REAL ZARAGOZA

Desembarco en Getafe

El optimismo y la ilusión se han disparado en la afición del Real Zaragoza que viajará en masa a Getafe para vivir con su equipo, en caso de victoria, la fiesta de la permanencia. La entidad aragonesa pedirá todas las entradas posibles, subvencionando parte de su coste, para repetir un desembarco semejante al que se produjo en el Ciutat de Valencia.

Zaragoza.- Un año más tarde, distinto escenario, diferentes protagonistas, pero un mismo destino. El Real Zaragoza no estará solo en Getafe como ya ocurriera en la última jornada de la pasada Liga BBVA. En aquella ocasión, más de 10.000 fieles tiñeron de blanquiazul el Ciutat de Valencia, donde dos goles de Gabi Fernández fueron suficientes para doblegar a un Levante de vacaciones y celebrar sobre el césped la fiesta de la permanencia.

Aunque parezca mentira, la escuadra blanquiazul llega al Coliseum Alfonso Pérez dependiendo de sí mismo. La tres victorias consecutivas en La Romareda frente a Athletic, Levante y Racing de Santander han disparado la euforia en la afición blanquilla que ve, ahora ya sí, un resquicio enorme para que su equipo esté en Primera División la próxima temporada. Eso sí, la decepción ha sido la protagonista de la mañana, momento en el que el club azulón ha informado del precio de las entradas, a falta de conocer las subvenciones por parte del Real Zaragoza, que ha hecho públicas por la tarde.

En cuanto a dichos precios, la sociedad dirigida por Ángel Torres no quiere regalar nada y ha informado a través de su web oficial de cifras desorbitadas que van desde los 60 euros en los fondos hasta los 100 de tribuna cubierta. Eso sí, Agapito Iglesias ha confirmado que el club subvencionará el coste de las entradas para los abonados del conjunto maño. La entidad aragonesa sabe que el feudo getafense tiene un aforo de 17.000 espectadores, donde sólo 8.000 son abonados. Quedan por tanto 9.000 asientos libres, misma cifra que anhelarían obtener de su rival del domingo. Ése será precisamente el día de la gran final, a partir de las 20.00 horas.

La entidad ha anunciado que pondrá las entradas a la venta a un precio de 30 euros mediante un sorteo en el que podrán participar todos los abonados que lo deseen. Para ello, deberán apuntarse entre este martes y miércoles o bien en las oficinas del club (de 9.00 a 14.00 horas y de 16.30 a 19.30 horas) previa presentación del carnet de la temporada; a través del formulario que aparecerá a partir de las 9.00 horas de este martes en la página web del club; o bien a través del email [email protected].

Los resultados del sorteo, que tendría como premio una entrada por carnet, se publicarán en la página web oficial mostrando únicamente el número de abonado y a partir de ese momento podrán comprarse las entradas subvencionadas por el Real Zaragoza en las oficinas del club aragonés. Los horarios, de 9.00 a 14.00 horas y de 16.30 a 19.30 horas el jueves, siendo el viernes de 9.00 a 14.00 horas únicamente. En el caso de que sobraran entradas, primero tendrían opción los abonados no premiados en el sorteo, el viernes de 16.30 a 19.30. Después de esta fórmula, si todavía no se agotaran, abonados y no abonados accederían a venta libre el sábado 12 de mayo de 9.00 a 14.00 horas.  

Una jornada que pretende rubricar lo que sería el mayor milagro de la historia de la Liga BBVA, ya que ningún equipo ha levantado hasta ahora doce puntos de déficit con el descenso. Los de Jiménez, aunque fuera por unos minutos, alcanzaron los 15. El panorama ha cambiado totalmente desde entonces, más todavía tras los últimos resultados cosechados por los leones. Al ritmo del “sí se puede” han logrado emocionar a una Romareda cada vez más acostumbrada al sufrimiento y la agonía de los nuevos tiempos. Ante el Racing, los aragoneses marraron infinidad de ocasiones para acabar siendo Lafita el mayor de los héroes, precisamente el día en el que se despidió del que ha sido su estadio durante catorce años.

No fue la victoria la única alegría, ya que todos los resultados hicieron un claro guiño. El Granada perdía en los últimos instantes con un autogol de David Cortés; el Valencia derrocaba la defensa del Villarreal por medio de Jonas a falta de escasos minutos; y el Rayo Vallecano seguía su caída libre, en esta ocasión en el Sánchez Pizjuán en el día de la despedida de Kanouté.

Así, el Real Zaragoza depende de sí mismo para seguir un año más en la Liga BBVA. En caso de empate se vería obligado a esperar resultados ajenos, como por ejemplo la derrota del Rayo, que juega en casa frente al Granada, o la caída del Villarreal, que recibe en El Madrigal a un Atlético de Madrid que mantiene opciones de Champions League. Sin necesidad de mirar a otros estadios, conseguir los tres puntos es el objetivo vital de una plantilla que contará con el inestimable apoyo de su afición. Una afición, que no deja a su león ni en las buenas ni en las malas, y que tiene a Getafe como última estación de penitencia.