BALONCESTO

Examen de conciencia ante una final

El Tecnyconta Zaragoza debe recuperarse cuanto antes del varapalo sufrido en tierras gallegas frente a Obradoiro, rival directo en la lucha por la permanencia. Los hombres de Casadevall tendrán este domingo otra prueba de fuego ante un Fuenlabrada que llega después de ganar a Valencia. Mucho que mejorar en los maños.

Zaragoza.- Ha hecho daño, mucho daño, la derrota del Tecnyconta Zaragoza frente a Obradoiro. La plantilla maña realiza esta semana examen de conciencia por lo ocurrido, pero sin quitar un ojo a que la competición sigue y los lamentos no tienen cabida en un equipo que de sobras se sabía iba a pasar apuros.

El protagonista ante los medios de comunicación este martes ha sido Jonathan Barreiro. El joven jugador ha reconocido que fue "un palo muy duro para todos" la derrota en Santiago, recordando no obstante "lo difícil que es ganar a Obradoiro allí, donde les cuesta a todos los equipos" y las bajas de Gecevicius y Sergi García que mermaron mucho el roster rojillo.

En cuanto al próximo rival, Fuenlabrada, ha explicado que "es un partido complicado" ante un equipo que tiene "el mismo balance, pero vienen de ganar a Valencia, así que tendrán buenas sensaciones".

Eso sí, ha afirmado que en el Príncipe Felipe están obligados a "ser fuertes" y que las claves pasan por "potenciar el juego interior de cara a este partido". Sin olvidarse de las ausencias, sí ha recalcado que deben luchar los que están "para sacar esto adelante".

Y es que una derrota frente a Fuenlabrada encendería todas las alarmas teniendo en cuenta que, seguidamente, el Tecnyconta se medirá a Laboral Kuxta y después descansará una jornada. Por lo que todo lo que no sea ganar significaría entrar de lleno en los puestos más bajos de la tabla clasificatoria. Además de la aparición de los primeros nervios.