La Pegatina revoluciona Pirineos Sur y cierra un fin de semana con más de 10.000 asistentes

Pirineos Sur
photo_camera Asistieron más de 10.000 personas al festival

Llegaba el final del primer fin de semana de Pirineos Sur y en el pantano de Lanuza se respiraba un ambiente festivo. No era para menos: durante los tres primeros días de conciertos han pasado casi 10.000 personas; es el 30 aniversario del festival; y La Pegatina cumple también dos décadas de carrera. Por lo que no es extraño que tanto el show de la banda catalana como el de los holandeses Chef’Special resultasen igualmente de intenso y trepidantes entre las 3.000 personas que acudieron al Anfiteatro.

La Pegatina ya son unos viejos conocidos y saben muy bien lo que es salir por el pantano grande de Pirineos Sur. Pero lejos de vivir de rentas y con la clara intención de celebrar por todo lo alto sus veinte años en los escenarios (el lugar donde mejor demuestran el valor de sus canciones), volvieron a enloquecer a sus seguidores, con un generoso repertorio de más de dos horas lleno de alegría.

Lo de los catalanes es una apuesta absoluta por reivindicar el valor de la verbena. En sus conciertos le dan el mismo valor a su música y canciones como a la comunión con sus fans. Porque solo así se explica el mimo que otorgan a cada tema, ya sea con estudiadas coreografías o discursos con mucho cariño para el público. Por supuesto, los temas de los que van sobrados, allí están y, por supuesto, sonaron. “Y volar” y “Solo quiero bailar” sirvieron como espectacular arranque, pero no fue más que un aperitivo delo que estaba por venir.

La Pegatina es una avasalladora banda que domina rumba, rock, ska o lo que se les ponga por delante, pero no tienen ningún problema en incluir constantes guiños a la música popular. Así, éxitos de Rosalía, Maná, Celia Cruz, Jennifer Lopez, Two Door Cinema Club o Marc Anthony convivieron sin problemas con algunos de sus hits como “La guspira” o “Se fue”. La verbena cerró con las esperadísimas “Mari Carmen” y “Lloverá lloveré”, que desataron la locura e hicieron que decenas de personas se lanzasen a las aguas del pantano.

El Anfiteatro de Lanuza es una plaza imponente y a veces es complicado llegar al público al otro lado de la orilla. Sin embargo, eso no fue un impedimento para Chef’Special, que desde el primer minuto sabían que tenían una oportunidad magnífica en este festival para alcanzar más público en España. Y así salieron (con “Some one else love”), a por todas y a dejar en la cabeza de los primeros espectadores de la noche un recuerdo que tardarán en olvidar.

Aunque la banda holandesa tienen buenas canciones (“Try again”, “In your arms”, “Wildfire”…), si por algo será recordado el concierto de Pirineos Sur será por su show es por su entrega total, actitud y energía que desprendieron en cada minuto y segundo que tuvieron a su disposición. Y cuando ya tuvieron la atención total y la entrega del público atacaron con “Amigo” y “Biggest monkey”. Con un cantante entregado a la causa (que no dudo en salir entre el público las veces que hiciera falta) y una banda, perfectamente engrasada, no tuvieron problemas deslumbrar con su propuesta, que mezcla a la perfección reggae, hip hop, electrónica e incluso pequeños arreglos de drum and bass. No sería extraño volver a verlo por el valle de Tena.

EL MUNDO EN SALLENT

Paralelamente, en el Mundo en Sallent, este domingo la población vecina contó con su palpitante y tradicional mercado artesanal y gastronómico, donde también hubo tiempo para las artes escénicas. Por un lado, la música de Huesca Big Band, bajo la batuta de su director, Gerardo López, y la gran interpretación de sus más de veinte integrantes en un espectáculo que transportó al Estados Unidos de los años 30 y 40.

También la comedia "Go out brothers" de la compañía Indeleble, un espectáculo de circo y clown representado con el lenguaje del gesto y contado con el internacional idioma del gramelot, simulando hablar inglés.