La Feria del Libro cierra su XXXI edición consolidando su nueva ubicación en el Parque Grande

Las ventas han sido ligeramente superiores al año pasado, también debido al incremento de expositores, y este fin de semana ha sido más tranquilo que el inaugural
ferialibro
photo_camera ferialibro

La Feria del Libro de Zaragoza cierra este domingo su XXXI edición con unas ventas ligeramente superiores a las del año pasado -debido también al aumento de expositores-, una gran afluencia de público y satisfacción general. Desde la organización hacen un balance positivo y destacan el enfoque cultural del evento y que, incluso en los momentos en los que las condiciones climatológicas no han sido muy favorables, no ha dejado de acudir gente.

Óscar Martín, miembro de la junta directiva de la Comisión Permanente del Libro (Copeli) y presidente de la Asociación de Librerías de Zaragoza, resalta que “el Parque Grande, después de tres años ya se ha asentado como sede definitiva de la feria, pues tanto al público como a los expositores les gusta”. Recalca que “el entorno es agradable para todos”. Por otro lado, Martín hace hincapié en hacer el balance desde un enfoque cultural puesto que, “aunque es evidente que sin rendimiento económico no sería posible celebrar esta feria, ese no es el objetivo principal sino que lo prioritario es acercar al público la cultura, las novedades, los autores y los libros que se exponen”, es por ello por lo que la Feria del Libro de Zaragoza “es uno de los eventos culturales más importantes de Zaragoza cada año”.

Otra de las fechas clave para la literatura zaragozana es el Día del Libro (23 de abril) pero, tal y como expone Martín, el ritmo es “más atropellado” mientras que en la feria este es “más sosegado, lo cual permite que la gente pueda charlar, hablar con autores, libreros y editores y es un concepto principalmente cultural”.

Respecto a las ventas, Martín señala que han sido similares aunque “ligeramente más elevadas que el último año”, también debido a que este año han aumentado los expositores. Sobre la afluencia de público, apunta que ha seguido un patrón similar al de años anteriores: el primer fin de semana fue más intenso y entre semana más tranquilo. “Este segundo fin de semana, entre eventos deportivos y la mala climatología, el volumen de público ha sido más tranquilo”, señala Martín. Desde COPELI apuntan a que, en general, también han notado una mayor afluencia que en años anteriores.

MÁS EXPOSITORES Y ACTIVIDADES

Prueba de la consolidación de este espacio como sede para la feria es que se va reforzando cada año con más expositores y actividades: este año, la feria ha crecido, aumentando sus casetas hasta 75, por las que han pasado cerca de 500 autores en más de 1000 actos de firmas, un despliegue que deja constancia de la relevancia de este evento dentro del panorama literario aragonés.

Entre las novedades de esta edición destaca una experiencia piloto que ha consistido en unas visitas guiadas el jueves y el viernes por la mañana para alumnos de primaria. Cerca de 80 escolares disfrutaron de un paseo entre las casetas y de un cuentacuentos. Se trata de una iniciativa propuesta por el Servicio de Educación del Ayuntamiento de Zaragoza.

Talleres de lettering o de dibujo, cuentacuentos, charlas, presentaciones, entregas de premios e, incluso, una batalla de dibujo: a lo largo de estos nueve días se ha ofrecido una amplia programación destinada, especialmente, a público familiar, con más de 60 actividades a las que, además de las organizadas en la carpa de la feria, se han unido, como ya hicieran el año pasado, propuestas del Patronato de Educación y Bibliotecas del Ayuntamiento de Zaragoza en el Kiosco de las Letras, ubicado en el Paseo de los Bearneses. Más de 760 personas han pasado por las 14 actividades realizadas en esta ubicación. Las dos últimas se han tenido que suspender por las condiciones climatológicas adversas. Además más de 1960 personas han pasado por la caseta 71 donde el personal del patronato han informado sobre los servicios y centros de las biblioteca públicas municipales. Y 500 personas han participado en un sorteo de 5 lotes bibliotecarios que ha terminado con 5 ganadores.