REAL ZARAGOZA

Jiménez es optimista con su continuidad

El técnico del Real Zaragoza, Manolo Jiménez, ha insistido en que quiere seguir en el banquillo del conjunto aragonés, siempre que el club le ofrezca una estructura deportiva firme. El andaluz se ha mostrado optimista y ha repetido que el dinero no es lo más importante. Además, tiene planeada una transformación de la cantera.

Zaragoza.- Nadie a estas alturas se atreve ya a discutir la figura de Manolo Jiménez en el club. Desde su llegada el 31 de diciembre, el entrenador ha pasado diversas etapas en la entidad, contando siempre con el cariño de la afición por la total franqueza en sus declaraciones. Además, se ha erigido como el guía del milagro del conjunto aragonés, capaz de salvarse tras contar con una desventaja de doce puntos respecto a los puestos de permanencia. Ahora todo el mundo se pregunta lo mismo. ¿Seguirá siendo el dueño del banquillo maño?

El andaluz ha dejado claro en más de una ocasión que su continuidad depende de tener garantías de poder competir sin tanto sufrimiento como esta campaña. Está a gusto en Zaragoza y es un ídolo en la ciudad del Ebro, hasta el punto de ser propuesto por el PP como pregonero de las próximas Fiestas del Pilar. Hecho que agradece y asegura que “si hay que dar el pregón se dará, pero habrá muchas personas más importantes y cualificadas para ello”.

Su actual situación no ha variado demasiado en los últimos días. Jiménez recuerda que “hay muchas cosas que hablar y solucionar”, además de asegurar que de lo último que hablará será de su salario. Respecto a esto, ha garantizado que “no va a haber ningún tipo de problema”. “Al primero que voy a escuchar es al Real Zaragoza, no tengo ni la más mínima intención de no continuar aquí”, ha añadido. Respecto a su idea, ha explicado que “todo va encaminado a hacer un equipo lo más competitivo posible dentro de las posibilidades”. Eso sí, "sin hipotecar al club" con jugadores de su confianza.

¿Pero es optimista Jiménez con su renovación? Asevera que sí porque siente “el calor de la gente”, la afición le transmite que quiere que siga, el club le transmite lo mismo y él ha querido transmitir que quiere seguir. Siempre y cuando se cree “una estructura que quiera ser ambiciosa para poder crecer”. Entre otras cosas se deberá definir el organigrama, lo que quiere decir que “cada uno tenga sus competencias y que no sólo una persona tenga la potestad de tomar una sola decisión”.

Entre sus líneas maestras, que confirmará públicamente, conseguir que el Real Zaragoza sea “un club moderno, donde se cuide al máximo los aspectos de cantera, donde no se mire sólo cuando haga falta un jugador, sino tener una base de datos con todas las categorías”. Así, ha puesto como ejemplo que para él “sería un error ir a ver la Eurocopa porque posiblemente no podamos firmar jugadores de allí, pero sí barrería la Segunda o los que terminen contrato, porque en ese mercado nos podemos mover bien y acertar”. Para ello ha pedido técnicos en el club “que trabajen las 24 horas del día, vean muchos partidos y hagan muchos kilómetros”.

Fichajes y cantera

Jiménez posa con el cuerpo técnico
Jiménez posa con el cuerpo técnico

“Tener un vestuario nuevo cada año no es bueno”, ha comenzado Jiménez. “Poco a poco en lo posible hay que ir creciendo y cada vez tener menos cedidos y que los que vengan sean de garantía, de calidad y en propiedad, que será el gran patrimonio del Real Zaragoza”, ha continuado. Asimismo, ha manifestado que necesita para no sufrir “un equipo mucho más competitivo del que hemos tenido”, en referencia a pelear 38 partidos y también en Copa del Rey. Un plantel que, para él, debería estar cerrado cuando comiencen la concentración en los primeros días de ella, que tendría lugar el 10 de julio.

En el aire la continuidad de buques insignia como Paredes o Roberto, estando prácticamente convencido de que el primero sigue, aunque con el segundo ha lanzado un desesperanzador “ojalá se pueda quedar”. El primero en marcharse, Lafita, de quien ya comentó que no le gusta la idea de desprenderse de sus servicios. Ante la posible falta de referentes, no ha dudado en erigirse, “no de boquilla y no para la fotografía, como el capitán” del barco.

Además, como ex entrenador durante muchos años del filial del Sevilla, ha aseverado que la cantera del Real Zaragoza debe ser reestructurada. Se ha mostrado convencido de que “hay cosas muy buenas” y ha comentado que, si se queda, lo primero que haría sería reunirse “con todos los entrenadores de la base”, ya que “hay que cuidarla mucho para que te dé frutos.