Cara y cruz en la décima jornada de Segunda RFEF: Aragón y Utebo vencen y Brea y Barbastro caen

El Brea acumula dos derrotas consecutivas. Fotografía: CD Calahorra.
photo_camera El Brea acumula dos derrotas consecutivas. Fotografía: CD Calahorra.

Las jornadas continúan sucediéndose y los cuatro equipos aragoneses inmersos en Segunda RFEF siguen luchando por sus objetivos. Este fin de semana, las victorias llegaron para el Utebo, que venció por 0-1 al Deportivo Alavés B, y para el Deportivo Aragón, que dominó al Valle de Egüés con un 2-0. Peor fortuna tuvieron Brea y Barbastro, pues el primero cayó 2-1 ante Calahorra y el segundo por 3-1 ante el San Juan. Tras esta décima jornada, el Utebo se instala en la tercera plaza, el Aragón en la octava y el Brea y el Barbastro por encima del descenso, ocupando la décima y decimotercera posición respectivamente.

Por un lado, el Utebo siguió demostrando ser uno de los equipos en mejor forma de toda la Segunda RFEF y venció al Deportivo Alavés B por 0-1. El encuentro comenzó con un Utebo muy intenso que quería dominar sobre su rival. Las ocasiones de gol empezaban a llegar pero en ninguna de ellas se conseguía traspasar la línea de meta vasca. No hubo tiempo para más en la primera parte y dejó las espadas por todo lo alto para la segunda.

De hecho, en los últimos 45 minutos, el Utebo dio un paso hacia adelante buscando el tan ansiado gol a domicilio que les diera los tres puntos. El esfuerzo del club aragonés tuvo su recompensa y Nene puso el 0-1 con un gran disparo en el 65. Durante el resto del duelo, el filial vasco trató de anotar para alcanzar el empate pero el Utebo tuvo claro que no iba a regalar nada y finalmente acabó llevándose el partido por la mínima. Tras este triunfo, los de Juan Carlos Beltrán se ponen terceros y con los mismos puntos que el segundo, el Tudelano.

Otro que atravesó un partido trascendental fue el Deportivo Aragón, que se midió con el Valle Egüés con la intención de abandonar los puestos cercanos al descenso y finalmente acabó venciendo por un cómodo 2-0. El encuentro arrancó con muchos vaivenes por parte de ambos conjuntos y con un filial zaragocista que quería llevar la voz cantante en el encuentro. Los de Emilio Larraz comenzaban a crear cada vez más peligro y los visitantes subieron la intensidad, traduciéndose en muchas faltas, tarjetas, juego trabado e incluso un posible penalti sobre Pau Sans que no fue pitado.

Más allá de esto, el Valle de Egüés pudo haberse marchado por delante al descanso, tras una parada de Calavia tras un malentendido defensivo y un larguero que repelió el balón en los últimos compases. La segunda parte arrancó con un Aragón que quería marcar cuanto antes. No obstante, hubo que esperar hasta el 71 cuando Operé anotaba de cabeza un corner lanzado por Cortés. En el tramo final, Conte amplió la ventaja y puso el definitivo e importante 2-0.

EL BREA VUELVE A CAER

Tras su derrota ante el Barakaldo en Piedrabuena, el Brea quería redimirse con un triunfo a domicilio en casa del Calahorra, pero la suerte no estuvo de su lado. El equipo aragonés era conocedor de que necesitaba ganar para olvidarse de la zona baja de la tabla y salió al encuentro con la mentalidad de marcar cuanto antes. Pese a este arreón, los locales fueron tomando el dominio y el 1-0 llegó en el 42 obra de Jorge Pérez, natural de Zaragoza. El Brea tenía que remar.

En el segundo tiempo, el guardameta aragonés, Joel Lairla, fue capital a la hora de mantener con vida al Brea. Las ocasiones del Calahorra llegaban por doquier y Eneko puso el segundo que hacía presagiar que el triunfo se quedaría en casa. De todas formas, el Brea no se rindió y marcó en el 90 el 2-1, obra de Paul Valentín. La emoción siguió hasta el final, pero el tiempo fue muy escaso para un Brea que no logró el empate y que se marchó con cero puntos.

DURA DERROTA PARA EL BARBASTRO

Un duelo vital por salir de la zona baja se libró este fin de semana. El Barbastro visitó al San Juan con toda la intención de vencer y salir de esa zona media-baja de la tabla que todos los equipos de Segunda RFEF miran de reojo. El encuentro empezó sin un dominador claro y con la posesión repartida. Ambos equipos salieron muy conservadores y fue el cuadro aragonés el primero que dio un paso adelante acumulando algunas llegadas que hacían mascar el gol. El San Juan también tenía las suyas, pero ninguna de peligro real. Con poca salsa y sin ocasiones claras, ambos equipos se marcharon al túnel de vestuarios con empate a cero.

La segunda mitad trajo todo el color que le había faltado a la primera. El Barbastro comenzó, de nuevo, a generar ocasiones a las que le faltaban el último remate. Sin embargo, un desajuste en la defensa aragonesa costó un gol, obra de Olcoz en el 61, que no entraba en los planes del cuadro oscense. Tras este mazazo, el Barbastro se lanzó al ataque, lo que le costó otro doloroso tanto que ponía el 2-0 y mucha tierra de por medio, con Eder como protagonista. De hecho, el propio Eder marcó el tercero sentenciando el encuentro. El Barbastro hizo el gol del honor en el 83, obra de De Mesa, que pudo sumar la única diana a favor de los oscenses en todo el partido. No hubo tiempo para más y el Barbastro se marchó con los mismos puntos con los que viajó e instaurado en un peligroso decimotercer puesto, en el que en caso de acabar ahora la temporada le obligaría a jugaría el playoff por el descenso.