ATLAND

"La escena del heavy y del rock duro está muy sana en Aragón"

Llevan años en el mundo de la música y están más que consolidados en Aragón. Se trata del grupo Atland, un proyecto que nació en la Sala Utopía de Zaragoza y que hoy en día conquista escenarios allá por donde pasa. El esfuerzo y la ilusión son el secreto de la banda para seguir subiéndose a las tablas y darlo todo en cada concierto. Próxima parada, este viernes, 4 de mayo, en la Sala Royal de Zaragoza.

Zaragoza.- Alberto, José Antonio, Chusé, Cristian, Josi y Judith. Ellos son Atland, una banda de heavy-rock aragonesa que lleva más de diez años luchando por abrirse un hueco en el panorama musical aragonés. Y lo han conseguido. Desde el primer concierto en la Sala zaragozana Utopía en 2005 han pasado muchas cosas, miles de historias que contar y alegrías y penas profesionales. Pero, hoy por hoy, pueden afirmar, orgullosos, que son uno de los grupos de Aragón con mejor posicionamiento en la escena del rock.

Los años de experiencia y los tres discos con los que ya cuentan les han hecho evolucionar a una velocidad increíble pero, eso sí, sin olvidar nunca cuáles son sus raíces y cuál es el alma y la esencia de su música.

Pregunta.- Atland ya ha dado sus primeros pasos en el mundo de la música, pero, ¿cómo se forma este grupo?
José Miguel Joven “Chusé”, voz (J.M.J.).- Los componentes de la formación actual nos reunimos en el año 2005 aproximadamente, los últimos en entrar fuimos Judith Ramón (teclados) y yo. Aunque desde el año 2000-2001 ya se habían unido al proyecto Alberto, nuestro anterior batería, Chesus, y Cristian Ferrándiz (guitarras), lo que es el grupo en sí empezó en 2005 cuando dimos el primer concierto en la Sala Utopía.

P.- En los inicios, la banda tendía más al heavy puro y, actualmente, se pueden escuchar notas más suavizadas, heavy rock. ¿A qué se debe este pequeño giro?
J.M.J.-  Continuamos con la misma línea dentro del power metal, pero sí que es verdad que en los últimos temas que hemos realizado el heavy rock toma más fuerza. En nuestra primera maqueta, tal vez por ser primerizos en temas de composición y de grabación de discos, sí que se podía ver una influencia mucho más power, más heavy metal. Ahora estamos tirando hacia sonidos más rock o incluso más de tipo sinfónico. Pero la línea del grupo sigue siendo la que era cuando empezamos.

P.- ¿Cuáles son las influencias que han marcado a Atland?
J.M.J.- Yo creo que sobre todo nos influye la buena música, no nos queremos cerrar a algo ni ser muy sectarios. Nos gusta el hard rock de los 80 y el rock de los 70, pero también grupos de los 90 nos han influenciado. Te podría nombrar muchos grupos como Whitesnake, Helloween, Blind Guardian... o, por hablar desde un punto de vista centrado en la tierra, yo creo que Héroes del Silencio es un grupo que a cualquier aragonés que hace rock o un género parecido le ha influenciado. A título personal, me gusta también el soul o la música clásica, y a mi compañero “Josi” (Jose Ignacio Cavero, guitarras) le gusta el jazz. Así que son muchos los estilos que nos influyen.

P.- El heavy es, quizás, un género musical más minoritario que otros como puede ser el pop. ¿Cómo está el panorama en Aragón?
J.M.J.- Minoritario en el sentido de que sí que es verdad que en España se le tiene un poco apartado de los mass media, más que otros géneros como el pop que es más comercial y se vende mejor. Pero, desde nuestro punto de vista, se le debería quitar la máscara a la música heavy, porque en el fondo es un estilo musical que llega a mucha gente, y se puede comprobar en cualquier festival que se monta en España: son muy numerosos y se llenan.

El tema “Dulces sueños” es un adelanto de lo que va a ser el próximo disco de Atland
El tema “Dulces sueños” es un adelanto de lo que va a ser el próximo disco de Atland

En cuanto a Aragón, la escena de heavy y de rock duro está muy sana, en el sentido de que hay grupos con muy buena calidad que están intentando abrirse paso, dentro de la dificultad de que, a veces, los grandes promotores de conciertos no nos dan las oportunidades necesarias para dar esos saltos que nos lleven hacia un proceso de mayor profesionalización y que nos permitan coger fuerzas para intentar salir fuera, no sólo de Aragón, sino tal vez a otros países de Europa. Yo creo que deberíamos entre todos entender que el heavy metal es parte de la cultura popular y de la música popular, y que está muy en forma y con mucha salud en Aragón hoy en día.

