El sueño del ascenso termina para el Utebo que luchó hasta el final (3-3)

El Utebo no logra remontar la eliminatoria de semifinales de playoff ante el Granada
photo_camera El equipo maño se queda a las puertas de la final del playoff de ascenso a Primera RFEF. Foto: Utebo FC.

Se creyó hasta el pitido final. El conjunto maño ha peleado un partido que se ha puesto complicado desde el primer minuto. El Recreativo Granada ha sido muy superior en la mayor parte del choque, anotando dos tantos en menos de veinte minutos. Antes del descanso, el Utebo logró anotar un gol, dando un ápice de esperanza a los suyos. En una segunda parte de locura, con ocasiones para ambos equipos y con parón incluido por tormenta, los visitantes estuvieron a punto de conseguir la heroica tras empatar el encuentro a tres, pero no ha sido suficiente para alcanzar la final de ascenso a Primera RFEF.

El Utebo comenzaba el encuentro con solo un cambio en el once inicial con respecto a la ida. Jon Ander sería titular en la portería sustituyendo a Guille. Con la intención de remontar, los de Juan Carlos Beltrán recibieron un varapalo muy pronto. Un balón al espacio a Samu, que se quedaba solo ante Jon Ander, definiría a la perfección para poner el uno a cero en el marcador y tomar más ventaja en la eliminatoria. A los aragoneses se les complicaba la final de playoff, teniendo que anotar más de dos goles para ganar. El Recreativo Granada tenía la posesión y dominaba en el encuentro, mientras el Utebo esperaba replegado su oportunidad. Y así llegó la primera aproximación en el minuto 10 tras una falta que remataría Alvira, pero el balón saldría por línea de fondo.

Los infortunios continuaban para el equipo maño. Diego Suárez tendría que abandonar el terreno de juego por lesión en el minuto 15 y saldría Antonio García en su lugar. El Utebo no estaba en el partido. Los espacios que estaba dejando a su rival, volvió a aprovecharlos Samu, que anotaría el dos a cero en el minuto 17, dejando a los visitantes más tocados. A pesar de los problemas, el Utebo cortó por momentos el dominio andaluz, que bajó la intensidad después de marcar el segundo tanto. 

El Granada, muy cómodo siendo superior, se relajó y se encontró con la ocasión más clara para el conjunto visitante. Alrededor del 26, una buena conducción de David Marín, que centraba al área y le llegaba el balón a placer a Forcén, pero su cabezazo no encontraría portería. El espectacular físico y el buen planteamiento de los locales, le estaba dejando una ardua tarea al Utebo para conseguir la épica, pero no se dio por vencido. Antes de llegar al descanso, un pase entre líneas a Cota, logró recortar distancias y poner el dos a uno, dando un hilo de esperanza a los maños para la segunda mitad.

SEGUNDA PARTE

Tras pasar por vestuarios, el Utebo cambió la dinámica y tomó el mando del partido. El Granada aguantaba el resultado favorable, sin presión, pero aprovechaba todas las oportunidades para intentar ampliar la renta. Después de una falta favorable lanzada por Da Costa, salvaba Jon Ander  el tercer gol del Granada. La reacción de los maños fue instantánea en la siguiente contra por medio de Álex Sánchez, pero su tiro se topó con la pierna de un defensa que mandaba el balón a córner. Momentos de locura en el duelo que se sumó con las condiciones meteorológicas, obligando al colegiado a parar momentáneamente el encuentro, pero se reanudó a los diez minutos.

A la media hora de la segunda mitad, el conjunto local realizó cambios para dar frescura al equipo. El Utebo lo siguió intentando ante un Granada que se quedó con diez tras la expulsión de Miki Bosch. A pesar de la superioridad numérica en el terreno de juego, en el 85, Martín anotaría el cuarto gol y parecía sentenciar el choque. Pero el equipo zaragozano no se rindió y no bajó los brazos. 

Un golazo de Marín al filo del descuento, dio empuje a los suyos para conseguir la heroica. Darius haría el empate y la remontada estaba más cerca que nunca con el global a 5-4. El Recreativo Granada estaba encerrado en su área debido al continuo ataque sin cesar de los maños. Finalmente, el sueño no pudo hacerse realidad, pero los de Utebo se van con la cabeza bien alta después del gran trabajo realizado en el playoff.