Charo Añaños: "La ampliación del Museo Goya está ahí y le dotaría de muchas posibilidades"

En la calle Espoz y Mina, 23, se erige una joya patrimonial con más de 500 obras de Goya entre las que destaca su primer autorretrato conocido (datado de 1775), el retrato de Félix de Azara y las series completas de Los Grabados que el pintor hizo entre 1778 y 1825
photo_camera Charo Añaños está al frente de esta institución desde 2010

Goya llamaba a Zaragoza "mi patria querida" y, quizás, si el de Fuendetodos viviera hoy la querría un poco más gracias al museo que lleva su nombre. En la calle Espoz y Mina, 23, se erige una joya patrimonial con más de 500 obras entre las que destaca su primer autorretrato conocido (datado de 1775), el retrato de Félix de Azara y las series completas de Los Grabados que el pintor hizo entre 1778 y 1825. Los Caprichos, Los Disparates, Los Desastres de la Guerra, La Tauromaquia y Los Toros de Burdeos brillan en un museo en el que el propio edificio ya es una joya histórica. Controlándolo todo se encuentra su directora, Charo Añaños, que desde 2010 está al frente de un lugar "imperdible" para aquellos que quieren adentrarse en el legado artístico del pintor. Con una posible ampliación sobre la mesa en un solar en la calle Santiago y más de 95.000 visitantes, el museo da mucho de que hablar.

PREGUNTA.- En 2028 se cumple el bicentenario del fallecimiento de Goya, ¿se está trabajando en alguna exposición o iniciativa especial?
RESPUESTA.- En el Museo Goya Fundación Ibercaja ya llevamos bastantes años trabajando para que el museo se convierta en un centro de referencia de la obra de Goya. Nuestro compromiso es que se difunda la obra de Goya, trabajar y seguir trabajando para hacer ese proyecto que sí, efectivamente, llegará en 2028 y que tiene que ser un proyecto entre todos, cada uno desde su sitio, para situar y posicionar a Goya en Aragón, en Zaragoza y, desde luego, en España y en el mundo.

goya
Añaños señala que este espacio pretende ser referencia de la obra de Goya

P.-  Y hablando de efemérides, en 2025 se cumple una década desde que abriese las puertas el museo tal y como lo conocemos. Si echa la vista atrás, ¿cuáles son esas grandes cosas que se han conseguido?
R.- Bueno, pues, principalmente hemos conseguido tener un discurso en torno a la figura de Goya, o centrado en la figura de Goya. Hemos tenido un gran reconocimiento del público, por lo tanto, para nosotros eso es lo más satisfactorio, porque nos reconocen como un centro que es imperdonable no visitar para conocer la obra pictórica y gráfica de Goya. Eso es lo fundamental. Tenemos la posibilidad de acceder a más de 300 obras documentadas. a través de códigos QR con un acceso gratuito y, lógicamente, tenemos un discurso muy bien planteado centrado en Goya, principalmente.

P.- ¿Qué hay de la posible ampliación del espacio expositivo del Museo Goya?
R.- Bueno, sí, contamos con un solar en la calle Santiago y ahí está la posibilidad de ampliar en un futuro el museo. Algo que, sin duda, le dotará de otras posibilidades, de otros espacios. Son cosas que son fundamentales para la vida y el desarrollo de los museos, como mejores accesos, mayor flexibilidad o una mejora del recorrido o la visita dentro del propio espacio. Las obras también facilitarían el conseguir espacios polivalentes para tantas actividades que ahora se demandan, no es simplemente el tener unas obras expuestas.

P.- Después de llevar hasta el museo cuadros de Miró, Picasso o Sorolla con la recién finalizada “Azul. Colección Abelló”, ¿se trabaja ya en alguna exposición de gran formato?
R.- Sí, bueno, siempre trabajamos con un calendario, con varias exposiciones, pero la que vamos a tener próximamente es sobre Isabel Guerra, que ya es muy conocida a nivel nacional, pero también en Zaragoza, una pintora muy querida y que volverá a mostrarnos otra vez su obra y, por supuesto, todas sus últimas creaciones.

