juegue". Precisamente en Valladolid, el último partido de Milla en el banquillo, fue suplente, algo que considera "decisiones del entrenador anterior".

El futbolista del Real Zaragoza ha afirmado que la plantilla está "a muerte" con Agné y que "el equipo está trabajando muy bien estas dos semanas, haciendo bastantes cosas nuevas, cambiando dinámicas y se está conjuntando bien para sacar rápido puntos".

Tres se necesitan ante el Mirandés, conjunto que no conoce la derrota en sus visitas a La Romareda, con dos victorias y un empate. Eso sí, mientras los maños llegan después de una inercia positiva, la escuadra dirigida por Terrazas todo lo contrario. Sin exceso de confianza ni excusas, pero el Real Zaragoza está exigido a no dejar escapar nada si quiere dar de una vez por todas el ansiado e imprescindible salto clasificatorio.