La Federación Aragonesa de Voleibol triplica las licencias de hace cinco años llegando a las 3.522

Este boom está llevando a que cada día más centros educativos, clubes y asociaciones deportivas creen nuevos equipos para responder a la creciente demanda. Fotografía: FAVB.
photo_camera Este boom está llevando a que cada día más centros educativos, clubes y asociaciones deportivas creen nuevos equipos para responder a la creciente demanda. Fotografía: FAVB.

El voleibol aragonés está experimentando un importante auge en los últimos años. Según los datos recogidos por la Federación Aragonesa de Voleibol (FAVB), se han emitido un total de 3.522 licencias en edad escolar para la temporada 2023/24, una cifra que es un 29% superior a la de la temporada 2022/23 (2.719 licencias) y que triplica la de hace cinco años (1.063 licencias en la temporada 2019/20). Cabe destacar que el repunte de fichas se ha notado, especialmente, entre las niñas, que representan un 85% del total.

Este boom está llevando a que cada día más centros educativos, clubes y asociaciones deportivas creen nuevos equipos para responder a la creciente demanda en categorías benjamín, alevín, infantil y cadete. “Está habiendo un efecto llamada. En los colegios, los niños ven que sus compañeros juegan a voleibol y se animan a probarlo. Además, se generan valores diferentes a otros deportes y eso les gusta a los padres”, apunta el presidente de la federación, David Lechón.

Además, la FAVB está apostando por llevar este deporte a nuevos núcleos, como Borja, Sallent de Gállego y Utrillas, cuyos escolares han empezado a entrenar hace tan solo unos meses o Casetas (CV Inter) y La Puebla de Alfindén, que ya han creado sus propios clubs.

Asimismo, la Federación continúa trabajando para desarrollar campus, tecnificaciones, cursos, torneos y diferentes actividades a lo largo de todo el año que buscan dar a conocer el voleibol en toda la Comunidad y que los escolares sigan aprendiendo, mejorando y disfrutando.