P.-  El Museo Goya tiene la colección más grande del pintor de Fuendetodos solo por detrás del Museo del Prado. ¿Hay alguna obra que todavía se le resista?
R.- Bueno, nosotros tenemos 23 obras de Goya, más todos los grabados que realizó desde el año 1799 hasta 1825, la serie de los Caprichos, Desastres, Tauromaquia, Disparates y Toros de Burdeos, y en nuestra colección de pintura también tenemos obras muy relevantes como el autorretrato de Félix de Azara, los reyes María Luisa de Parma y Carlos IV... Pero, sin duda, siempre estamos abiertos a que puedan venir obras nuevas, y también cuando realizamos exposiciones temporales, lógicamente hay muchas que están relacionadas con Francisco de Goya y que si se tienen que solicitar obras a otros museos, también pasan a formar parte de esa exposición temporal. Siempre tenemos una muy buena colaboración con los museos más importantes como el Museo del Prado y ha habido exposiciones en las que se han solicitado obras de sus fondos, claro.

P.- El pasado 2022 cerró con récord de visitantes el Museo de Goya, ¿cómo fue 2023?
R.- Bueno, pues prácticamente muy parecido, la verdad que, como digo, la fortaleza que tiene la colección permanente centrada especialmente en Goya y todo el calendario expositivo que muchas veces, o en ocasiones, está relacionado también con el propio Goya es que la atracción de visitantes al museo. En este sentido, el 2023 ha tenido también unas cifras muy parecidas a las del 2022 con algo más de 95.000 visitantes.

P.- ¿Hay alguna sala que sea especialmente visitada?
R.- Bueno, pues no cabe duda que es la planta segunda que está dedicada a Goya, su obra pictórica y su obra gráfica. En la sala de Grabados los visitantes se pasan mucho tiempo, incluso con la entrada de mañana se repiten a veces por la tarde porque exige el estar leyendo los pequeños textos explicativos, y la verdad es que Goya es el eje del discurso y es el referente, es el atractivo principal, claro.

P.- ¿Se conocen más detalles sobre la exposición de las planchas de los Grabados prevista para 2025 tras su restauración el año pasado?
R.- Es cierto que hace un tiempo se presentó la restauración de esas planchas; o sea, las matrices de cobre que Goya utilizó para las distintas series de Grabados. Estas planchas a lo largo de los años, para hacer distintas tiradas se les cubría con una capa de cromo, de níquel o de acero y con el paso de los años esas capas han dañado en mayor o menor medida a estas matrices de cobre.

Entonces, el planteamiento de la restauración es levantar esas capas para dejar el cobre a la vista, y así evitar que se dañen más en el futuro. Una vez que estén restauradas, gracias al trabajo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, ya estarán listas para ser expuestas aquí en en el museo Goya.

museo
museo

P.-  Los fondos del museo suman más de 500 obras de un gran valor, pero si tuviera que enumerar algunas de las que los visitantes no se pueden perder...¿cuáles serían?
R.- Siguiendo el recorrido del museo, desde la primera planta a la tercera, pues en la primera planta yo les diría que no se perdieran el ver y acercarse a la obra de Blasco de Grañén, una tabla preciosa de la Virgen con el niño. Si subimos a la planta de Goya, evidentemente, en la sala de Goya el magnífico retrato de Félix de Azara. Después hay que ir a la sala de Grabados de Goya para ir viendo cada uno de los Grabados, los Caprichos, leer los textos explicativos sobre lo que quiso y las preocupaciones que tiene el pintor… Luego también los Desastres de la Guerra, las composiciones de la Tauromaquia o Los Disparates, los Toros de Burdeos...

En la tercera planta yo recomendaría ver las obras de Mariano Barbasán, de Pradilla, y al final del recorrido, que termina en los años 70 yo haría hincapié en las dos obras magníficas que tenemos de Pablo Gargallo. o en el conjunto de obras de Honorio García Condoy y Pablo Serrano. Y el Grupo Pórtico, las pinturas de Santiago Lagunas, Laguardia que son los creadores de la abstracción en España. Una obra importante también a destacar es “Manda”, de Antonio Saura.

P.- ¿Cuáles son los retos o objetivos a futuro a los que se enfrenta el museo?
R.- En el Museo Goya uno de los principales retos que tenemos es trabajar nuestras colecciones y nuestro patrimonio para hacerlas totalmente accesibles. En este sentido está el tema y el reto de la digitalización, ¿no? Y la digitalización se basa en hacer unas páginas web muy fuertes, muy documentadas para que sirvan de plataforma y después trasladarlo a las redes sociales, que son tan importantes para que los jóvenes vengan a visitar los museos. Es importante dar unos buenos contenidos, crear ese interés antes de venir al museo al igual que lo es también la visita online. Aunque no hay nada mejor que contemplar las obras en vivo y en directo.