Duro fin de semana en Primera RFEF: nuevas derrotas del Teruel y Tarazona

El Tarazona va decimoséptimo y el Teruel colista. Fotografía: S.D. Tarazona.
photo_camera El Tarazona va decimoséptimo y el Teruel colista. Fotografía: S.D. Tarazona.

Ni Teruel ni Tarazona están logrando levantar cabeza en Primera RFEF. Por un lado, el Tarazona no pudo sacar ningún punto en su visita al Logroñés y cayó por un ajustado 1-2. Por el otro, el Teruel de Víctor Bravo no pudo imponerse a la Ponferradina, quien le venció con un contundente 0-2. Tras esto, ambos clubs siguen encuadrados en la zona de descenso con un conjunto turiasonense que va decimoséptimo y un Teruel colista. El próximo fin de semana se medirán entre ellos en el que será el primer derbi aragonés de la historia de Primera RFEF.

En el caso del Tarazona, el encuentro arrancó de la peor forma posible con un remate de cabeza de Jordi Escobar, en el 21 de la primera parte, que hacía ver que iba a tocar remar a contracorriente todo el partido, poniendo el primero en el luminoso. El escenario no pintaba bonito y el marcador pudo ampliarse con un tanto anulado en fuera de juego a los cuatro minutos, que habría supuesto un mazazo casi definitivo.

El Tarazona no se rindió en ningún momento y fruto de su insistencia logró sacar un penalti a favor que Fer Cano marcó en el minuto 43 para empatar el partido justo antes de acabar la primera parte. No obstante, el fútbol es un juego caprichoso y la alegría de los aragoneses duró muy poco. Pepe Carmona aprovechó un despiste del conjunto de Molo para hacer el 2-1, de nuevo de cabeza, en el minuto 45. El Tarazona se marchaba al túnel de vestuarios con una gran impotencia tras recibir un gol que dolía mucho y con la necesidad de marcar nada más volver al césped.

La segunda parte consistió en un Logronés que quiso adueñarse del partido mediante la posesión de balón. Los aragoneses no lograban arrebatarles la pelota a los locales, sabedores de que el resultado era bueno mientras aguantaban el balón. Pocas ocasiones ocurrieron en esta segunda parte en la que el Tarazona no lograba acercarse a la meta rival. De hecho, las que se producían eran en contra de los turiasonenses con un Yoel que se tuvo que esforzar a fondo. Los últimos minutos consistieron en colgar balones al área con resultado adverso, pues el marcador no se movió y el 2-1 fue oficial con el pitido final del árbitro. Tras este encuentro, el Tarazona queda en el decimoséptimo puesto y a seis puntos de la salvación. Su próximo rival será el propio Teruel en un derbi aragonés en el que el que sume hundirá al otro.

LA PONFERRADINA SE IMPONE EN PINILLA

El Teruel, por su parte, no pudo vencer a la Ponferradina en Pinilla (0-2) debido a la efectividad visitante. El encuentro arrancó igualado, con mucha intensidad y con el control de la posesión para ambos bandos. Las ocasiones estaban tardando y Aitor Pascual tuvo la primera con un disparo lejano en el minuto 37 que no fue un problema para el guardameta rival. Todo indicaba que el resultado a gafas sería definitivo antes de acabar la primera parte, pero justo en el minuto 45, una mala salida de balón del equipo de Víctor Bravo permitió que Clavería robara un balón y marcara con un tiro raso el primero del día. Era la primera ocasión de peligro para los visitantes, pero la suerte no se alió con el Teruel.

Lejos de que el gol abriera el partido, la segunda parte continuó con el mismo tono grisáceo que en la primera, prácticamente sin ocasiones y con un juego que ofrecía poca claridad. Muchas entradas, robos, pero poco juego y ocasiones. No obstante, el fútbol volvió a ser cruel con el cuadro turolense, cuando un centre visitante permitía a Yuri, que estaba prácticamente solo, rematar y hacer el 0-2 en el minuto 65, que sería el marcador definitivo a la postre. De hecho, poco más pasó en el encuentro, más allá de que el Teruel intentará con todas sus armas marcar un tanto, pero fue imposible. El marcador se quedó tal cual estaba y la Ponferradina cosechó tres importantes puntos que le habrían venido muy bien al Teruel. Tras esto, los turolenses van colistas y esperan sumar en su próximo encuentro ante el propio Tarazona, en lo que será el primer derbi aragonés de la historia de Primera RFEF.