Da Silva saca la cara por la defensa blanquilla

Con la vista puesta en el próximo enfrentamiento contra el Espanyol, el Real Zaragoza se ha entrenado a puerta cerrada. El conjunto aragonés tratará de conseguir la primera victoria en lo que va de temporada y enmendar el mal comienzo del equipo frente al Real Madrid y el Rayo Vallecano.

Zaragoza.- El Real Zaragoza continúa preparando la visita del Espanyol a La Romareda con la intención de obtener tres puntos que den moral a los blanquillos. El defensa central, Paulo Da Silva, destaca la categoría de sus compañeros, a pesar de las críticas, aunque es consciente de la necesidad de “trabajar y demostrar que este equipo quiere jugar bien”.

El paraguayo ha asegurado que los blanquillos “poseen buenos defensas” y la llegada de jugadores como David Mateos, Abraham o Fernando Meira fomenta la competencia y la exigencia en la zaga. Del portugués ha dicho que aporta experiencia y “es un gran jugador con una calidad reconocida”. Da Silva sabe que lo “ideal a la hora de defender es recuperar lo más lejos posible del área”.

En cuanto al Espanyol, el defensa ha querido destacar el buen juego del conjunto catalán y la necesidad de “presionarles y no cometer errores” para sacar un buen resultado de La Romareda. Lo principal es “recuperar la confianza y que la afición vea que este equipo quiere pelear por otras cosas”.

El jugador blanquillo ha reconocido que este año los aragoneses deberían sufrir menos que en campañas pasadas y que “lo ideal es que el equipo esté a mitad de tabla” para evitar partidos agónicos al final de la temporada. Tarea complicada para Aguirre que tendrá que dar con la tecla para mejorar la imagen del Real Zaragoza para seguir sumando.

Además, Paulo Da Silva ha querido hacer un llamamiento a los aficionados y dar importancia a la hinchada zaragocista. El central asegura que “cuando la afición apoya se sacan mejor los resultados”. Tres puntos los que se encuentran en juego frente al Espanyol que se antojan muy importantes de cara a compromisos futuros.

Recién llegado de la Copa América, el zaguero paraguayo ha ido cogiendo ritmo y acoplándose al resto de la plantilla y reconoce “sentirse bien”. El apartado físico es importante para Javier Aguirre que continúa preparando al equipo para el próximo duelo frente al Espanyol.