Fernando Tejero (actúa en el Principal): “No me siento encasillado porque no lo estoy”

El actor Fernando Tejero sube a las tablas del Teatro Principal de Zaragoza con su nueva obra "Camino al Zoo"
Fernando Tejero llega al Teatro Principal con "Camino al Zoo".
photo_camera Fernando Tejero llega al Teatro Principal con "Camino al Zoo".

Es una de las caras más reconocidas en España y son muchos los que han crecido a su lado en sus múltiples papeles, aunque Fernando Tejero no se siente encasillado porque, según dice, simplemente no lo está. Una de sus grandes pasiones y el motivo por el que se convirtió en actor cuando era adolescente fue el teatro y ahora tiene la oportunidad de subirse a las tablas del Principal de Zaragoza con “Camino al Zoo”. Una obra original de Edward Albee en la que se mete en el papel de Peter, quien decide irse a pasar el día al zoológico de Central Park. Un comienzo sencillo para una historia dramática con toques de humor con los que el público, en palabras de Tejero, se sentirá identificado.

PREGUNTA.- Llegas al Teatro Principal con “Camino al Zoo”. ¿Con qué se encontrará el público que vaya a ver esta obra? ¿Va a sorprender?
RESPUESTA.- Cualquier texto escrito por Edward Albee yo creo que no deja de sorprender. Entre muchas de las cosas maravillosas que escribió está “A quién teme Virginia Woolf”, una obra que es una joya de la literatura teatral. Luego la primera que escribe es "Historia del Zoo" y a los cuarenta y tantos se da cuenta de que a esta función le hace falta una precuela y la escribe 40 años después. La función habla de lo difícil que es a veces comunicarse entre las personas. Cada día es más difícil comunicarnos entre nosotros. Habla de la soledad del ser humano, de las consecuencias que puede llegar a tener el ser humano cuando no se muestra tal cual es al mundo. Es un drama, pero con algunos tintes de humor para que no sea tan dura, para que no genere rechazo porque la verdad es que cualquiera que vaya al teatro se va a ver reflejado en uno de los personajes de la función.

P.- ¿Qué supone para ti como actor enfrentarte a un formato como el teatro? ¿Crees que es el formato más complejo dentro de la interpretación?
R.- Sí, pero yo diría que es el que más me gusta. Lo hago muy de tarde en tarde, desafortunadamente porque no paro de hacer cine y televisión y al teatro hay que dedicarle mucho tiempo y a veces te impide hacer otros proyectos. Yo quería ser actor por el teatro y llevo tatuado a Federico García Lorca porque a mi yo adolescente lo que le provocó querer ser actor eran las funciones que yo veía entonces. En cuanto empecé a leer las obras de García Lorca dije: "Quiero hacer esto, quiero contar estas historias". Siempre que puedo vuelvo al teatro. Y vuelvo con muchísimas ganas como siempre. Al Principal ya he ido en varias ocasiones y siempre he sido muy bien recibido por un público fantástico. Es un teatro precioso.

P.- Después de haberte enfrentado a todos los formatos posibles para un actor, ¿dirías que te llena más el teatro, la televisión o el cine?
R.- Depende mucho del proyecto. Sí que es cierto que si me ofrecen tres proyectos me tiene que interesar el proyecto en sí y luego ya elijo. Pero sí, el formato que más me gusta es el teatro, sin desmerecer al cine y a la televisión. De hecho, yo este año tengo un proyecto de película maravilloso que todavía no puedo contar, con un director de los más conocidos que tenemos aquí y, por supuesto, que eso es maravilloso y no me arrepiento de haber hecho todo el cine y toda la televisión que he hecho. Pero puestos a elegir, yo insisto, quería ser actor por el teatro.

P.- Retomando la obra "Camino al Zoo", háblanos de tu personaje. Interpretas a Peter, que decide ir a pasar el día en el zoológico de Central Park y ahí descubrirá el motivo real que le ha llevado hasta allí. ¿Cuánto de Peter hay en Fernando?
R.- El proceso ha sido duro porque la función nos ha tocado a los actores y al director. Yo creo que en la función se va a ver reflejado cualquier ser humano y Peter puede que si no al 100 por cien, a un tanto por ciento, la gente se va a reconocer en Peter. De Peter tengo lo que puede tener cualquier ser humano, el haber dejado de ser yo para agradar a la sociedad. Cuando uno deja de ser uno para intentar aparentar que todo está bien, que todo va fenomenal, que eres muy feliz, que lo tienes todo colocadito, muy bien solucionado. A mí sí me ha pasado eso, y yo creo que casi todos los seres humanos en algún momento hemos actuado para el de enfrente, para agradar, para gustar incluso yo creo que el confinamiento y que después del Covid la gente hemos salido peor. El que era malo es más malo y el que era bueno se ha quedado como está. En el confinamiento se tenía mucho tiempo para pensar, rascar y auto conocerse y eso a veces duele mucho, casi siempre duele mucho porque hay que escucharse a uno mismo y hay que escucharse lo bueno y lo malo y a todo el mundo no le gusta escucharse lo malo y eso es también lo que tiene Peter. En muchos momentos de mi vida he escondido cosas por miedo a la sociedad.

