Isabel Guerra dialoga con "La nevada" de Goya en un nuevo cuadro para su "Luz increada"

La "pintora de la luz", Isabel Guerra, ha elaborado "Encuentro con el maestro en el camino de la historia y sus borrascas" con motivo del 278 aniversario del nacimiento de Goya y se podrá ver en su exposición en el Museo Goya hasta el 19 de mayo
monja-3
photo_camera El cuadro se podrá ver hasta el 19 de mayo, igual que el resto de la exposición, en el Museo Goya. Foto: Carla Greenwood

Confesaba Isabel Guerra este viernes por la mañana en el Museo Goya que por varias "vicisitudes personales" no tuvo todo el tiempo que le hubiera gustado para pintar su "Encuentro con el maestro en el camino de la historia y sus borrascas". Confesaba también que, quizás, si no lo hubiera hecho bajo presión ese lienzo en el que dialoga con su admirado Goya no hubiera resultado así. En una reinterpretación de "El invierno" del de Fuendetodos, la "pintora de la luz" ha incorporado este acrílico a la exposición que firma en el Museo Goya ("Luz increada", hasta el 19 de mayo) como parte de las actividades programadas para el 278 aniversario del nacimiento del genio aragonés.

monja-2
La pintora Isabel Guerra ha firmado su último cuadro. Foto: Carla Greenwood

Fue la fascinación que le produjo "La nevada" (también conocida como "El invierno") en una de sus tantas visitas al Museo del Prado, la que llevó a la artista a reinterpretar esta obra en la que, dice, "lo que más destaca es la profundidad, la seriedad del cuadro, el sufrimiento para los trabajadores del crudo invierno". La obra pertenece a "Los cartones para tapices" que Goya hizo para adornar las casas palaciegas de los reyes ilustrados. Son un total de 83 y una serie de estos representaban las cuatro estaciones y estaban destinados a adornar el comedor del príncipe en el palacio de El Pardo en Madrid.

Es ahí donde se ubica "La nevada" y ahí donde Isabel Guerra quiso hacer su reinterpretación. "Esta obra en concreto me fascinó porque aunque el tema del folclore y de esos cartones para tapices que adornaban los palacios también me gustaban, vi que esta hacía un gran contaste con el resto. No es un cuadro decorativo, tiene profundidad, refleja el sufrimiento y la crudeza del invierno. Con él, Goya rompió los esquemas de cómo se había plasmado el invierno hasta ese momento en el arte, huyó de romanticismos e idealización", expresaba la pintora.

Su "Encuentro con el maestro en el camino de la historia y sus borrascas" está hecho con pintura acrílica sobre tela belga y tiene unas dimensiones de 128 centímetros de altura y 200 de ancho. El uso del acrílico ha permitido a la pintora dar diferentes texturas en una obra en la que Guerra ha tirado de recuerdos. "Las caras de los pastores y las personas que aparecen en el cuadro no están hechas con la obra de Goya delante sino con lo que yo recordaba que el pintor había plasmado en ella", expresaba.

La obra se suma así a la exposición de "Luz increada" y se podrá disfrutar hasta el 19 de mayo en el Museo Goya. La comisaria de la muestra, Magdalena Lasala, ha valorado el trabajo de Isabel Guerra en esta reinterpretación del lienzo del de Fuendetodos. "Goya representaba por primera vez en ese cartón para tapiz la sensación física del frío y la crudeza del invierno e Isabel ha hecho con este diálogo con un pintor con el que siempre ha mostrado admiración absoluta una obra de culminación de una carrera artística".

Guerra se definía a sí misma hoy como una "pintora naturalista" y en su cuadro ha intentado plasmar "los momentos fríos y difíciles de una vida muy tormentosa". "Se trata de una obra en la que se muestra mi evolución natural de mi pintura, una de esas en las que hay que dejarse el alma porque solo así se ve ese arte que todos esperamos".

LUZ INCREADA EN EL MUSEO GOYA

Naturalezas detenidas en el tiempo, bodegones, animales, el simbolismo del movimiento o una explosión de color componen "Luz increada", la exposición de Isabel Guerra que se puede ver hasta el 19 de mayo en el Museo Goya. Tras más de seis años dedicados exclusivamente al retrato y a sus 76, la pintora crea una muestra con una recopilación de hasta 30 lienzos.