Román Abadías entrega los 1.500 dólares de su último enigma: “Es como un escape room dentro del libro"

La joven ingeniera zaragozana Raquel Marcos ha encontrado la solución de las pistas ocultas que escondía el libro de divulgación científica de Román Abadías: “Aporía. La curiosidad mató al gato de Schrödinger”, un complicado enigma premiado con 1.500 dólares. Este ingeniero divulgador científico y escritor se propone acercar a todos los públicos el lenguaje técnico que nos está impulsando este futuro tecnológico
roman-abadias-2
photo_camera Raquel Marcos junto al autor del libro, Román Abadías

Ingeniero, divulgador científico, escritor y de las pocas personas que puede asegurar que ha viajado al futuro, tal y como después relata en su segunda novela, “Aporía. La curiosidad mató al gato de Schrödinger”. Una segunda novela que, como si de un huevo de Pascua se tratase, llevaba oculto en su interior un complicado enigma con un premio de 1.500 dólares para el valiente o la valiente que lo consiguiera resolver. Y la suerte (y el tesón para conseguirlo) ha recaído en la joven zaragozana Raquel Marcos que, a sus 25 años, ha conseguido resolver un enigma que ni el propio Román Abadías confiaba en que alguien fuese capaz de resolverlo.

PREGUNTA.- ¿Cómo acabas en este mundo de los libros?
RESPUESTA.- Resulta que tengo dos hijos adolescentes, y hace seis años me meto en todo esto del mundo de la literatura porque mis hijos y sus amigos venían a casa y, cuando les preguntaba qué querían ser de mayores, el mundo de la tecnología o de la ciencia no les llamaba. Y dije, no puede ser que los jóvenes no estén interesados en ser ingenieros o físicos. Fue entonces cuando empecé primero a dar charlas en el cole de mis hijos. La última de estas charlas se llamó la curiosidad mató al gato de Schrödinger y, al ver que los chicos alucinaban y les acercaba el mundo de la ciencia a algo que ellos entendiesen, fue cuando tomé la decisión de intentar extender esto. Y así es cómo nació mi primera idea de escribir el libro de divulgación científica “La curiosidad mató al gato de Schrödinger. Origen”.

roman-abadias-1
La joven zaragozana Raquel Marcos ha conseguido resolver un enigma propuesto por Román Abadías en su libro

P.- Aunque lo que iba a ser un primer libro, se iba a acabar convirtiendo en una trilogía…
R.- Primero era el Origen, que va desde el año 1900 hasta nuestros días, y nos cuenta por qué la tecnología evoluciona de una forma tan rápida, abrupta y de forma exponencial como escribo en ese primer libro. En mi segundo libro, Aporía, hablo desde el punto en el que nos encontramos hacia un futuro próximo de 15 a 20 años. Y luego estará el tercer libro que ya estoy escribiendo que será “La curiosidad mató al gato Sempitermo de Schrödinger”. Sempitermo es algo que empieza y nunca termina.

P.- ¿Y qué nos puedes decir de este título tan “curioso” que utilizas en tus libros?
R.- Si analizamos un poco el título es la curiosidad mató al gato que es una frase hecha para el pueblo y, sin embargo, lo de Schrödinger es un término del ámbito científico. Entonces si fusionas los dos, lo que pretende el libro es acercar a todos los públicos el lenguaje técnico que nos está impulsando  este futuro tecnológico.

P.- Además de esa divulgación, eres pionero en ser el único autor en el mundo que ha puesto un enigma entre las páginas de su libro y que, encima, eso tiene una recompensa económica que, en el caso de Aporía, ya tiene ganadora.
R.- Cuando escribo los dos libros de divulgación científica, los dos están escritos fundamentalmente para esta joven generación, ya que en estos tiempos es complicado que cojan un libro. Para intentar atrapar a más jóvenes en el mundo de la lectura y de la ciencia y la tecnología, lo que decido es incrustar dentro del libro un enigma que viene a ser un huevo de Pascua, que es ese concepto en el que el usuario compra algo y llega un día en el que lanzo un anuncio de que dentro de este libro hay un enigma oculto y al que lo resuelva recibirá una recompensa de 1.500 dólares, y eso es lo que ocurrió.

P.- La ganadora es una zaragozana de apenas 25 años que ha sido capaz de resolver este complicado enigma.
R.- Esta chica, Raquel Marcos, iba andando por la feria del libro del año pasado y tenía allí un cartel y vio el de se busca y los ojos del gato y 1.500 dólares y se encontró con este libro tan curioso. Se encontró con una serie de pruebas que tienes que pasar una detrás de otra hasta que lo resuelves. Es como un escape room dentro del libro.

P.- ¿Cómo de complicado de resolver era este enigma?
R.- El enigma arranca con la frase “La cuántica siempre ha encerrado grandes misterios, líneas, letras y páginas guiarán tu camino” y tienes que buscar que quiero decir con ello. Y en una de las imágenes hay como un tablero inclinado con como 300 números y tienes que caer en la combinación. En otro capítulo, que lo dedico a la mujer en la ciencia, hay un dibujo que una vecina mía me hizo y alrededor hay un código morse y tienes que ir probando y tienes que empezar a ver. Y al final doy seis letras que hay que meterlas en una fórmula y entonces en esa fórmula lo metes y te sale un número que cuando lo conviertes en letras te da el nombre del gato: Daffi. Lo que quise hacer es que todos los pasos fueran lógicos pero el último paso es un salto de fe.

