Pablo Rivero: "Hablo de esos pilares que tienen que amarrarse fuerte para que lo nuevo no se los lleve"

El escritor y actor ha presentado este miércoles en Zaragoza "La matriarca", su sexto thriller
pablo-rivero
photo_camera "La matriarca" es la sexta novela del escritor. Foto: Pilar Álvarez

Cuando era pequeño, Pablo Rivero (Madrid, 1980) veía alucinado cómo Jessica Flecher (interpretada por Angela Lansbury) resolvía casi sin pestañear y sin perder ni un ápice de elegancia los enrevesados casos que se se sucedían en cada capítulo de "Se ha escrito un crimen". La serie estadounidense le gustaba, entre otras cosas, porque Jessica Flecher le recordaba a su abuela Feli y porque no podía entender cómo una señora mayor aparentemente indefensa de repente era "una crack" en esto de resolver crímenes. Igual de crack que Felicidad, la protagonista de "La matriarca", su sexta novela, que a sus casi 80 es una mujer independiente y resolutiva hasta que deja de serlo. Cómo serlo cuando una vecina se precipita por el patio interior del edificio del que ella es propietaria. Y ahí empieza el lío, la intriga y ese ritmo vertiginoso al pasar las páginas del libro de un thriller adictivo un turbio. Y es que, como reza la portada, no hay nada más terrorífico que una comunidad de vecinos.

PREGUNTA.-¿Cómo y de dónde nace esta historia?
RESPUESTA.- Nace a raíz de otros libros anteriores ("La cría") en los que se hablaba de la fragilidad de los menores a raíz de la exposición en redes sociales. Allí llegaba a la conclusión de que al final los menores son los más vulnerables en nuestra sociedad, los más dependientes y dándole vueltas al final me percaté de que los mayores, a raíz de una serie de cosas que me pasaron que tienen que ver con las nuevas tecnologías, con la brecha digital y con ver a la gente de mi entorno más mayor, con el deterioro cognitivo, físico... vi como al final por el ciclo de la vida acabas siendo igual de dependiente y vulnerable que los niños. Me asustaba que incluso la gente más válida, la más independiente, gente líder, con carácter fuerte que se han enfrentado a todo como la matriarca no escapa a esos peligros.

P.- Ella es una mujer independiente hasta que deja de serlo... ¿Somos conscientes del edadismo que hay en la sociedad?
R.- Creo que sí, hay algo muy cruel y que tiene que ver mucho con la tecnología. Hace años la persona mayor era venerada, era fuente de sabiduría, la que tenía la experiencia y todo el mundo quería estar alrededor para aprender, para sacar el jugo. A raíz de internet, donde tenemos toda la información se les deja de necesitar tanto. Entonces se crea algo que es como una carga, el mundo va mucho más rápido, tenemos menos tiempo para pararnos y muchas veces parece que lo que es más antiguo o tiene más experiencia frena a la innovación. Y de eso va "La matriarca", de esos pilares que tienen que amarrarse fuerte para que lo nuevo no se los lleve.

Hace años la persona mayor era venerada. Ahora tenemos tanta información que se les deja de necesitar

P.-Sexto thriller, sexta vez que se enfrenta a la novela negra. ¿Lo hace uno con más seguridad…?
R.- Sí, ya estoy con la siguiente, de hecho. Últimamente lo digo mucho y es verdad, hay algo en el estar activo... Yo intento no pensar, aunque sea la sexta, aunque venda más, aunque ya la gente tenga expectativas, intento que la autoexigencia y las expectativas no me puedan, creo que la hoja en blanco también tiene mucho que ver con la presión hacia uno mismo. Creo que si piensas si estarás a la altura, si la gente lo leerá no escribes ni dos palabras. El hecho de estar activo es que a mí me parece un juego, yo arranco y tiro y profundizo en los temas y luego me divierto, corrijo y voy cambiando y demás. Siempre me intento poner en la mente del lector y en lo que me gustaría a mí leer.

P.- ¿Y qué le gustaría leer a Pablo Rivero?
R.- Bueno pues no siempre es novela negra. Tiendo a 'bomboncitos' en el sentido de que menos es más, aunque mis historias tienen giros y tal, intento siempre hacer pocas localizaciones, pocos personajes, un tema muy impactante que me obsesione y que no pueda parar. Eso es lo que me gusta. Una de las cosas que más me dicen es que mis novelas se leen rápido, me gusta que sea como algo muy intenso. "La matriarca" transcurre en pocas horas y eso quiere decir que estás a la par que el personaje, viviéndolo con mucha intensidad, casi como cuando te haces un maratón de una serie.

P.- "La matriarca" es su mejor lanzamiento (en lo que a ventas se refiere) hasta la fecha. ¿Lo predecía al escribirla?
R.- Nunca sabes. Es muy difícil saberlo porque al final esto va en gustos. Yo siempre digo que la gente se lea la sinopsis y decida cuál es el que más le gusta. Cada uno es un viaje distinto, es verdad que a la hora de seleccionar los temas intento hablar de cosas que me obsesionen y que me llamen la atención y hacer algo distinto, poner el foco donde nunca se ha puesto la atención o el dedo en la llaga. Mis novelas también son muy mordaces, los personajes tienen mucha ironía, hago una radiografía social en la que hasta yo hago examen de conciencia de todo lo que no hacemos bien muchas veces. Creo que este tema ha llamado mucho la atención porque sí que doy voz a una situación, a mujeres a las que no es que no se les dé trabajo es que no se les presta ni atención y no se consideran que puedan ser la protagonista de algo. Para mí es un triunfo que de repente de una señora mayor como Feli la gente quiera leer su historia.

P.- Se ubica en un bloque de edificios, podría decirse que es una novela costumbrista. ¿Son las cosas más normales las que dan más miedo?
R.- El miedo es algo muy subjetivo, pero sí que es verdad que para mí lo inquietante y lo que me da miedo son esas cosas que te pueden ocurrir. Cuando eres mayor y vives solo pues es que si no te llaman para venderte no se qué, te llaman y te cuelgan o te suben la compra y te intentan robar o en la calle, además físicamente que no puedes correr... Entonces hay una serie de cosas que de repente hacen que tengas que estar todo el día alerta. De todas mis novelas esta es la más cotidiana, la más costumbrista y la que menos terror tiene, pero sí que es inquietante y te mantiene ahí. Lo que más miedo me da es lo que te puede ocurrir y por eso he elegido entornos tan comunes como una comunidad de vecinos.

P.- Vuelve la teniente Candela Rodríguez a este caso después de quedarse un poco en shock con "La cría" ¿Le quedan muchos más?
R.- Nunca me lo he planteado ni he querido hacer trilogías ni segundas partes. Siempre me gusta pensar y defiendo que mis libros los puedes leer independientemente. Creo que tal y como lo he dejado un final sí que se merece Candela, pero no sé si en el siguiente o cuándo. Hay una parte en la próxima novela que ya estoy escribiendo en la que se le puede dar voz o no y todavía no lo tengo decidido.

P.-¿Con qué quiere que se quede el lector de esta matriarca?
R.- Pasado mañana en el mejor de los casos todos vamos a estar ahí, vamos a ser mayores con lo cual intentar ser más empáticos e intentar que se les preste atención.