Pilar Aymerich abre su mirada feminista y social tras el objetivo en una exposición en La Lonja

La exposición "Pilar Aymerich. Memoria Vivida" reúne 154 instantáneas y un corto inédito en el que la fotógrafa aparece como actriz y se podrá ver hasta el 8 de septiembre
_expo_2
photo_camera La exposición se puede ver hasta el 8 de septiembre. Foto: Pilar Álvarez

Estuvo tras el objetivo en las primeras elecciones generales en España en 1977. También en la manifestación por la despenalización del adulterio en 1976 en Barcelona, en la que hubo en Sabadell en señal de protesta contra la violación y muerte de Antonia España o en la del atentando contra los abogados laboralistas de Atocha. Cientos de protestas, huelgas y movimientos sociales que quedaron retratadas tras el objetivo de una leyenda viva, el de Pilar Aymerich.

La Premio Nacional de Fotografía 2021 aterriza ahora en La Lonja con una exposición retrospectiva que reúne 154 instantáneas tomadas entre la década de los 60 y los 2000 y que se enmarca en el festival PhotoEspaña, en el que Zaragoza constituye una de las sedes. La mayoría de esas fotografías están en blanco y negro pues, tal como reconocía la propia fotógrafa Pilar Aymerich este jueves en Zaragoza, "esas imágenes y esos movimientos que se retrataban exigían la ausencia de color".

No siempre fue así, pues la última parte de la exposición viaja hasta Cuba, igual que la propia Aymerich hizo con Montserrat Roig para entrevistar a Fidel Castro en El País. "Cuando viajé a Cuba el cielo, el mar, los colores eran diferentes y necesarios. Por eso, esta parte de la exposición está en color Todo tenía otra luz y otras sombras. Para mí las fotografías en blanco y negro y la fotografía en color es diferente, es otra forma de mirar", expresaba Aymerich.

La exposición sigue un orden cronológico y en paralelo se pueden ver esos movimientos sociales, huelgas y protestas y también el surgimientos de los nuevos panoramas de las artes escénicas en España, sobre todo en Barcelona, debido a la formación teatral de Aymerich. Así, en los 70 la escena teatral de la capital catalana es vanguardista y surgen nuevos formatos como el Teatre Lliure que apuesta por una arquitectura teatral radical.

De hecho, la exposición tiene contenido inédito en este ámbito, pues se puede ver el cortometraje "Entreacto", en el que Aymerich aparece como actriz, además de material de archivo o las primeras cámaras con las que la fotógrafa inició su carrera. Una carrera que, por cierto, eligió por pura supervivencia y de una manera completamente intuitiva.

"Yo había estudiado Artes Escénicas en una escuela de teatro en Barcelona en una España gris en la que no había espacio para los jóvenes y la creatividad. Entonces con 19 años me marché a Londres, una ciudad viva, donde brotaban las manifestaciones contra la guerra de Irak, donde estaban los Rolling Stones y los Beatles, donde ya había minifaldas. De hecho, yo fui de las primeras en llevarlas. En ese panorama me aferré a la fotografía como un modo de supervivencia, porque estaba muy perdida y yo sabía que allí no iba a poder estudiar teatro por la dificultad del idioma. Quería algo que me dejase desarrollar la creatividad", expresaba la fotógrafa.

La que es una de las miradas feministas, sociales y de referencia en la fotografía española llegó así a las instantáneas y, desde entonces, no ha parado de hacerlo. "Para mí la fotografía es una especie de magia. Capturas una realidad que, de repente, solo es tuya. He hecho fotografías que los hombres no hubiesen podido hacer porque yo me camuflaba en esas manifestaciones, en esas protestas y nadie reparaba en mí. Siempre iba con una polvera junto a la cámara y en cuanto veía que la policía cargaba contra los manifestantes yo pasaba totalmente desapercibida", reconocía Aymerich.

La muestra, que se puede ver hasta el 8 de septiembre, recoge toda esa retrospectiva de una fotógrafa que es referente en el panorama y que se hizo un hueco por su mirada feminista y social. Está comisariada por Neus Miró y en ella el espectador podrá ver el potente carácter narrativo de Pilar Aymerich