El día que Lorca recitó sus poemas en Jaca y tuvo que suspender la representación de “Fuenteovejuna”

Se cumplen 125 años del nacimiento de Federico García Lorca.
photo_camera Se cumplen 125 años del nacimiento de Federico García Lorca.

Un día como hoy de 1898 llegaba al mundo Federico García Lorca, uno de los poetas y dramaturgos más insignes de España adscrito a la generación del 27 en cuyas obras reflejó la música y las costumbres de la sociedad rural española. Desgraciadamente murió demasiado joven en 1936 asesinado por el bando sublevado a la edad de 38 años. Hoy se cumplen 125 años del nacimiento del célebre poeta y su legado todavía sigue muy presente.

A pesar de su corta vida, pudo visitar muchos lugares como Nueva York, La Habana, Paris o Londres, pero lo cierto es que también hubo una ocasión en la que visitó Aragón. El 25 de agosto de 1933 García Lorca fue invitado a la Universidad de Verano de Jaca, algo que allí hoy en día consideran un verdadero hito histórico. En aquellas aulas un joven Lorca recitó sus poemas, aunque no pudo cumplir con todo su programa. Iba a representar “Fuenteovejuna” en el Teatro Unión Jaquesa con el Teatro Universitario “La Barraca”. Todas las entradas estaban vendidas pero debido a la aglomeración del público en la puerta que esperaba poder asistir, se tuvo que suspender la actuación. Y es que, en aquel tiempo, Lorca era ya una estrella.

PERSONAJES ILUSTRES EN ZARAGOZA

Zaragoza es una ciudad que es cuna de grandes escritores y que ha sido un polo de atracción de algunos de los más importantes de la historia. Por allí han pasado algunos personajes tan ilustres como Pío Baroja, Miguel de Unamuno, Benito Pérez Galdós o Miguel Delibes, que lo hizo hasta en cinco ocasiones.

A nivel internacional, la lista es de lo más extensa y es que por la capital aragonesa han pasado desde Virginia Wolf a Ruben Darío. Ken Follet visitó Belchite y el portugués José Saramago recorrió la orilla del río Ebro. William Somerset, el austríaco Peter Handke o el mísmisimo Ernest Hemingway también fueron testigos de la belleza de la ciudad del cierzo.