P.- Después de todos estos años de andadura, Atland ha llevado a cabo diversos trabajos. ¿Hay alguno favorito?
J.M.J.- Personalmente siento todos nuestros trabajos como un proceso de aprendizaje continuo, todos son nuestros hijos, son vástagos nuestros, y no puedes rechazar a uno porque pienses que es peor o mejor. Creo que, evidentemente, “Marboré”, al ser nuestro último disco, es más maduro, hemos realizado un esfuerzo tremendo con el tema de los videoclips y creo que a nivel compositivo y de sonido es nuestro trabajo más elaborado. Pero no renunciamos al legado de “Ópera prima” o de nuestra primera maqueta. Cualquiera de estos discos tiene una esencia que es original nuestra y que representa el sonido y la evolución que hemos seguido.

P.- Como grupo joven, puedes ser más difícil encontrar financiación. ¿Cómo se consigue poder tener un grupo y salir adelante?
J.M.J.- La financiación de Atland sale de nuestro esfuerzo personal, de nuestro trabajo. Estamos intentando que el grupo sea capaz de autofinanciarse, no por el hecho de que nosotros tengamos una pretensión económica en estos momentos, sino con la ilusión de que el proyecto crezca. Para que un proyecto crezca, evidentemente hace falta dinero, como con cualquier empresa. ¿Para qué? Para reinvertirlo en material promocional, en ser capaces de realizar cada vez proyectos más ambiciosos, giras, promo, intentar producir discos que tengan cada vez mayor calidad, videoclips... Entonces, de momento Atland sigue siendo un grupo autoproducido, sin el apoyo de una discográfica, pero creo que hemos conseguido dar el paso de crear una estructura de grupo profesional, y nuestro trabajo así lo demuestra: los videoclips, tener una persona que se encarga de management, gente que nos trabaja el tema de línea audiovisual, etcétera.

P.- ¿Cuáles son las novedades del último trabajo?
José Antonio Benavente, batería (J.A.B.).- El tema “Dulces sueños” es un adelanto de lo que esperamos que sea el próximo disco de Atland. Como tal, obviamente cuenta con las influencias de la música de los anteriores trabajos, pero también hemos intentado incorporar elementos nuevos que creemos que pueden dar a nuestra música unos matices distintos que, quizás, en los anteriores discos no estaban. En sí, el tema es una canción que, pese a que sigue siendo de un estilo que roza el rock duro o el metal melódico en algunos momentos, podría ser un single si no de radio fórmula, sí que por lo menos podría llegar a oídos que estén menos curtidos en este estilo musical.

Esta formación aragonesa ya ha producido tres trabajos y va camino del cuarto
Esta formación aragonesa ya ha producido tres trabajos y va camino del cuarto

Yo creo que es una evolución importante en el grupo. Es una canción que, siendo que tiene elementos muy agresivos y unas distorsiones muy conseguidas, al mismo tiempo también goza de una melodía que es lo que puede hacer que sea una nota distintiva. Lo que procuramos es hacer un trabajo en el que cada tema pueda ser ya no uno más en el disco, sino una canción que pueda decir algo a cada persona por el hecho de que tenga elementos diferenciadores que puedan hacer que haya ciertos matices y rasgos que no pasen desapercibidos y que consigan que cuando sean escuchados, la gente se acerque más a nuestra música y al disco en concreto.

P.- ¿De qué tipo de matices estamos hablando?
J.A.B.-  Antes, todos los teclados que había en Atland se basaban en pianos, en sintetizadores, en hammonds... en sonidos más setenteros. En nuestro nuevo tema se incorporan elementos más sinfónicos, se incluye un apartado muy importante de cuerdas, de voces más electrónicas, solos con teclados con un tratamiento que no habíamos usado antes. Es, en definitiva, una evolución dentro del sonido de la banda con esos matices para que pueda llegar a otros oídos.

P.- ¿Qué ha provocado esta evolución?
J.A.B.- Espero que no sea por mi culpa [ríe]. Yo creo que todo grupo no puede componer la misma música cuando empieza que cinco o diez años después. Atland es un grupo que comenzó en 2001, y en diez-doce años pasan muchas cosas: los gustos personales de todos los miembros del grupo varían, también los gustos de la gente vemos que son distintos, la tecnología cambia. Esto al final se traduce en que las canciones no se pueden quedar anquilosadas en un estilo en concreto, sino que, conforme pasan los años y los trabajos del grupo, tiene que haber una evolución. Ésta es la hemos elegido nosotros y la que esperamos que nos lleve a la fama mundial... [ríen todos].

P.- Con “Marboré” nace un tema aragonés, ¿qué supone este guiño a la tierra?
J.A.B.- Bueno, el propio nombre del grupo se refiere a una leyenda aragonesa, es algo que siempre nos ha gustado expresar: nosotros somos todos aragoneses y orgullosos de serlo, y por ello entre la diversidad temática que hay en nuestras canciones queríamos hacer un guiño a esa leyenda que es “Marboré”.

