Susana López y Javier Holgado: “Con la novela la pantalla es la imaginación del lector”

Los autores de "El asesino de los caramelos de violeta" estuvieron presentando en Zaragoza su primera novela juntos
susana-y-javier
photo_camera Los autores de "El asesino de los caramelos de violeta" estuvieron presentando en Zaragoza su primera novela juntos.

A Susana López y a Javier Holgado lo de escribir historias les viene de lejos ya que por su imaginario han pasado algunas de las series más míticas de la televisión como Hospital Central, Física o Química o Los Misterios de Laura. Con el peso de todo ello a sus espaldas, se pusieron codo con codo a escribir juntos todo un reto personal: “El Asesino de los caramelos de violeta”.

Una peculiar novela policiaca ambientada en el Madrid de 1968 donde el médico forense Lucio Garza se verá envuelto en una serie de muertes de mujeres catalogadas como suicidios o incidentes que hasta que no cae el caso en manos de este sagaz médico no se descubrirá el terrible modus operandi del asesino, una muerte realmente cruel endulzada con caramelos de violeta.

PREGUNTA.- ¿Cómo os habéis organizado para escribir esta misteriosa historia entre los dos?
RESPUESTA SUSANA.- La verdad que es un reto pero Javi y yo tenemos ventaja porque llevamos trabajando juntos de guionistas un montón de años, entonces hemos tenido muchos años para conocernos y amoldarnos y la verdad que tenemos el mismo estilo, el mismo sentido del humor, nos hacen gracia las mismas cosas, las referencias y con eso ya tenemos mucho ganado.
RESPUESTA JAVIER.- Era un poco la evolución natural el escribir la novela y la duda que teníamos era el estilo porque diálogos y personajes sabemos que le tenemos el punto cogido pero cuando empezamos a escribirla vimos que es que el estilo era exactamente el mismo y había que limar alguna cosa pero poca. Nos dividíamos la novela como si fuera una escaleta de qué es lo que tenía que pasar en cada capítulo y íbamos escribiendo por afinidad según el capítulo que más nos gustaba a cada uno.

P.- ¿Era la primera vez que hacíais un proyecto juntos?
RJ.- No, hemos escrito muchas series juntos, muchísimos capítulos y la diferencia es que en una serie hay veces que estamos escribiendo guiones en tres semanas y aquí la suerte es que hemos tenido un año para escribir una novela. Un guion son 40 o 45 páginas y aquí hemos sido libres de presupuesto y de extensión.
RS.- Ha sido muy liberador porque estamos muy acostumbrados para escribir para la pantalla y aquí la pantalla es la imaginación del lector y es una maravilla.

P.- ¿Qué le diríais a una persona para que se animase a leer esta novela?
RJ.- Sobre todo que van a encontrar un policiaco muy distinto con el que se van a divertir, lo van a pasar mal porque hay momentos de mucha tensión pero luego también van a viajar al Madrid de 1968, se van a encontrar con una gran familia y luego muchas referencias a películas y libros y a la cultura popular de la época.
RS.- Es un libro en el que la gente va a querer quedarse a vivir dentro con Lucio Garza y su familia. Es una lectura muy amena y super entretenida. Hay suspenso, amor y giros en todas las páginas.

P.- La novela en sí, además de la trama, es todo un viaje por el Madrid de 1968, una época muy diferente a la actual que en realidad tampoco nos pillar muy lejos. ¿Qué creéis que es lo que más va a sorprender especialmente a las generaciones más jóvenes que lean el libro?
RJ.- Pues primero también ver que los disgustos, los amores y los desamores son los mismos en todas las épocas. Hablamos un poco de salud mental en la novela y el lector verá cómo algunas clínicas psiquiátricas trataban a sus clientes y eso es muy chocante. Tampoco hace tanto tiempo que era obligatorio el servicio militar y veremos como uno de los hijos está haciendo la mili con un gran problema que se le genera.
RS.- Yo creo que la gente joven que lea el libro lo que más le pueda impactar es cómo ha cambiado en cuestión de muy pocos años la visión del feminismo, de las personas del colectivo LGTBIq y que hemos cambiado mucho.

P.- ¿Cómo surge la inspiración para crear al personaje principal de Lucio Garza?
RJ.- La principal inspiración es la película española de los 60 “La gran familia” que es un poco la época que queríamos retratar de esas familias que se reunían a ver la tele en conjunto. Ahora cada uno esta con su tablet pero hasta hace 10 años lo normal era toda la familia reunirse frente a un televisor. Y esa mezcla de un padre forense con esa gran familia y de misterio de fondo lo tenía todo.

P.- A la hora de estructurar un poco la historia, habéis elegido una familia muy numerosa en la que en cada uno de los hijos se ve reflejado un tema social como es la homosexualidad o la situación de la mujer de la época.
RS.- Nuestra intención era hacer un abanico de hijos y que cada uno representara pues un poco una visión diferente pero como pasa ahora en todas las familias que de repente cada hijo sale de su padre y de su madre. El pequeño Roberto Luis todavía es la visión infantil, Patricia es la niña rebelde, Agata es punta de lanza de las mujeres de la época entrando en el mercado laboral, esta el hippie, Benito, está el más conservador que es Edgar o Julián que persigue sus sueños.
RJ..- No hemos querido crear una comparsa de hijos que fuera un telón de fondo sino que cada uno tiene una personalidad muy marcada y muy distinta, cada uno tiene su historia y cada uno tiene su trama y cada trama es importante.

P.- Los dos venís de escribir guiones para conocidas series de televisión como Hospital Central o Física o Química en el caso de Susana o Los Misterios de Laura en el caso de Javier. ¿Cómo es el cambio a la novela? ¿Hay mucha diferencia?
RS.- Realmente los ingredientes clave como el conflicto son los mismos. Los giros, la estructura, la capacidad de sorpresa… pero si que es verdad que la novela es otro reto diferente. En el guion tienes que mostrar en acciones los pensamientos de los personajes, pero los dos procesos son maravillosos y estupendos. Siempre lo decimos, pero con la novela la pantalla es la imaginación del lector.
RJ.- Son retos muy distintos pero muy bonitos los dos. Queremos seguir escribiendo las dos cosas, guiones y novelas. Y en un guion tienes que conseguir contar una historia por ejemplo para un capitulo de televisión en 45 páginas con mucho personaje, con emoción es complicado y también es complicado mantener la intriga y el interés a lo largo de las 600 páginas que tiene la novela. Pero son complicaciones muy bonitas y esperamos estar complicados así toda la vida.

P.- ¿Veis esta novela convertida en serie o película?
RS.- Nosotros por imaginar lo vemos en todo. Depende de los lectores y de la acogida de la novela. Eso no está en nuestras manos.
RJ.-
Además si se hace serie estaríamos deseando escribir la adaptación si pudiéramos entonces, sí, claro que la vemos y de hecho hay muchos capítulos del libro que los hemos escrito como si estuviéramos imaginándolo ya en pantalla.

P.- ¿Os inspira algún tipo de novela de misterio la capital aragonesa?
RS.- Claro, por su puesto. La familia Garza tiene que venir aquí de vacaciones y les tienen que pasar cosas. Bueno el primer misterio a resolver sería el de porqué sois tan majos.
RJ.- Si al lector le gusta, Lucio se puede ir de gira y en la próxima novela o en la siguiente que venga a Zaragoza a investigar.