Paula Ortiz: “Hemingway era el macho del siglo XX pero es importante mirar donde no hubieses mirado”

La guionista y directora zaragozana ha sido la invitada a la sesión 224 de “La buena estrella” con una charla.
photo_camera La guionista y directora zaragozana ha sido la invitada a la sesión 224 de “La buena estrella” con una charla.

“Al otro lado del río y entre los árboles”, ese es el título de la película en torno a la que ha girado el inicio de un nuevo ciclo de la Buena Estrella esta tarde en el Paraninfo junto a su directora, Paula Ortiz. La guionista y directora zaragozana ha sido la invitada a la sesión 224 de “La buena estrella” con una charla centrada en su largometraje basado en la novela homónima del escritor norteamericano Ernest Hemingway, premio Nobel de Literatura en 1954.

Se trata de una gran superproducción internacional ambientada después de la Segunda Guerra Mundial, rodada en inglés en Venecia y protagonizada por Liev Schreiber, Matilda de Angelis, Danny Huston, Josh Hutcherson y Laura Morante.

La película ha supuesto un gran reto para la directora aragonesa que ya acumuló gran prestigio con sus dos primeras películas: “De tu ventana a la mía” y “La novia”. Ha sido una protagonista de lujo en este nuevo ciclo al estar tan vinculada a la tierra. Estrenó la película el pasado jueves y ya muchos la califican de "peliculón", “sugerente” y hoy ha querido desgranarla en un encuentro moderado por el periodista Luis Alegre.

Tal y como ha explicado su directora esta tarde, la película ha supuesto para ella un verdadero reto en todos los sentidos. Se rodó en plena pandemia a finales de 2020 aunque no fue este el primer intento de llevarla a cabo, sino que “lo intentaron hace unos años con otro director”, aunque esta vez buscaron un perfil totalmente opuesto al de aquel momento: una directora joven. Un rasgo que define a la perfección a la directora zaragozana que no dudó en ponerse al mando de este proyecto.

La película ha supuesto un gran reto para la directora aragonesa que ya acumuló gran prestigio con sus dos primeras películas.

Le fueron a buscar por Lorca, siendo un mundo muy diferente al de Hemingway, pero una vez se visualiza el film, no cabe ninguna duda de que acertaron de pleno con la elección. “Hemingway es un autor que leía durante la carrera y que me fascina y me provoca muchas contradicciones”, explicaba Ortiz de un autor a quien califica como la viva imagen del “macho del siglo XX”.

Aunque en lo que se refiere a la ética, si que comparte algunos rasgos, el mundo de Hemingway es totalmente contrario a sus ideales. “Es importante acercarte a lo opuesto, a mirar donde no hubieras mirado”, decía la directora.

Venecia y pandemia fueron en realidad el cóctel perfecto para la creación de la película, aunque a pesar de que las restricciones y los confinamientos a los que estaba sometida Italia, el verdadero reto de Paula Ortiz tenía más que ver con la elección de los colores. “Costó mucho insistir en que la película fuera en blanco y negro”, aseguraba la directora, ya que tal y como muchos de los expertos aseguraran, "se asocia a que es menos comercial”.

El proyecto salió adelante y sin faltar (en casi nada) a la novela original de Hemingway ya que la directora quiso mantener los diálogos originales porque asegura “tenían algo de relevancia con el cine clásico” y por ese motivo, no vio una mejor manera de “honrar” a esta obra que usando el lenguaje de la época con un olor que evoca a Casablanca.

Además de las restricciones y el color, su otro gran reto fue el choque cultural que se entremezclaba en la película. Por un lado, con las actrices italianas como Matilda de Angelis a la que califica de “una actriz superdotada, hipnótica y una de esas actrices italianas antiguas”. Por otro lado, el mundo norteamericano que se vio reflejado en actores de alta exigencia como Liev Schreiber y que tal y como ella misma reconoce “el esfuerzo para mi fue entrar en el mundo norteamericano”, aunque sin duda, supo estar a la altura pese a la diferencia en el idioma.

“Cuanto más grande es la producción más grande es la responsabilidad”, aunque lejos de quedarle grande, Paula Ortiz no ha dejado de crear historias y tiene pendientes de estreno otras dos películas en noviembre de 2023 “Teresa” y en 2024 “Hildegart”.