La única obra en la que Gargallo retrató a su madre siendo un joven aprendiz llega a su museo en Zaragoza

El Museo Pablo Gargallo suma a su colección "Relieve de Petra Catalán", una obra que el escultor realizó con apenas 15 años y que ha sido cedida por María Ángeles Estaña
_escultura_1-3
photo_camera La obra puede visitarse en la planta calle del museo. Foto: Pilar Álvarez

Tenía apenas quince años, pero ya apuntaba maneras. Cuando todavía era un jovencísimo aprendiz y sin formación artística, Pablo Gargallo retrató a su madre, Petra Catalán, en una pieza hecha en yeso de pequeñas dimensiones. Se trata de la única obra de la que se tiene constancia en la que el de Maella la plasmó a ella, su primera referente femenina, y ahora todos aquellos que acudan al museo que lleva su nombre en Zaragoza podrán admirarla. El Museo Pablo Gargallo añade así una pieza más a su extensa colección (de 193 obras) diez años después de la última gracias a la cesión de María Ángeles Estaña, la propietaria de la pieza.

Contaba este viernes por la mañana en el Gargallo que fue la propia Petra Catalán la que le regaló ese relieve a su bisabuela María y que, después, pasaría de generación en generación. "Mi padre, Eladio, nació en casa de su abuela María, que seguía conservando la obra. Él contaba que de pequeño le encantaba jugar con ella y así fue cómo se conservó siempre en mi familia. Más adelante, tengo la suerte de conocer a Pierrette y le cuento la historia. Ella comentó que en pocas ocasiones estaba reflejada su abuela Petra en la obra de Gargallo. Durante un tiempo mantengo correspondencia directa con Pierrette y en una de las cartas diseña varios bocetos relacionados con la obra y la posibilidad de vaciarla. Desde ese momento pasó a mi propiedad", relataba María Ángeles Estaña.

Dicha carta se puede ver junto a la pieza ("Relieve de Petra Catalán") en la planta calle del museo, donde están las primeras obras de la trayectoria artística de Pablo Gargallo. Se trata de la segunda obra más temprana del escultor que puede admirarse en su museo, por detrás de "Virgen", datada de 1894. Se trata de un "hecho excepcional" por varios motivos, tal como señalaba el jefe del Servicio de Museos del Ayuntamiento de Zaragoza, Rubén Castells.

"Quizás uno de los más importantes es por el hecho de que un tercero, una persona ajena al museo, haya tenido la amabilidad de ceder una pieza de su propiedad para engrosar la colección y dotar tanto a los visitantes como a este espacio de una razón más para visitarlo", expresaba. Además, la obra es significativa tanto por ser una de las primeras de su trayectoria artística como por permitir ver ya esos retazos de una carrera brillante a pesar de su juventud y de no poseer ningún tipo de formación en ese momento.

Con Petra Catalán, el retrato de Magali y Pierrette en cada esquina, el museo muestra así los referentes femeninos de Gargallo a lo largo de su historia y permite adentrarse en la razón de ser de su creación en diferentes épocas. "No nos queda más que agradecer la generosidad de María Ángeles por haber cedido la pieza que ya podrá ser disfrutada por todos", coincidían el jefe del Servicio de Museos, Rubén Castells y la consejera de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández.