Una exposición multidisciplinar toma los Antiguos Depósitos Pignatelli entre reflexión y arte

Una muestra multidisciplinar que reúne obras de 15 alumnos de Bellas Artes de Teruel
La creación de esta joven artista arranca la exposición apostando por una instalación de la habitación de una adolescente
photo_camera La creación de esta joven artista arranca la exposición apostando por una instalación de la habitación de una adolescente

"¿Quiénes seríamos cada uno de nosotros en un gran atasco? ¿El que no para de tocar el claxon? ¿El que sale del coche y ya no vuelve jamás?". Con esta pregunta definía este viernes Javier Galán la exposición de la que es comisario y que ya toma los Antiguos Depósitos Pignatelli. "Un gran atasco" es una muestra multidisciplinar que reúne obras de 15 alumnos de Bellas Artes de Teruel y que tiene como hilo conductor un periodo: el que va desde 2009 a 2020. O, lo que es lo mismo, el inicio de una crisis que derivó en una pandemia y, como consecuencia, en otra crisis.

"Un gran atasco" se podrá ver hasta el 1 de septiembre en los Antiguos Depósitos Pignatelli y reúne desde proyecciones a instalaciones de arte contemporáneo. Irene de Andrés y Javier Álvarez, Silvia Ariño, Anna Bierdermann, Andrea Corrales, Edu Cortina, Natalia Escudero, Carmen Frago y Yaguar, Javier Galán, Marta Pcampos, Ana Serrano, Fermín Serrano, Vicente Vázquez y Andrea Tolosa.

Precisamente con la creación de esta joven artista arranca la exposición. En su caso, ha apostado por una instalación de la habitación de una adolescente con elementos como revistas, botellas de alcohol y un armario. "El caso del armario es muy típico. Hablamos de la sexualidad, de la bisexualidad, antes no había casi nada de información y ahora hay una oleada", expresaba la joven.

En la exposición se pueden encontrar también otras obras como el "Mapa interior 1_2" de Anna Maria Biedermann con dos cuadros que tienen como lienzo tableros de mesas reales. "El cierre obligado durante la pandemia me ha hecho fijar la atención en lo básico, en lo imprescindible del ámbito doméstico", cuenta la artista. Una proyección sobre los cruceros turísticos afectados por la pandemia, una instalación luminosa verde en la que se lee "Truth doesn't change anything" o una reinterpretación de la bandera de España conforman una exposición en la que el arte contemporáneo alcanza su máximo esplendor.

"Quisimos centrarnos en un periodo que urge. Desde esos momentos en el que vimos cómo el apoyo a la cultura se desvaneció en 2009, ese largo peregrinar de la supervivencia de las artes y también eso de lo que nos dimos cuenta en 2020: la importancia del arte en la vida. Cuando todos estábamos encerrados, los artistas vivimos un momento en que nos decían que subiésemos contenido a las redes porque el arte era lo que nos salvaba", ha reconocido el comisario de la exposición.