Atland fue seleccionada entre más 200 grupos de toda España para competir en el Metal Battle
Atland fue seleccionada entre más 200 grupos de toda España para competir en el Metal Battle

P.- ¿Cómo utilizan las nuevas tecnologías?
J.A.B.- Es muy difícil que hoy en día un grupo salga adelante sin el apoyo de las redes sociales y sin tener un contacto más directo con los seguidores que el que pudiera haber antes. Ahora no se venden discos como antes, un grupo no puede pensar que sólo con la financiación que pueda conseguir por sus propias ventas o por tener el disco en las tiendas va a ser suficiente. Ahora hay que dar algo más. Si un disco lo compartes de una manera sencilla y, sobre todo, gratuita, consigues que te escuchen, que haya miles de personas que no te hubieran escuchado si no hubiera sido por eso, y que a lo mejor les gusta tu música y se acercan a un concierto.

P.- En cuanto a conciertos, ¿cuáles son los próximos eventos de la agenda de Atland?
J.A.B.- Este viernes, 4 de mayo, a partir de las 21.30 horas, daremos un concierto en la Sala Royal de Zaragoza. Va a ser un show muy especial: tocaremos en formato acústico e introduciremos versiones de grupos, tanto de nuestro género como de otros, adaptadas a la música de Atland. Ofreceremos un espectáculo distinto al que hemos podido ofrecer en cualquiera de los conciertos pasados.

P.- Atland es uno de los primeros grupos que ha grabado un videoclip en 3D. ¿Cómo fue esa experiencia?
Alberto Serrano, bajo (A.S.).- Nos pareció algo sorprendente. Estábamos acostumbrados a ver videoclips en 2D y pensábamos que grabar en 3D iba a ser parecido. Pero la tecnología 3D no es exactamente igual. Fue algo bastante impactante.

P.- En este trabajo también colaboró el coro Amici Musicae. ¿Qué supone para el grupo?
A.S.- Grabar con el coro Amici Musicae fue algo increíble, es un grupo muy profesional que se lo tomó todo muy en serio desde el primer día y al que le debemos mucho. Además de grabar con nosotros en la canción de Fausto, ha estado en varios conciertos cantando de fondo. La verdad es que es un orgullo haber estado con ellos compartiendo escenario y, sobre todo, compartiendo grabación.

P.- Atland ha participado en actos solidarios, como el que se hizo a Perico Fernández, y quizás esto se aleja un poco de la idea que la gente tiene sobre los heavys. ¿Se consideran atípicos?
A.S.- Creo que, dentro de ser estilo heavy, somos bastante atípicos porque no cerramos ninguna puerta. Hemos hecho canciones con ritmos un poco más jazzeros, con toques más pop... y dentro de ese estilo creo que no somos el típico grupo heavy que empieza con la canción a tope desde que empieza hasta que termina, sino que vamos compaginando otros estilos.

P.- El grupo ha pasado por el Metal Battle, en Barcelona, ¿qué ha supuesto esta experiencia?
José Ignacio Cavero “Josi”, guitarras (J.I.C.).- Es la primera vez que hemos fletado un autobús desde Zaragoza a otra localidad, en este caso Barcelona. Nos han acompañado un montón de fans y hemos hecho un reportaje gráfico, así que ha sido una buena experiencia. No logramos pasar a la final, pero fue una experiencia muy positiva, sobre todo por el calor de los fans.

Esta formación aragonesa ya ha producido tres trabajos y va camino del cuarto
Esta formación aragonesa ya ha producido tres trabajos y va camino del cuarto

P.- Otra de las experiencias importantes fue la actuación de Interpeñas en las Fiestas del Pilar en 2011...
J.I.C.- La Federación Interpeñas ya lleva confiando en nosotros unos cuantos años para tocar en estas fiestas, cosa que agradecemos. En concreto, el año 2011 fue muy importante porque tocamos en la Carpa Rock junto con otros grupos de primera línea nacional y frente a 2.000 ó 3.000 personas que disfrutaron muchísimo. Para nosotros fue una consolidación del grupo en Zaragoza y un hito importante dentro de la banda.

P.- ¿Algún deseo para el futuro?
J.M.J.- A raíz de que fuéramos uno de los 24 grupos seleccionados para el Metal Battle entre los 200 que se habían presentado en toda España, a todos nos pasó la idea por la cabeza de que podríamos ir a tocar a Wacken Open Air. Es un festival en el norte de Alemania que congrega a casi 80.000 personas y es la meca del heavy metal o del rock duro en el mundo. Es donde se une la cultura y la esencia del heavy. Sería un sueño para todos que Atland estuviera allí y nos marcaría como músicos para el resto de nuestra vida y, aunque no hemos pasado el Metal Battle, seguimos creyendo en ese sueño y vamos a luchar por él.