P.- Aunque no es la primera vez que planteas un enigma en tus libros…
R.- De hecho, en el primer enigma se hicieron camisetas y me enviaban fotos por redes que decían “yo acerté el enigma del gato” y era porque lo habían acertado, pero se habían quedado en no echar la última carta porque el resultado les parecía absurdo. Hubo un amigo que me pasó la pizarra de su hija para resolver el enigma y parecía la pizarra de un genio, se había reventado y al final ponía en interrogante “Daffi”.

P.- Y en tu caso, ¿cuánto te costó diseñar este enigma?
R.- Un montón. Si el libro me cuesta 1, el enigma 1,2 o 1,3 veces escribir el libro porque ya no es solo el enigma, sino son las revisiones que he tenido que hacer para asegurarme que el enigma funciona porque, sino, estaría engañado a mucha gente. De hecho, en este enigma me daba bastante miedo que hubiera alguien que lo resolviese porque era mucho más duro que el primero, pero al final lo acertaron tres.

P.- ¿Te sorprende que haya sido una chica tan joven la que lo haya resuelto?
R.- La verdad es que no. Depende ya no de la juventud ni del conocimiento. Esta chica es ingeniera, pero realmente no depende ni del intelecto ni de la madurez, depende del tesón de las personas. De las ganas de ir a conseguirlo, no depende de nada más. El que quiere lo hace.

P.- Y para ti como escritor, ¿qué ha supuesto dar este premio?
R.- Bueno, lo primero es la reacción de la chica, lo que más recordaré siempre es la reacción de Raquel cuando la llamo por teléfono y la emoción y la ilusión que ella sintió. Eso es una pasada. Y lo segundo que me pone los pelos de punta en cuanto lo recuerdo es cuando está explicándome cada una de las pistas lo que le ha costado, las horas que se pegaba analizando y volviéndose loca porque, además, hay varias pistas falsas por en medio del libro. Te encuentras cosas incongruentes que no te llevan a nada.

P.- Además, la complejidad añadida era que la respuesta era la misma que en el enigma de 2019.
R- Era la misma solución que en el 2019 y no podía ser. Le daba Daffi y en 2019 toda la resolución del enigma era Daffi. Dos cosas completamente diferente es muy raro que te den el mismo resultado y cuando yo le pregunto que cómo se atreve a poner la misma solución que puse hace cuatro años, me dijo que se había intentado meter en mi cabeza porque pillo el concepto de Aporía de que todos los pasos son lógicos hasta que llega el final y te la tienes que jugar.

P.- ¿Habrá tercer enigma?
R.- Por supuesto, eso está clarísimo. El gato de Sempitermo tendrá un enigma bastante potente porque sé que habrá mucha gente que irá a por él.

P.- En el libro hablas de los avances tecnológicos que nos depara el futuro. ¿Qué nos puedes adelantar de ese futuro no tan lejano?
R.- Cada día que nos levantamos nos encontramos algo nuevo, algo impactante. Dentro de eso hago un análisis y es que en la Oficina de Patentes y Marcas a nivel mundial todos los años se publica un informe de cómo ha evolucionado el año en el mundo de las patentes y en el año 2022 se concedieron 3,3 millones de patentes. Eso si lo divides para los 365 días te da 8.640 patentes diarias que, si lo divides para los segundos que tenemos en un día, te aparece que cada 10 segundos se crea una patente nueva. Esto es una de las consecuencias de que todo el mundo este crezca abrupto. Otro capítulo que impresiona mucho se titula “Yo he visto el futuro, vengo de allí” y hablo de los cinco viajes que me ha tocado hacer a China. Allí palpas y ves el futuro de 10 a 15 años de adelanto con respecto al que tenemos en Europa. Cuento anécdotas en el libro que te das cuenta de que tardaremos mucho tiempo en que ocurra aquí.

P.- ¿Hay mucho público para este tipo de literatura?
R.- Yo creo que el libro es una divulgación científica para todos los públicos. Digo que es un libro de 13 a 93 años porque puede leerlo un anciano o una persona joven y a todos les deja muy buen sabor de boca. El último de los capítulos meto una parte filosófica muy interesante, pero creo que muy necesaria que son los puntos de vista contradictorios pero admirados el uno hacia el otro de René Descartes y de Pascal, dos filósofos del siglo XVII contemporáneos que vivían en Francia. Descartes venía a decir que “allá donde esté el intelecto que se quite todo lo demás” y sin embargo estaba ahí cerca viviendo Pascal que decía “el corazón tiene razones que la razón desconoce”. Con esto hago un símil de que el día que los ordenadores superen a la inteligencia humana, ese día, que llegará, esa tecnología cuando sea superior a nosotros la tecnología será Descartes y Pascal siempre será el hombre que es el corazón, cosa que nunca tendrá la tecnología.

P.- El próximo 23 de abril estarás en la Feria del Libro de Zaragoza. ¿Qué sorpresa les espera ese día a tus lectores?
R.- En el año 2019 me meto como dinamizador en un club de lectura juvenil y después de 9 meses llegué un día y les propuse escribir entre todos una novela y así es como escribimos “Hijos de Ároman. Serendipia” y eso es lo que hicimos en el año 2020. Y ahora lo que hemos hecho es crear una nueva aventura de los Hijos de Ároman, pero esta vez de 500 páginas. Una cosa preciosa y que la sacamos como novedad el Día del Libro y allí estaremos emocionados por el paseo de Independencia atendiendo a todos los que vengan a interesarse por este nuevo libro titulado, “Entre tinta y cristal”.