Festival de goles sin premio en Huesca (3-3)

La Sociedad Deportiva Huesca ha terminado dando por bueno el empate en un encuentro en el que llegó a ir ganando por dos goles. La buena primera mitad de los de Ángel Royo ha sido eclipsada por un Alcoyano luchador que ha aprovechado los errores locales. Los aragoneses siguen sin conocer la victoria esta temporada.

Zaragoza.- El Alcoyano llegaba a la capital altoaragonesa con sólo un punto de nueve posibles pero por encima de un conjunto que de la mano de Ángel Royo buscaba una reacción aprovechando las bajas de Paco Esteban y Diego Jiménez en las filas visitantes. Con una alineación que contemplaba hasta seis cambios respecto a la mostrada al inicio del encuentro ante el Guadalajara, el Huesca salía al campo convencido de que la victoria tenía que llegar.

Con Cabrero en la puerta y Roberto en punta, Camacho seguía mandando en un equipo que se sabía obligado a llevar las riendas del partido. Así empezó a ser desde el primer minuto. El peligro rondaba el área invitada mientras Roberto y Gilvan se aliaban para acercar un gol que llegaría en el minuto 12, cuando el delantero madrileño aprovechaba su velocidad para irse y ponerle el esférico en el segundo palo a Javi Martínez, que sólo se ocupaba de empujarla.

La inercia empujaba a los de casa a engordar un marcador que se mantenía gracias a Maestro, salvador bajo palos. Desde Ochoa hasta Camacho. Desde Gilvan hasta Sastre. Todos atacaban hasta que en el minutos 31 el 2-0 aparecía finalmente en el luminoso. Manu Molina se aprovechaba de un rebote para aportar tranquilidad a la grada.

Pero la tranquilidad no sólo se transportó al respetable. Los de Ángel Royo veían, sin poner remedio, cómo el Alcoyano empezaba a hacer lo que debía, levantarse. Los azulgranas no mataban el partido y en el 31 veían cómo se reducían las distancias. Álvaro mandaba un balón teledirigido hacia las mallas de Cabrero haciendo el 2-1.

Lo que parecía un partido fácil y bien planteado de los aragoneses se convirtió en un puñado de minutos plagado de nervios e imprecisiones que desembocaron en el empate. Miki hacía inútiles los esfuerzos de Cabrero y batía al meta con un zapatazo que dejaba mudo al público.

El dominio visitante daba color a una segunda mitad en la que los balones aéreos parecían ser el objetivo de un equipo que contaba ya con Tariq y Roberto arriba. Los de casa parecían no haber salido al campo y la actitud no era ni la sombra de la mostrada en la primera entrega del choque. Pese a ello, el control se mantenía equilibrado y el desequilibrio tanteaba las dos balanzas.

Sería primero el Huesca el que se volviese a poner por delante en el 71 gracias a Luis Herguera, que remataba de cabeza una falta botada por Manu Molina. Pero no duraría demasiado la alegría en El Alcoraz. Sólo cinco minutos más tarde las tablas volvían cuando Rafa Gómez aprovechaba la pasividad local para hacer el 3-3.

El miedo se notaba en el ambiente y la sensación de inferioridad ante un motivado Alcoyano inundaba El Alcoraz. El empate empezaba a verse como un resultado bueno y los últimos minutos se convertían en una cuenta atrás que llegaría con un empate que sigue dejando al Huesca en los últimos puestos de la tabla y sin una victoria que ofrecer a su afición.