“Entre Luces” acerca el arte de Gargallo a personas con discapacidad visual, física y auditiva

En la sala táctil Entre Luces está "prohíbido no tocar"
photo_camera En la sala táctil Entre Luces está "prohíbido no tocar"

Hacer accesible a todos el placer del arte. Esta una de las metas que se ha puesto el Ayuntamiento de Zaragoza, que ha abierto al público la sala táctil “Entre luces” del Museo Pablo Gargallo, una sala pionera en España para acercar las obras del artista aragonés a personas con discapacidad visual, física, auditiva y cognitiva.

Al contrario que en los museos convencionales, el lema de esta sala táctil es “Prohibido no tocar”. Esta iniciativa completamente accesible para todos ayuda a conocer réplicas de obras tan emblemáticas de Gargallo como “Gallo”, “El profeta” o “Máscara de Picador”. “Entre luces” es una iniciativa fruto de la colaboración del Ayuntamiento de Zaragoza y el Grupo de San Valero.

La sala ha sido inaugurada por la alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca y han participado la ONCE, Atades, Fundación DFA y el Colegio la Purísima para niños sordos. El resultado, una sala para además de divertirse y disfrutar del arte y la cultura, fomenta la igualdad de oportunidades entre las personas con discapacidad y el resto de la ciudadanía.

Chueca ha destacado que la sala “Entre Luces” es un proyecto único en el mundo, que aúna la innovación social, cultural y educativa al integrar el trabajo de un museo con la formación de un oficio a través del arte y la labor social permitiendo una accesibilidad universal.

Además, ha añadido también supone la oportunidad de conocer la obra del escultor al completo, puesto que estas obras son precisamente aquellas que no están expuestas por encontrarse cedidas a otros museos, como el Museo Nacional de Arte Reina Sofía o el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

Estas piezas han sido realizadas por el alumnado del Grado Profesional de soldadura, calderería y construcciones metálicas del Centro San Valero, un equipo integrado por más de 30 jóvenes entre 16 y 18 años.

El centro educativo San Valero ha introducido este proyecto artístico en su programa educativo, por lo que han tenido que profundizar en el estudio y la práctica del recorte y la soldadura de la chapa metálica -material original de las piezas escultóricas-, recreando así el particular proceso del artista aragonés.

El contenido de la nueva sala “Entre Luces” lo pueden disfrutar todas las personas a través de los diferentes recursos de accesibilidad combinados bajo requisitos Dalco -que comprenden la deambulación, la aprehensión, la localización y la comunicación-, y sobre todo gracias a la colaboración con entidades sociales representativas de las diferentes discapacidades que realizaron tanto asesoría previa como testeos para ofrecer la mejor experiencia al visitante posible.

Así, además de poder tocar las esculturas, cuando te acerques a ellas, automáticamente se activará un audio que dará información de las mismas y de los alumnos que las realizaron, a través de un altavoz y mediante un bucle magnético para personas con problemas auditivos.