Un zaragozano es el vocal coach de Nebulossa: “Tiene todas las armas para arrasar en el escenario de Eurovisión”

Israel Del Amo ha trabajado durante dos meses con Nebulossa para "sacar la mejor versión vocal" en Eurovisión
foto-euro
photo_camera Israel Del Amo (El canto DEL AMO) ejerce de vocal coach de Nebulossa en Eurovisión

Apenas quedan unas horas para que Nebulossa conquiste el escenario de Malmö (Suecia) durante su actuación como representante española del Festival de Eurovisión con su canción “Zorra”. Entre los miembros de su equipo trasladados a la pequeña ciudad sueca destaca el zaragozano Israel Del Amo (El canto DEL AMO) que ejerce de vocal coach de la cantante en Eurovisión para “sacar la mejor versión vocal de Mery y llegar a su máximo nivel”.

Una experiencia que el zaragozano está viviendo con “muchísima ilusión”, aunque también con gran intensidad, puesto que en los días previos al esperado momento no ha parado de trabajar con la cantante. “Cada rato que tenemos aprovechamos para ensayar. Mery es muy currante y siempre está dispuesta a seguir aprendiendo para mejorar en todo momento”, asegura.

Para el coach “es un orgullo hacer que Zaragoza esté presente en Eurovisión a través del trabajo de Dirección Vocal”. El zaragozano ha conseguido traspasar la pantalla de la televisión y formar parte por primera vez de este evento europeo “tan especial” que define como “algo único” y “más grande de lo que parece”.

Su lugar en Eurovisión no ha sido suerte, y es que desde pequeño ha hecho de su gran pasión su trabajo. Cuenta con gran experiencia con certificaciones internacionales como la “Estill Figure Proficiency”, la conocida metodología que utilizan grandes cantantes del panorama musical mundial y, además, ha creado su propia metodología vocal, El canto DEL AMO. Esta muy presente también en las redes sociales donde realiza análisis profesionales de artistas.

LA PREPARACIÓN DE NEBULOSSA

El trabajo vocal que ha realizado con Nebulossa ha sido mucho más acelerado, “solo hemos tenido dos meses para poder llevar a cabo este coaching vocal”, explica Israel Del Amo. Sin embargo, no duda de que vaya "a brillar” y así lo demuestra el fervor del público que en las últimas actuaciones han podido escuchar “la mejor versión vocal y en la que notan todo este proceso de mejora y todo el trabajo que hay detrás”, afirma.

En un festival tan espectacular hay multitud de factores ajenos a la voz que pueden afectar a este instrumento tan delicado y en los que el coaching realizado ha hecho especial hincapié. “La complejidad no es solo cantar bien, sino cantar bien mientras prestas atención al resto de elementos como el baile, planos de cámara o subidas y bajadas de escaleras mientras evitas, a la vez, que el estrés del momento pase factura”, apunta.

“La voz de Mery, además de ser muy buena, transmite mucha emoción, conecta con el público, es dulce y aterciopelada. Y sus canciones tienen también algo especial que no dejan indiferente a los oyentes: tienen algo que contar y marcan la diferencia”. Estos son las características que el vocal coach considera que han enganchado al público eurofan.

EL CALOR DEL PÚBLICO

Al margen de la posición en la que quede España en el Festival de Eurovisión, Israel Del Amo está seguro de que Nebulossa tiene “todas las armas para arrasar sobre el escenario a nivel vocal”. Las reacciones del público ya demuestran que la actuación será una gran fiesta: “cantan la canción desde el inicio y la viven con una intensidad increíble”. Sin duda, cuando todo el torbellino de emociones termine recordará con especial cariño “ese calor de la gente que lo vive y lo disfruta tanto como nosotros”.

Durante el paso de los días previos a la gran final, tanto el grupo musical como el director vocal han generado “un sentimiento grupal de equipo increíble, que hace que sea mucho más especial y una experiencia inolvidable”. En unas pocas horas, tendrá lugar esa esperada gran final de Eurovisión en la que Nebulossa podrá hacer vibrar tanto al público presente en Malmö como a los que lo verán desde la comodidad de sus casas.