P.- Compartes reparto con Dani Muriel y Mabel del Pozo, ¿era la primera vez que trabajabais juntos?
R.- Con Dani Muriel en una serie nos habíamos cruzado un par de frases, pero no un trabajo como este, frente a frente y cara a cara no. Y con Mabel no, lo que pasa es que para quien no la conozca, para mí es una de las mejores actrices españolas que tenemos sin ninguna duda y es muy fácil trabajar con ella, te regala la mitad del personaje con su mirada. Ha sido un gustazo trabajar con los dos, el proceso ha sido como una montaña rusa, como la vida, con altibajos, no ha sido todo un camino de rosas porque como digo la función toca y toca de una manera apabullante a nivel psicológico y emocional. Creo que todo este proceso ha merecido la pena con esos altibajos para que el resultado sea este del que estamos muy contentos. El otro día en el estreno en Córdoba no solamente se agotaron las entradas, sino que las críticas fueron brutales y yo creo que ha merecido la pena por eso, porque si el proceso no hubiera sido así, el resultado no hubiera sido así tan triturante y el resultado de la obra es un resultado muy bueno.

P.-A pesar del paso de los años, muchos todavía te siguen encasillando un poco por haber sido el conserje de Aquí no Hay Quién Viva. ¿Eres de los que lo lleva con orgullo ese tipo de papeles tan reconocidos o de los que de alguna manera siente rabia porque no se te valora en papeles como este en el teatro?
R.- Yo no me siento encasillado, yo he hecho dramas lo que pasa es que hay que tirar de pasado y de currículum. Que lo que más he hecho comedia, por supuesto. Y encima he hecho dos personajes muy mediáticos en dos series de televisión. No me siento encasillado en absoluto. Todo lo que he hecho este año son dramas, en teatro he hecho dramas, en cine he hecho dramas y no me siento encasillado en absoluto. El problema sería estar encasillado en el paro. Hacer comedia me encanta, seguiré haciéndola mientras pueda, es muy difícil hacer comedia, es muy difícil hacer reír y es muy de valorar hacer reír y no me siento encasillado en absoluto. El que me quiera encasillar es porque él quiere encasillarme. No me siento encasillado porque no lo estoy.

P.- ¿Te veremos próximamente en el teatro?
R.- De momento tengo el proyecto de película que te comentaba, pero no se puede decir todavía. Es un director de los más importantes que tenemos en España, no solamente a nivel nacional, sino internacional también. Es uno de los proyectos más ambiciosos y de los que más va a dar que hablar el año que viene y vuelve a ser otro drama. El año pasado estuve en los Goya también nominado por un drama; por eso, insisto que reconozco que he hecho mucha comedia, que los dos personajes que he hecho en televisión han sido muy mediáticos y el poder mediático que tiene la televisión no lo tiene por desgracia ni el cine ni el teatro pero que a mí me preocuparía algún día encasillarme en el paro.

P.- No es la primera vez que te enfrentas al Teatro Principal de Zaragoza, ¿cómo es este público maño?
R.- Siempre que he venido a Zaragoza me han tratado muy bien, es un público encantador, una ciudad cojonuda, hablando mal y pronto, y espero que con esta función pase lo mismo. Yo tengo muy buen recuerdo del Teatro Principal y me encanta Zaragoza. Es una ciudad que siempre que voy la disfruto mucho y espero que ojalá esta vez también sea así.

P.- ¿Qué recuerdos guardas de Zaragoza? ¿Has podido disfrutar de la ciudad?
R.- La ciudad en sí es muy bonita, pero me pareció muy curioso El Plata. Siempre que voy a Zaragoza voy al Plata, me parece muy curiosos y muy divertido y me lo paso muy bien y luego hay unos sitios maravillosos para comer y la ciudad tiene rincones muy bonitos y muy gustosos de ver.